UNFPAEL ESTADO DE LA POBLACIÓN MUNDIAL 2004
Back to Main Menu
HOME: EL ESTADO DE LA POBLACIÓN MUNDIAL 2004: Prevención del VIH/SIDA
State of World Population
Sections
Introducción
Población y pobreza
Población y medio ambiente
Migración y urbanización
Igualdad de género y habilitación de la mujer
Salud sexual y reproductiva y planificación de la familia
Salud materna
Prevención del VIH/SIDA
Adolescentes y jóvenes
Salud reproductiva para comunidades en crisis
Prioridades para la acción
Notas
Fuentes Para los Recuadros
Indicadores
Gráficos y Cuadro

Prevención del VIH/SIDA

Efectos y respuesta
Vínculos entre la prevención del VIH y los programas de salud reproductiva
Condones (preservativos)
Detección y asesoramiento voluntarios
Principales problemas

Vínculos entre la prevención del VIH y los programas de salud reproductiva

Dado que la transmisión del VIH, en su mayoría, se realiza por vía del contacto sexual, los servicios de salud reproductiva y sexual y la información al respecto proporcionan un punto de entrada de importancia crítica para prevenir el VIH/SIDA. También proporcionan un conducto y un punto de prestación de servicios para los programas de atención y tratamiento.

Los servicios de salud reproductiva pueden contribuir a prevenir la transmisión del VIH por los siguientes medios: proporcionar educación sobre los riesgos para influir sobre el comportamiento sexual; detectar y proporcionar tratamiento a las infecciones de transmisión sexual (ITS); promover la utilización correcta y sistemática de los condones (preservativos); y contribuir a prevenir la transmisión de la madre al hijo(10). Si se vincula la prevención del VIH con la prevención y el tratamiento de las ITS y los servicios de planificación de la familia y salud materna, es posible mejorar la cobertura de los servicios, reducir el estigma y economizar recursos, aprovechando la infraestructura y los recursos existentes.

Varias iniciativas, principalmente en África, han tratado de vincular los programas de prevención del VIH con los de salud reproductiva(11). Pero en muchos lugares, los programas de ambos tipos no están vinculados entre sí.

EXHORTACIÓN A ASUMIR COMPROMISOS. En junio de 2004, el UNFPA, el programa UNAIDS y Family Care International convocaron una consulta mundial de alto nivel en que participaron ministros de salud, parlamentarios, embajadores, líderes de organismos de las Naciones Unidas, organizaciones donantes, comunidades y ONG, así como jóvenes y personas que viven con el VIH. A raíz de la reunión se emitió un llamamiento a asumir compromisos en que se destacó “la urgente necesidad de establecer vínculos muchos más fuertes entre la salud sexual y reproductiva y las políticas, programas y servicios relativos al VIH/SIDA”.

En el llamamiento se declaró que reviste importancia crítica establecer vínculos más estrechos—inclusive la provisión de información y servicios sobre la salud reproductiva a todos los beneficiarios de programas sobre el VIH/SIDA, así como de información y servicios sobre el VIH/SIDA todos los beneficiarios de programas de salud reproductiva—a fin de asegurar el éxito en ambas esferas y conquistar los Objetivos de Desarrollo del Milenio, y que esto “conducirá a lograr programas más pertinentes, con mayor eficacia en función de los costos y con mayores resultados”.

EDUCACIÓN SOBRE LOS RIESGOS. Hasta el momento, son pocos los programas de planificación de la familia que se han centrado en posibilitar que los encargados de prestar servicios aborden cuestiones de sexualidad. Por ejemplo, en un estudio recientemente realizado en la República Unida de Tanzanía se comprobó que sólo se mencionó brevemente el VIH/SIDA a los clientes de planificación de la familia durante las sesiones de asesoramiento para que efectuaran opciones bien fundamentadas, cuando “se informó a las mujeres de que los condones previenen las ITS, incluido el VIH, mientras que otros métodos no son eficientes al respecto (12)”.

La Federación Internacional de Planificación de la Familia ha capacitado a varias asociaciones de planificación de la familia en cuestiones de sexualidad, género y calidad de la atención(13). Esas experiencias han demostrado que es posible impartir asesoramiento sobre la sexualidad si los encargados de prestar servicios reciben capacitación adecuada. Por otra parte, en estudios realizados en Kenya y Zambia, los encargados de prestar servicios afirmaron, en su mayoría, que tenían dudas sobre su capacidad para impartir un asesoramiento adecuado a los clientes sobre las necesidades de anticonceptivos, habida cuenta del VIH (14).

Es preciso que los programas capaciten a todos los encargados de prestar servicios a fin de que ayuden a sus clientes a determinar sus riesgos con respecto al VIH y los asesoren para evitar tanto la enfermedad como el embarazo no deseado. La capacitación también debe incluir información correcta sobre los métodos anticonceptivos, que contribuya a disipar los abundantes mitos y rumores.

TRATAMIENTO DE LAS ITS. La presencia de una o más ITS aumenta apreciablemente el riesgo de infección con el VIH. En un reciente estudio realizado en los Estados Unidos se comprobó que el tratamiento de una ITS en una persona infectada con el VIH puede redundar en una reducción del 27% en la transmisión del VIH, aun cuando no haya ningún cambio en los comportamientos(15). Un estudio realizado en la República Unida de Tanzanía a mediados del decenio de 1990 mostró que al prevenir las ITS y dispensar tratamiento podría evitarse un 40% de las nuevas infecciones con el VIH(16). El estudio también indicó que la publicidad de base comunitaria, la notificación a los compañeros sexuales y las disposiciones para ofrecer tratamiento podrían reducir la propagación de las ITS.

Los programas de salud reproductiva pueden educar a los usuarios de los servicios acera de las ITS, sus síntomas y sus vías de transmisión, así como sobre los comportamientos saludables. Con todo, se ha demostrado que es difícil detectar las ITS y dispensar tratamiento. Las mujeres que padecen ITS, en su mayoría, no presentan síntomas y, en consecuencia, se ha comprobado que las medidas para detectar y ofrecer tratamiento en servicios de salud reproductiva son de poca utilidad para las mujeres(17). En consecuencia, las ITS no sólo no han recibido suficiente atención en los programas de salud reproductiva o de lucha contra el VIH(18), sino que es muy poco lo que han hecho los ministerios de salud para que se la incluya(19). La reciente aparición de métodos de detección de las ITS comunes menos costosos podría contribuir a subsanar esta deficiencia.

 Back to top PreviousNext 
      |      Main Menu      |      Press Kit      |      Charts & Graphs      |      Indicators   |