UNFPAEL ESTADO DE LA POBLACIÓN MUNDIAL 2004
Back to Main Menu
HOME: EL ESTADO DE LA POBLACIÓN MUNDIAL 2004: Migración y urbanización
State of World Population
Sections
Introducción
Población y pobreza
Población y medio ambiente
Migración y urbanización
Igualdad de género y habilitación de la mujer
Salud sexual y reproductiva y planificación de la familia
Salud materna
Prevención del VIH/SIDA
Adolescentes y jóvenes
Salud reproductiva para comunidades en crisis
Prioridades para la acción
Notas
Fuentes Para los Recuadros
Indicadores
Gráficos y Cuadro

Migración y urbanización

Urbanización y reubicación
Nuevas políticas después de la CIPD
Migración internacional
Respuestas en materia de políticas

Respuestas en materia de políticas

La Encuesta Mundial realizada por el UNFPA en 2003 comprobó que un 73% de los países en desarrollo que respondieron (110 de los 151), manifestaron que habían adoptado algunas medidas para abordar la migración internacional, en comparación con el 18% de los encuestados similarmente en 1994. Casi la mitad de todos los países habían adoptado programas y estrategias relativos a los migrantes o refugiados internacionales; un 37% de esos países habían promulgado legislación sobre migrantes internacionales y trabajadores migrantes; un 33% habían adoptado políticas sobre migración; un 11% habían tratado de aplicar las convenciones internacionales sobre los refugiados, los solicitantes de asilo y los migrantes ilegales; y un 10% habían aprobado leyes sobre la trata de seres humanos, en especial mujeres y niños.

Va en aumento el número de países que han establecido mecanismos de coordinación de diversos tipos, entre distintos organismos gubernamentales, entre diferentes gobiernos y también entre gobiernos, ONG y donantes internacionales.

En algunos países africanos, entre ellos Ghana y la República Unida de Tanzanía, las políticas destacaron la necesidad de asentar a los refugiados. En los países de América Latina y el Caribe se prestó atención a los incentivos para los nacionales que regresaban a su lugar de origen; y en Europa oriental, en la región de los Estados árabes y en las Repúblicas del Asia central se hizo hincapié en proteger los mercados laborales y combatir el tráfico de drogas.

A fin de integrar mejor a los inmigrantes en sus sociedades, algunos países han adoptado medidas para promover la igualdad de oportunidades en el acceso al empleo, la vivienda, la salud y la educación. En el último decenio, algunos países desarrollados han cambiado sus políticas en materia de reunificación de la familia.

A partir de julio de 2002, por ejemplo, Dinamarca ya no ofrece un derecho establecido a la reunificación con el cónyuge y, en la mayoría de los casos, no se ofrece reunificación si uno de los cónyuges tiene menos de 24 años de edad. Nueva Zelandia reconoce una gama de estructuras familiares mayor que la que solía aceptar, pero al mismo tiempo ha fortalecido la responsabilidad jurídica de quienes patrocinan a miembros de su familia para que ingresen al país. Por otra parte, las políticas del Canadá son ahora menos restrictivas pues incluyen a hijos dependientes menores de 22 años, en lugar de 19 años.

En respuesta a la escasez de mano de obra, varios países desarrollados han introducido iniciativas que alientan la inmigración de trabajadores calificados. Algunos han adoptado políticas orientadas a atraer y retener a estudiantes dotados de grandes aptitudes, procedentes de países en desarrollo.

A fin de contrarrestar el aumento en la trata de seres humanos, muchos países han hecho más rigurosos sus controles fronterizos y aumentado las restricciones en sus políticas de asilo. En algunos casos, esto ha tenido como consecuencia inesperada que la trata sea más lucrativa. En respuesta, algunos países han establecido severos castigos a la trata de seres humanos.

Si bien los países receptores, en su mayoría, reconocen la contribución positiva de los migrantes al desarrollo económico, social y cultural, tanto de los países receptores como de los países de origen de los migrantes, sigue siendo motivo de gran preocupación la creciente cantidad de inmigración ilegal y las continuas corrientes de refugiados y solicitantes de asilo.

Muchos países se pronuncian a favor de aumentar la cooperación internacional para manejar más eficazmente la migración. A partir de 1994, se establecieron ocho procedimientos regionales y subregionales de consulta que abarcan casi todos los países. El Programa Internacional de Políticas de Migración, iniciado en 1998, ha organizado 15 reuniones regionales a fin de promover la cooperación y el fomento de la capacidad; y en diciembre de 2003 se estableció la Comisión Mundial sobre Migración Internacional que, según se prevé, ha de formular recomendaciones al Secretario General de las Naciones Unidas hacia mediados de 2005.

8 CONFECCIÓN DE MAPAS SOBRE LAS PERSONAS Y SUS NECESIDADES

Varios sistemas de información establecidos durante el último decenio proporcionan una valiosa información geográfica acerca de las personas que responden a encuestas demográficas. Esto posibilitará un examen más detallado de la distribución de la riqueza, las oportunidades y los retos dentro de un mismo país y una mejor comprensión de los factores de repulsión y atracción que impulsan la reubicación de las poblaciones, así como los efectos de las políticas que abordan esta situación.

Por ejemplo, recientes investigaciones combinan los datos de censos y encuestas para confeccionar mapas sobre la distribución de las poblaciones. Los resultados indican que tal vez las superficies de tierra cubiertas por centros urbanos y asentamientos periurbanos—y sus efectos sobre el medio ambiente—sean mucho mayores que lo estimado anteriormente sobre la base de los límites administrativos. Los nuevos métodos también posibilitan la medición de las poblaciones a lo largo de las costas y otras regiones ecológicamente delicadas.

Estos mapas se han utilizado para estudiar la mortalidad de lactantes en 10 países del África occidental. Los resultados reafirmaron comprobaciones de antigua data (por ejemplo, tasas más altas de mortalidad masculina, ventajas de las zonas urbanas respecto de las zonas rurales y efectos protectores de la educación de las madres y el mejor saneamiento), pero también proporcionaron nuevos conocimientos inesperados acerca de la alta concentración en las zonas donde los resultados son más deficientes, lo cual podría conducir a una mejor delimitación de los beneficiarios de los programas.

Será necesario efectuar cuantiosas inversiones en el fomento de la capacidad y la trasferencia de tecnología, a fin de aprovechar plenamente las nuevas tecnologías de recopilación y análisis de datos. Asimismo, es necesario incorporar análisis más detallados de las redes sociales urbanas y las características de los vecindarios, en las investigaciones y la programación de los países en desarrollo.

Así podría facilitarse más la adopción de decisiones locales para el desarrollo y esto podría conducir a formular mejores políticas que abordaran los diversos patrones de asentamiento, con el propósito de reducir la pobreza y mejorar la calidad de la vida. Por ejemplo, las comunidades donde se combinan diferentes niveles de ingresos pueden ofrecer ventajas para acelerar el adelanto de los pobres. Tal vez la determinación de beneficiarios por zonas geográficas y la utilización de asociaciones locales podrían contribuir a plasmar en la realidad la aspiración de la CIPD en cuanto a la participación social. Fuentes

 Back to top PreviousNext 
      |      Main Menu      |      Press Kit      |      Charts & Graphs      |      Indicators   |