UNFPAEL ESTADO DE LA POBLACIÓN MUNDIAL 2004
Back to Main Menu
HOME: EL ESTADO DE LA POBLACIÓN MUNDIAL 2004: Adolescentes y jóvenes
State of World Population
Sections
Introducción
Población y pobreza
Población y medio ambiente
Migración y urbanización
Igualdad de género y habilitación de la mujer
Salud sexual y reproductiva y planificación de la familia
Salud materna
Prevención del VIH/SIDA
Adolescentes y jóvenes
Salud reproductiva para comunidades en crisis
Prioridades para la acción
Notas
Fuentes Para los Recuadros
Indicadores
Gráficos y Cuadro

Adolescentes y jóvenes

Puesta en práctica del consenso de la CIPD
Programas de segunda generación
Constataciones de la Encuesta Mundial del UNFPA
Papel de las ONG
Principales cuestiones de salud y desarrollo
Satisfacer las necesidades de los jóvenes
Promoción de un comportamiento más saludable
Servicios acogedores para los jóvenes
Progreso jurídico
Retos principales

Principales cuestiones de salud y desarrollo

De los jóvenes de entre 15 y 24 años de edad, un 87% vive en países en desarrollo(10). En esos países en desarrollo, los menores de 15 años constituyen un 31% de la población y en los países menos adelantados, un 43%(11). En el año 2000, los adolescentes y jóvenes de entre 10 y 24 años de edad constituían un 29% de la población en los países en desarrollo y un 32% en los países menos adelantados, en comparación con el 20% en los países desarrollados (12).

POBREZA Y GÉNERO: CICLOS Y EFECTOS. De los 1.000 millones de personas que viven por debajo del límite de extrema pobreza con un dólar diario, los jóvenes constituyen una cuarta parte(13). Unos 106 millones de jóvenes viven en extrema pobreza en el Asia meridional, 60 millones en África al Sur del Sahara, 51 millones en Asia oriental y el Pacífico, y 15 millones en América Latina y el Caribe. Con frecuencia, la extrema pobreza impide que los adolescentes asistan a la escuela, y perpetúa el ciclo de pobreza, agravando las dificultades para que los programas de salud, educación o desarrollo de la juventud los beneficien.

En los países pobres, siguen aumentando las poblaciones de jóvenes. Cuanto más pobre es el país, mayor es la proporción de jóvenes en la población total. El uso de anticonceptivos y el acceso a los servicios de salud aumenta a medida que van aumentando la educación y el nivel económico, y lo mismo ocurre con la edad al contraer matrimonio y al dar a luz por primera vez.

Entre 1990 y 2000 disminuyó en todas las regiones el analfabetismo de personas entre 15 y 24 años de edad, pero aún sigue siendo sustancialmente mayor entre las mujeres que entre los hombres y después de 1990 es poco el progreso que se ha registrado para reducir esa discrepancia(14). Las niñas siguen padeciendo un limitado acceso a las oportunidades de educación, a menudo como resultado de la constricción en los papeles de género tradicionales que asignan prioridad a educar a los niños varones.

ACTIVIDAD SEXUAL PRECOZ. En la mayor parte del mundo, los jóvenes están llegando a la pubertad a edades más tempranas y contrayendo matrimonio antes que en el pasado y, al parecer, van en aumento las relaciones sexuales prematrimoniales.

Los datos correspondientes a los últimos años del decenio de 1990 indican que entre las jóvenes que tenían actividad sexual antes de los 20 años, un 51% en África y un 45% en América Latina y el Caribe habían iniciado su actividad sexual antes de contraer matrimonio. En cambio, la proporción correlativa para los varones era del 90% en África y el 95% en América Latina y el Caribe(15). En muchos países desarrollados, la actividad sexual se inicia casi siempre antes del matrimonio, tanto para los varones como para las mujeres.

EMBARAZO EN LA ADOLESCENCIA. El Programa de Acción de la CIPD exhortó a los países a “proteger y promover los derechos de los adolescentes a la educación, la información y la asistencia en materia de salud reproductiva, y reducir considerablemente el número de embarazos entre las adolescentes (16)”. Si bien en muchos países está disminuyendo el embarazo en la adolescencia, sigue siendo motivo de gran preocupación, especialmente debido a los riesgos de salud que plantea el embarazo precoz, tanto para la madre como para el hijo, y por su efecto sobre la educación y las perspectivas de vida de las niñas. En los países menos adelantados(17), la proporción de todos los alumbramientos es de 17% para las jóvenes menores de 20 años, y a ese grupo corresponden 14 millones de alumbramientos por año en todo el mundo.

