UNFPAEL ESTADO DE LA POBLACIÓN MUNDIAL 2004
Back to Main Menu
HOME: EL ESTADO DE LA POBLACIÓN MUNDIAL 2004: Adolescentes y jóvenes
State of World Population
Sections
Introducción
Población y pobreza
Población y medio ambiente
Migración y urbanización
Igualdad de género y habilitación de la mujer
Salud sexual y reproductiva y planificación de la familia
Salud materna
Prevención del VIH/SIDA
Adolescentes y jóvenes
Salud reproductiva para comunidades en crisis
Prioridades para la acción
Notas
Fuentes Para los Recuadros
Indicadores
Gráficos y Cuadro

Adolescentes y jóvenes

Puesta en práctica del consenso de la CIPD
Programas de segunda generación
Constataciones de la Encuesta Mundial del UNFPA
Papel de las ONG
Principales cuestiones de salud y desarrollo
Satisfacer las necesidades de los jóvenes
Promoción de un comportamiento más saludable
Servicios acogedores para los jóvenes
Progreso jurídico
Retos principales

Asegurar la salud y el bienestar de los adolescentes y los jóvenes del mundo, dotarlos de aptitudes para la vida y crear oportunidades de educación y empleo para ellos es imprescindible para responder a los problemas de desarrollo del siglo XXI. La CIPD prestó una atención sin precedentes a las diversas necesidades de los adolescentes con respecto a la salud reproductiva, como prioridad de derechos humanos y, al mismo tiempo, como necesidad práctica.

Desde 1994 y especialmente en los últimos años, muchos países han logrado adelantos notables en cuanto a abordar los problemas, a menudo delicados, de salud reproductiva de los adolescentes, inclusive sus necesidades de información y servicios para posibilitar que los jóvenes prevengan el embarazo no deseado y la infección. Esas medidas se están adoptando cada vez más como parte de un enfoque más amplio e integral encaminado a llegar a los jóvenes en diversas situaciones y dotarlos de lo que necesitan para conformar su propio futuro.

Pero subsisten enormes problemas. Una de cada cinco personas en todo el mundo—1.300 millones en total—es un adolescente (entre 10 y 19 años de edad), parte de la mayor generación de jóvenes registrada en la historia. La mitad de ellos son pobres y una cuarta parte vive con menos de un dólar diario. Muchos tienen actividad sexual, pero con frecuencia carecen de las facultades, los conocimientos o los medios para protegerse, y de la oportunidad de orientar sus energías hacia esferas más productivas de sus propias vidas.

Corresponden a los jóvenes (15 a 24 años de edad) la mitad de todas las nuevas infecciones con el VIH, a razón de 2,5 millones por año, y entre ellos, corren especiales riesgos las niñas y las jóvenes. Pese a que en muchos países del mundo se registra una tendencia a aplazar el matrimonio, sigue habiendo millones de niñas de quienes se espera que contraigan matrimonio y comiencen a procrear antes de cumplir 20 años, y con frecuencia antes de que sus cuerpos estén preparados.

LOS ADOLESCENTES Y LOS OBJETIVOS DE DESARROLLO DEL MILENIO. Posibilitar que los jóvenes aplacen el embarazo no sólo es un imperativo en materia de salud y derechos humanos, sino que es también la clave para amenguar el continuo impulso de crecimiento de la población y posibilitar que los países en desarrollo recojan los beneficios económicos que pueden aportar las más bajas tasas de fecundidad; por consiguiente, esas iniciativas deben tener prioridad en el empeño mundial por erradicar la pobreza y conquistar los Objetivos de Desarrollo del Milenio (véase el Capítulo 2).

Otras medidas esenciales para alcanzar los Objetivos de Desarrollo del Milenio en relación con la igualdad de género, la mortalidad en la infancia, la salud de las madres y el VIH/SIDA, es efectuar inversiones en la salud y la educación de los jóvenes y el desarrollo de sus aptitudes y posibilitar que las niñas sigan asistiendo a la escuela y aplacen el momento de contraer matrimonio.

Puesta en práctica del consenso de la CIPD

La CIPD abordó las cuestiones de salud reproductiva de los adolescentes, entre ellas el embarazo no deseado, el aborto realizado en malas condiciones y las ITS, incluido el VIH/SIDA, mediante la promoción de comportamientos responsables y saludables en cuestiones reproductivas y sexuales, inclusive la abstinencia voluntaria, y la provisión de servicios apropiados y asesoramiento concretamente adaptado a ese grupo de edades. La CIPD también propuso reducir sustancialmente el número total de embarazos en la adolescencia 1.

NECESIDADES DE LOS ADOLESCENTES EN MATERIA DE SALUD REPRODUCTIVA

Hasta ahora los servicios de salud reproductiva existentes han descuidado en gran parte las necesidades en esta esfera de los adolescentes como grupo. La respuesta de las sociedades a las crecientes necesidades de salud reproductiva de los adolescentes debería basarse en información que ayude a estos a alcanzar el grado de madurez necesario para adoptar decisiones en forma responsable. En particular, deberían facilitarse a los adolescentes información y servicios que les ayudaran a comprender su sexualidad y a protegerse contra los embarazos no deseados, las enfermedades de transmisión sexual y el riesgo subsiguiente de infecundidad. Ello debería combinarse con la educación de los hombres jóvenes para que respeten la libre determinación de las mujeres y compartan con ellas la responsabilidad en lo tocante a la sexualidad y a la procreación

—Programa de Acción de la CIPD, párrafo 7.41.

En el Programa de Acción se reconoció que las deficientes oportunidades educacionales y económicas, la violencia por motivos de género, el embarazo precoz y la explotación sexual agravan la vulnerabilidad de los adolescentes, en especial las niñas, a los riesgos de salud reproductiva. El Programa de Acción exhortó a los gobiernos y a la comunidad internacional a velar por que todos los adolescentes tengan acceso a servicios, educación e información sobre salud reproductiva apropiados a su edad y que respeten su derecho al carácter privado y confidencial de los servicios, además de asegurar que las actitudes de los encargados de prestar servicios u otras barreras (leyes, reglamentaciones o costumbres sociales) no restrinjan ese acceso. También exhortó a que padres, madres y familias, comunidades, instituciones religiosas y escuelas, así como los medios de difusión de masas y los grupos de jóvenes, participen en responder a las necesidades de los adolescentes en materia de salud reproductiva (2).

NUEVOS VALORES BÁSICOS DE REFERENCIA. En el examen de la aplicación del Programa de Acción de la CIPD realizado en 1999 se comprobó que persistía un general descuido de los derechos reproductivos y las necesidades de salud de los jóvenes, temas de creciente preocupación, habida cuenta del aumento de las tasas de infección con el VIH(3). Se establecieron nuevas metas, entre ellas, una reducción del 25% de la prevalencia del VIH en el grupo de 15 a 24 años de edad, antes de 2005 en los países más afectados y antes de 2010 en todo el mundo. También se convino en que la gran mayoría de las personas de 15 a 24 años de edad (90% antes de 2005 y 95% antes de 2010) deberían tener acceso a la información, la educación y los servicios que posibiliten desarrollar aptitudes para la vida a fin de reducir su vulnerabilidad a la infección con el VIH (4).

 Back to top PreviousNext 
      |      Main Menu      |      Press Kit      |      Charts & Graphs      |      Indicators   |