UNFPAEL ESTADO DE LA POBLACIÓN MUNDIAL 2004
Back to Main Menu
HOME: EL ESTADO DE LA POBLACIÓN MUNDIAL 2004: Salud materna
State of World Population
Sections
Introducción
Población y pobreza
Población y medio ambiente
Migración y urbanización
Igualdad de género y habilitación de la mujer
Salud sexual y reproductiva y planificación de la familia
Salud materna
Prevención del VIH/SIDA
Adolescentes y jóvenes
Salud reproductiva para comunidades en crisis
Prioridades para la acción
Notas
Fuentes Para los Recuadros
Indicadores
Gráficos y Cuadro

Salud materna

Nuevos enfoques
Causas y consecuencias
Morbilidad materna
Fístula obstétrica
Reducción de la mortalidad y la morbilidad derivadas de la maternidad
Dificultades en la medición
Respuestas integrales
Atención prenatal
Atención por personal capacitado
Atención obstétrica de emergencia
Atención posterior al aborto
Calidad de la atención de la salud materna
Los hombres y la salud materna
El UNFPA y la maternidad sin riesgo

Calidad de la atención de la salud materna

Al igual que lo que ocurre con los programas de planificación de la familia, la calidad es también importante en los programas de salud materna(61), y puede acrecentar la probabilidad de que las mujeres que se encuentran en situación de emergencia crítica acudan a los establecimientos de salud para recibir una atención que puede salvarles la vida. En México, un estudio de 164 hogares que habían sufrido la muerte de una madre comprobó que la percepción acerca de la calidad de los servicios de salud había sido un factor de gran importancia para demorar la solicitud de atención médica de la mujer en trabajo de parto (62).

Otros estudios comprobaron preocupaciones similares de posibles usuarias. En Bolivia, muchas mujeres dicen que para ellas, recibir un trato respetuoso tiene importancia crucial y que las actitudes de condescendencia de los encargados de prestar servicios son el mayor factor de disuasión para el uso de dichos servicios de salud materna(63). En el Yemen, un estudio de hogares seleccionados al azar comprobó que las mujeres, en zonas tanto rurales como urbanas, preferían el parto en el hogar, pese a reconocer la importancia de sus necesidades médicas, debido a que temían las malas experiencias o ya habían tenido malas experiencias en el pasado con partos en instituciones (64).

Después de la CIPD, se presta mucho mayor atención a la calidad de los servicios y muchos países han emprendido iniciativas para mejorar la atención de la salud materna. Por ejemplo, con la asistencia de donantes, Azerbaiyán inició un proyecto de maternidad sin riesgo y atención del recién nacido, que abarca fomento de la capacidad del personal de salud, creación de conciencia entre las mujeres y las adolescentes con respecto a estilos de vida saludables, promoción de ámbitos acogedores para las madres y los recién nacidos en las dependencias de maternidad, y especial atención prestada a las poblaciones vulnerables. Los gobiernos de varios países del Caribe han establecido comités o grupos de asesoramiento técnico sobre salud maternoinfantil, integrados por médicos, enfermeras y trabajadores sociales (65).

Un importante elemento en la mejora de la atención y la superación de las reservas de las clientas con respecto a aprovechar los servicios disponibles es la capacitación de los encargados de prestar servicios, la cual también puede tener efectos positivos sobre el nivel de salud materna(66). Por ejemplo, un programa de capacitación impartido en Moldova tuvo como resultado que los centros de salud acogieran a los padres u otros miembros de la familia como apoyo a las mujeres en trabajo de parto, que los hospitales de maternidad permitieran visitas de las familias en el posparto, que las mujeres dijeran que habían disminuido las prácticas agresivas y que mayor cantidad de padres y madres asistieran a las nuevas clases sobre el parto (67).

Y en Ucrania, después de capacitar a 24 instructores, disminuyó la frecuencia del parto inducido y de las operaciones cesáreas, y los encargados de prestar servicios informaron de que percibían que las parturientas estaban más satisfechas(68). En la Federación de Rusia, la formación de encargados de prestar servicios redundó en un pronunciado aumento del número de clientas que pernoctaban en el hospital después del parto, desde 0,5% hasta 86% un año después (69).

21 SATISFACCIÓN DE LAS NECESIDADES DE LAS CLIENTAS EN EL PERÚ

En una comunidad periurbana del Perú, en el año 2000 los administradores de la clínica de atención primaria de la salud, MaxSalud, estaban preocupados debido a las bajas tasas de utilización por parte de su clientela, mayormente femenina. En un diagnóstico de la situación se comprobó que después de que la partera fue transferida a otra clínica las mujeres titubeaban en solicitar servicios de salud reproductiva del médico ginecólogo, un hombre. Como parte de las medidas para mejorar la calidad de los servicios en la clínica, se redujeron los precios, se inició una enérgica campaña de publicidad para dar a conocer los nuevos honorarios y se volvió a contratar a una partera calificada. Las tasas de utilización de los servicios aumentaron pronunciadamente; las clientas manifestaron que estaban muy satisfechas con los servicios de salud y que preferían que estos fueron prestados por mujeres. Fuentes

 Back to top PreviousNext 
      |      Main Menu      |      Press Kit      |      Charts & Graphs      |      Indicators   |