UNFPAEL ESTADO DE LA POBLACIÓN MUNDIAL 2004
Back to Main Menu
HOME: EL ESTADO DE LA POBLACIÓN MUNDIAL 2004: Igualdad de género y habilitación de la mujer
State of World Population
Sections
Introducción
Población y pobreza
Población y medio ambiente
Migración y urbanización
Igualdad de género y habilitación de la mujer
Salud sexual y reproductiva y planificación de la familia
Salud materna
Prevención del VIH/SIDA
Adolescentes y jóvenes
Salud reproductiva para comunidades en crisis
Prioridades para la acción
Notas
Fuentes Para los Recuadros
Indicadores
Gráficos y Cuadro

Igualdad de género y habilitación de la mujer

Logros
Resultados de la Encuesta Mundial
Progreso jurídico
La CIPD y los Objetivos de Desarrollo del Milenio
Retos: Colmar el vaso medio vacío

Progreso jurídico

En los últimos diez años, muchos países han adoptado nuevas leyes o han enmendado la legislación a fin de promover la igualdad de género, eliminar todas las formas de discriminación basada en el sexo y prevenir la violencia por motivos de género y habían intensificado las medidas punitivas contra quienes infligen esa violencia.

Entre los países que adoptaron legislación para proscribir la discriminación por motivos de género figuran Malta, Mauricio (su legislación garantiza igualdad de derechos para las mujeres, independientemente de que estén o no embarazadas y de que sean solteras o casadas) y México. Colombia y Eslovenia promulgaron leyes para promover la igualdad de oportunidades de las mujeres y de los hombres y un decreto en Costa Rica requiere mejorar las condiciones de vida y las oportunidades de las mujeres pobres.

Djibouti promulgó legislación sobre una estrategia nacional para mejorar la situación de las mujeres en el desarrollo y un plan nacional de acción en que se estipula que todas las políticas y leyes deben ser evaluadas sobre la base de sus efectos sobre la integración de las cuestiones de género en el desarrollo. La ley también detalla actividades gubernamentales para promover la salud reproductiva y la educación en igualdad de condiciones para las mujeres, así como mejorar la participación de la mujer en la adopción de decisiones (en el ámbito público y en la familia) y en el desarrollo económico. La República de Corea aprobó una ley por la que establece la Comisión sobre igualdad de género, encargada de las políticas de género.

Varias constituciones, recientemente redactadas o enmendadas, contienen firmes disposiciones sobre igualdad de género. Por ejemplo, la Constitución de Bahrein (2002), al mismo tiempo que declara que el derecho islámico es la fuente principal de la legislación, afirma la igualdad entre mujeres y hombres en la política y en las esferas económica, social y cultural. La Constitución de Cuba (2002) afirma que los cónyuges tienen igualdad de derechos y de obligaciones. En la Constitución dictada después de la independencia de Timor-Leste se afirma la igualdad de derechos de mujeres y hombres en el matrimonio y la familia y en la vida social, económica y política.

La Constitución de Rwanda (2003) también garantiza la igualdad de derechos de los cónyuges en el matrimonio y el divorcio, proscribe la discriminación por motivos de sexo y establece la Comisión Nacional de Derechos Humanos y el Consejo Nacional de la Mujer. También garantiza el derecho de mujeres y hombres a votar y a presentar sus candidaturas para cargos políticos, estipula igual remuneración por igual trabajo y establece el derecho a la educación. En 2002, Togo enmendó su Constitución para garantizar la igualdad entre hombres y mujeres, ante la ley y en las relaciones laborales.

Polonia ha establecido un cargo plenipotenciario para la igualdad de la mujer, ubicado en la Oficina del Primer Ministro, y encargado de analizar la condición jurídica y social de la mujer y promover la equidad mediante leyes y políticas (6).

En 2000, un Decreto presidencial en Azerbaiyán estipuló que el Gobierno debe garantizar que las mujeres y los hombres estén igualmente representados en la administración del Estado y tengan igualdad de oportunidades, en virtud de las reformas en curso. Asimismo, se impartieron instrucciones a las instituciones gubernamentales para que en cada oficina de distrito contrate a un coordinador en cuestiones de género (7).

VIOLENCIA POR MOTIVOS DE GÉNERO. Otra prioridad en la acción legislativa de muchos gobiernos es abordar la violencia doméstica y sexual contra la mujer(8). En Bangladesh, nuevas leyes configuran como delito la violencia contra la mujer y nuevos códigos de conducta abordan el acoso sexual en el lugar de trabajo. Bélgica, el Perú y Yugoslavia han enmendado sus leyes para definir el acoso sexual y configurarlo como delito por el cual las víctimas pueden entablar acciones judiciales y solicitar indemnización.