En los países en desarrollo, una de cada tres mujeres da a luz antes de cumplir 20 años y esa proporción oscila entre diferentes regiones, desde el 8% en el Asia oriental hasta el 55% en el África occidental (18).

El embarazo es una causa principal de defunción para el grupo de 15 a 19 años de edad, y los mayores factores son las complicaciones del parto y el aborto en malas condiciones. Al menos una cuarta parte de los abortos realizados en malas condiciones, que se estiman en 20 millones, corresponde a mujeres de entre 15 y 19 años de edad y a ese grupo también corresponden casi 70.000 defunciones anuales a causa del aborto.

Por razones fisiológicas y sociales, las probabilidades de que las madres de entre 15 y 19 años de edad mueran en el parto son el doble de las correspondientes a las mayores de 20 años. Las niñas menores de 15 años tienen cinco veces más probabilidades de morir en el parto que las mayores de 20 años. El trabajo de parto obstruido es muy común entre las jóvenes físicamente inmaduras que dan a luz por primera vez. Aquéllas que no pierden la vida debido a un parto obstruido carente de atención tal vez pierdan a sus hijitos y padezcan de fístula, un orificio en el canal de parto que causa incontinencia y a menudo las convierte en parias sociales.

RIESGO DE CONTRAER ITS Y VIH/SIDA. Cada 14 segundos, una persona joven se agrega a los infectados con el VIH/SIDA. En muchos lugares, el número de nuevas infecciones entre las jóvenes es varias veces superior al correspondiente a varones de la misma edad(19). En los países de África al Sur del Sahara, dos terceras partes de los jóvenes recientemente infectados son de sexo femenino. Sólo un pequeño porcentaje de los jóvenes que viven con el VIH/SIDA lo saben. En los países tanto desarrollados como menos adelantados, la mayoría de las personas que comienzan a tener actividad a edad temprana no saben cómo protegerse a sí mismas.

Con frecuencia, las jóvenes no están en condiciones de negociar el uso de condones con sus compañeros y tal vez teman que si lo hacen, se las hará objeto de actos de violencia.

Cada año, una tercera parte de los nuevos casos de ITS curables—más de 100 millones—ocurren entre mujeres y varones menores de 25 años(20). Al padecer otra ITS sin tratamiento se aumenta sustancialmente el riesgo de infección con el VIH.

RIESGOS MAYORES PARA LAS ADOLESCENTES CASADAS. A pesar de la tendencia mundial a aplazar el matrimonio (la edad media en el primer matrimonio de las mujeres aumentó desde 21,4 en 1970 hasta 25,5 en 2000(21)), en los países en desarrollo hay 82 millones de niñas que actualmente tienen entre 10 y 17 años de edad y que ya estarán casadas antes de cumplir 18 años (22).

Las adolescentes casadas a menudo enfrentan riesgos de salud reproductiva mayores que las solteras. Con frecuencia, hay expectativas familiares y sociales de que comiencen a tener hijos inmediatamente después de contraer matrimonio. Su acceso a los anticonceptivos suele ser limitado; y muchas corren riesgo de ITS o de infección con el VIH por esposos de mayor edad que tal vez tengan múltiples compañeras sexuales, pero no pueden negociar el uso de condones (preservativos).

Un estudio realizado a fines del decenio de 1990 comprobó que la prevalencia del uso de anticonceptivos entre adolescentes solteras y sexualmente activas era superior al 30% en siete países de África al Sur del Sahara (Benin, el Camerún, Cabo Verde, Kenya, Nigeria, Sudáfrica y Zambia) y superior al 60% en seis países de la región de América Latina y el Caribe (Bolivia, Brasil, Colombia, Costa Rica, el Perú y la República Dominicana). En ambos casos, esas tasas eran muy superiores a las de sus homólogas casadas(23). En esos países, en particular, se registró un uso de condones considerablemente mayor entre las adolescentes solteras que entre las casadas (24).

 Back to top PreviousNext 
      |      Main Menu      |      Press Kit      |      Charts & Graphs      |      Indicators   |