UNFPAEL ESTADO DE LA POBLACIÓN MUNDIAL 2004
Back to Main Menu
HOME: EL ESTADO DE LA POBLACIÓN MUNDIAL 2004: Salud sexual y reproductiva y planificación de la familia
State of World Population
Sections
Introducción
Población y pobreza
Población y medio ambiente
Migración y urbanización
Igualdad de género y habilitación de la mujer
Salud sexual y reproductiva y planificación de la familia
Salud materna
Prevención del VIH/SIDA
Adolescentes y jóvenes
Salud reproductiva para comunidades en crisis
Prioridades para la acción
Notas
Fuentes Para los Recuadros
Indicadores
Gráficos y Cuadro

Salud sexual y reproductiva y planificación de la familia

Planificación de la familia y salud sexual
Acceso a los anticonceptivos y utilización
Necesidad insatisfecha
Elección de métodos
Infecciones de transmisión sexual
Calidad de la atención
Voces más fuertes en favor de la salud reproductiva
Obtención de suministros
Los hombres y la salud reproductiva

Infecciones de transmisión sexual

Cada año se registran unos 340 millones de nuevos casos de infecciones de transmisión sexual (inclusive sífilis, gonorrea, clamidia y tricomoniasis) en personas de entre 15 y 49 años de edad(23). Si bien esas infecciones son, en su mayoría, susceptibles de tratamiento, muchas no son diagnosticadas ni reciben tratamiento debido a la falta de servicios accesibles(24). Las ITS que no han recibido tratamiento son una de las principales causas de infecundidad, la cual afecta a entre 60 millones y 80 millones de parejas en todo el mundo.

Más de las tres cuartas partes de los cinco millones de nuevos casos de infección con el VIH que ocurren cada año son de transmisión sexual (véase el Capítulo 8). Una ITS que no recibe tratamiento puede acrecentar hasta diez veces el riesgo de infección y transmisión del VIH(25). Otra ITS viral, el papilomavirus humano, se ha vinculado con el cáncer cervical, que cada año se cobra las vidas de 240.000 mujeres. Los condones (preservativos), tanto masculinos como femeninos, son los únicos métodos anticonceptivos que proporcionan una protección sustancial contra las ITS de origen viral y bacteriano (26).

En la CIPD se exhortó a que la detección y el tratamiento de las ITS, además de la información y el asesoramiento psicosocial, pasen a ser “componentes integrantes de todos los servicios de salud reproductiva y sexual (27)”.

DIFERENCIAS DE GÉNERO. En el último decenio, se ha prestado creciente atención al papel crítico de las cuestiones de género en el diagnóstico y el tratamiento de las ITS. Las mujeres corren mayor riesgo de infección que los hombres y la detección es más difícil: un 70% de las mujeres que padecen ITS no presentan síntomas (en comparación con un 10% de los hombres) (28).

El tratamiento de las ITS puede tener un importante papel en la provisión de servicios de planificación de la familia. Cuando no se dispone de equipo para la detección de las ITS, los agentes de salud utilizan un “enfoque sindrómico” para diagnosticar, sobre la base del riesgo y de los síntomas del cliente. Pero este enfoque tiene limitaciones y con frecuencia las infecciones quedan sin diagnóstico y sin tratamiento (29).

Las ITS sin tratamiento en las embarazadas pueden facilitar la transmisión de la infección al niño y elevar el riesgo de alumbramiento prematuro, o bajo peso al nacer, o ceguera en el niño (30).

INTEGRACIÓN. Al proporcionar detección de las ITS, diagnóstico y tratamiento, como parte de la atención de la salud reproductiva, se ofrece la oportunidad de llegar a millones de mujeres que acuden en busca de esos servicios, muchas de quienes no tienen otro contacto con el sistema de atención de la salud. La experiencia demuestra que al integrar la prevención de las ITS con la planificación de la familia y el asesoramiento psicosocial sobre la sexualidad y las relaciones de pareja, puede lograrse una mayor utilización de los servicios (31).

Los servicios integrados, mejor que los centros de salud independientes o el tratamiento por médicos privados, posibilitan economías en los costos, el personal, los suministros y el equipo y suelen ser más cómodos para las clientas(32). Pero cuando se ha tratado de desmantelar los programas verticales de atención de las ITS, se ha tropezado con algunas resistencias.

Indonesia comenzó a integrar los servicios de ITS con otros servicios de salud reproductiva en 1995. Para superar el estigma asociado con la atención de las ITS o las preocupaciones acerca de que las trabajadoras del sexo utilizaran los establecimientos de salud, se ofrecieron servicios de atención de las ITS fuera de las horas normales de funcionamiento de las clínicas y en salas de examen separadas (33).

En la Encuesta Mundial realizada por el UNFPA en 2003, 43 países informaron de que, después de la CIPD, habían adoptado medidas para integrar en la atención primaria de la salud la información sobre las ITS y/o la prevención del VIH/SIDA(34). El Ecuador, Liberia, Mozambique y Zimbabwe, por ejemplo, incluyen actualmente servicios de ITS en sus establecimientos de atención primaria de la salud (35).

 Back to top PreviousNext 
      |      Main Menu      |      Press Kit      |      Charts & Graphs      |      Indicators   |