UNFPAEL ESTADO DE LA POBLACIÓN MUNDIAL 2004
Back to Main Menu
HOME: EL ESTADO DE LA POBLACIÓN MUNDIAL 2004: Salud materna
State of World Population
Sections
Introducción
Población y pobreza
Población y medio ambiente
Migración y urbanización
Igualdad de género y habilitación de la mujer
Salud sexual y reproductiva y planificación de la familia
Salud materna
Prevención del VIH/SIDA
Adolescentes y jóvenes
Salud reproductiva para comunidades en crisis
Prioridades para la acción
Notas
Fuentes Para los Recuadros
Indicadores
Gráficos y Cuadro

Salud materna

Nuevos enfoques
Causas y consecuencias
Morbilidad materna
Fístula obstétrica
Reducción de la mortalidad y la morbilidad derivadas de la maternidad
Dificultades en la medición
Respuestas integrales
Atención prenatal
Atención por personal capacitado
Atención obstétrica de emergencia
Atención posterior al aborto
Calidad de la atención de la salud materna
Los hombres y la salud materna
El UNFPA y la maternidad sin riesgo

Atención por personal capacitado

Las defunciones derivadas de la maternidad, en su mayoría, se deben a complicaciones inesperadas. Pero, a escala mundial, los agentes de salud dotados de conocimientos prácticos necesarios para responder a esas complicaciones sólo están presentes en la mitad de los partos. Proporcionar atención de personal capacitado a todos los partos es la única manera de asegurar que todas las mujeres que padecen complicaciones dispongan de atención obstétrica de emergencia. La atención de personal capacitado durante el trabajo de parto, el parto y el puerperio puede reducir, según se estima, entre 16% y 33% el número de defunciones debidas a parto obstruido, hemorragia, sepsis y eclampsia (35).

Un agente de salud capacitado es alguien que ha recibido capacitación profesional—por lo general un médico, una partera(36) o una enfermera—y posee las aptitudes necesarias para atender el trabajo de parto y el parto en condiciones normales, detectar cuanto antes las complicaciones y practicar las intervenciones esenciales requeridas, además de comenzar a dispensar tratamiento y supervisar la remisión de la madre y su recién nacido hasta los establecimientos que puedan proporcionar un nivel más alto de atención, según sea necesario. Las parteras tradicionales (comadronas), hayan o no recibido formación, no se consideran personal capacitado (37).

Un agente de salud capacitado puede influir sobre las tasas de mortalidad derivada de la maternidad al utilizar durante el parto técnicas seguras e higiénicas. No obstante, esas medidas no bastarán para prevenir la mayoría de las afecciones que ponen en peligro la vida de la embarazada, las cuales se deben a la demora en el tratamiento de las complicaciones, entre ellas el trabajo de parto prolongado, el desgarramiento del útero o la retención de los productos (38).

SISTEMAS DE RESPALDO Y CAPACITACIÓN. Cuando el parto se realiza en el hogar, los agentes de salud capacitados se limitan a una limitada gama de intervenciones. Para ser eficaz, la atención de personal capacitado requiere contar con suministros suficientes y equipo e infraestructura adecuados, así como sistemas eficientes y eficaces de comunicación y de remisión a establecimientos que ofrezcan atención obstétrica de emergencia. También revisten importancia crítica el apoyo político y las políticas apropiadas, entre ellas, capacitación anterior al servicio y durante éste, supervisión y financiación del sistema de salud(39). Hay amplia variación en el grado de apoyo y supervisión de los agentes de salud capacitados por parte de los sistemas de atención de la salud.

Después de la CIPD, varios países han adoptado medidas para mejorar la formación de personal capacitado y también para aumentar las cantidades (y las capacidades) de estos en zonas rurales y otras zonas donde los servicios son insuficientes. En la República Islámica del Irán, por ejemplo, las parteras rurales reciben durante seis meses capacitación teórica y práctica y se estipula que antes de ser calificadas como parteras, deben haber atendido al menos 20 partos. En Panamá, se asigna prioridad a impartir capacitación a las parteras que trabajan en zonas rurales y con poblaciones indígenas (40).

20 MEJORA DE LA SALUD MATERNA EN ZONAS RURALES DEL SENEGAL

Para trasladarse desde la aldea de Goudiry hasta el hospital regional de Tambacoumba (Senegal), las mujeres en trabajo de parto debían recorrer 70 kilómetros por un camino escabroso y no pavimentado, a menudo en carretas tiradas por burros. Ocho de cada diez mujeres que padecían de complicaciones del embarazo no llegaban al hospital a tiempo y muchas perdían la vida.

Esto ocurría antes de 2001, cuando se amplió con apoyo del UNFPA la pequeña clínica de salud de Goudiry y se la transformó en un centro de atención obstétrica dotado de equipo y personal para proporcionar transfusiones sanguíneas y operaciones cesáreas. Esa clínica modelo ya ha salvado las vidas de más de 100 mujeres.

Un anestesista, 17 enfermeras y varios agentes comunitarios de salud capacitados ofrecen servicios, inclusive información acerca de cuestiones de salud reproductiva. También entregan suministros anticonceptivos en las zonas circundantes.

En el Senegal, el índice de mortalidad materna es de casi 700 defunciones por cada 100.000 nacidos vivos. El promedio de ginecólogos es de uno por cada 30.000 mujeres en edad de procrear y la mayoría de ellos trabajan en la capital. Las campesinas dan a luz, en promedio, de cinco a seis hijos. Las hemorragias severas y la eclampsia son las principales causas de defunción derivada de la maternidad. El matrimonio precoz, el corte genital femenino y las infecciones de transmisión sexual son factores adicionales que complican el parto para muchas mujeres. Fuentes

 Back to top PreviousNext 
      |      Main Menu      |      Press Kit      |      Charts & Graphs      |      Indicators   |