Bélgica, España, Portugal, la República Dominicana y el Uruguay, entre otros países, han promulgado leyes que hacen más severas las penalidades en casos de violencia por motivos de género. En el Brasil, una ley dictada en 2003 estableció una línea telefónica nacional gratuita de emergencia, atendida por personal especialmente capacitado, a la que pueden acudir las mujeres para denunciar el abuso doméstico.

También hubo cambios jurídicos en lo concerniente a la trata de seres humanos. Muchos países aprobaron leyes para combatir la trata de mujeres y niñas y muchos ratificaron los tratados internacionales(9) al respecto. En su Código Laboral (2002), la República Democrática del Congo proscribió la trata de niños.

Si bien los gobiernos, en su mayoría, afirman que reconocen la importancia de promover la equidad de género y la habilitación de la mujer, muchos tropiezan con dificultades para colaborar directamente con las mujeres en el plano de la comunidad. En consecuencia, varias ONG de mujeres están aplicando esos programas en diversos países, entre ellos Jamaica, Malasia y Mozambique. Con frecuencia, las ONG logran mayor eficacia en la atención de las víctimas de violencia por motivos de género, dado que se las percibe como más compasivas y más dignas de confianza.

Asimismo, las ONG están capacitando a agentes de policía, jueces y otros funcionarios en la manera de tratar a las víctimas de la violencia por motivos de género cuando éstas solicitan ayuda. En Etiopía, por ejemplo, la Asociación de Abogadas está combatiendo la violencia doméstica y el abuso sexual. El Consejo Nacional Etíope sobre Prácticas Tradicionales y otras ONG están colaborando activamente para erradicar las prácticas tradicionales nocivas, como el corte genital femenino. En Filipinas, varias ONG han establecido centros de crisis donde las mujeres pueden acudir cuando son víctimas de violencia doméstica.

En Jamaica, varias ONG, entre ellas la Association of Women’s Organizations in Jamaica, Fathers’ Incorporated y Bureau of Women’s Affairs colaboraron entre 1999 y 2002 para profundizar la conciencia pública sobre la violencia por motivos de género. Trataron de estimular una mayor cobertura del tema en los medios de difusión y educar a los agentes de policía, los funcionarios del Poder Judicial y los profesionales de la salud y de las cuestiones jurídicas acerca de la importancia de responder enérgicamente a la violencia contra la mujer y de establecer sistemas de apoyo a las víctimas.

DERECHOS REPRODUCTIVOS. Durante el pasado decenio, las ONG de muchos países han participado cada vez más en la vigilancia de los derechos reproductivos y han utilizado crecientemente los procedimientos de presentación de informes relativos a los instrumentos internacionales de derechos humanos que sus gobiernos han ratificado. Muchas ONG presentan “informes paralelos” para complementar los presentados por el respectivo gobierno y asisten a sesiones del pertinente comité de vigilancia cuando se examina el informe de su país.

En algunos países, entre ellos la India, Indonesia, Malasia y Nigeria, las comisiones de derechos humanos puedan desempeñar un importante papel en cuanto a velar por que se respeten los derechos reproductivos y que existan posibilidades de resarcimiento en caso de infracción. Otros países tienen defensores públicos (ombudsmen) u otros mecanismos a disposición de los grupos de la sociedad civil.

INVOLUCRAMIENTO DE LOS HOMBRES. Se reconoce que las ONG suelen ser más eficaces que los organismos gubernamentales en cuanto a alentar a los hombres a asumir responsabilidad por su comportamiento sexual y reproductivo y su papel en la sociedad y la familia. En Camboya, por ejemplo, la ONG Men against Violence against Women participó activamente con ONG de mujeres y otras en una campaña contra la violencia por motivos de género, que duró 16 días.

En Filipinas, varias ONG promueven activamente el apoyo masculino a la habilitación y los derechos de la mujer en lo concerniente a la salud reproductiva. Y el Centro de la Mujer de la Jamaica Foundation asesora a los jóvenes padres y capacita a jóvenes que educan a otros jóvenes, por conducto de su programa Young Men at Risk.

 Back to top PreviousNext 
      |      Main Menu      |      Press Kit      |      Charts & Graphs      |      Indicators   |