UNFPAEL ESTADO DE LA POBLACIÓN MUNDIAL 2004
Back to Main Menu
HOME: EL ESTADO DE LA POBLACIÓN MUNDIAL 2004: Población y medio ambiente
State of World Population
Sections
Introducción
Población y pobreza
Población y medio ambiente
Migración y urbanización
Igualdad de género y habilitación de la mujer
Salud sexual y reproductiva y planificación de la familia
Salud materna
Prevención del VIH/SIDA
Adolescentes y jóvenes
Salud reproductiva para comunidades en crisis
Prioridades para la acción
Notas
Fuentes Para los Recuadros
Indicadores
Gráficos y Cuadro

Población y medio ambiente

Efectos de la población sobre la utilización de los recursos
Pobreza y estrés ecológico
Aspectos de género en los cambios medioambientales

Aspectos de género en los cambios medioambientales

En el mundo en desarrollo en particular, el factor de género tiene un importante papel en las maneras en que se utilizan y desarrollan los recursos. Por ejemplo, las mujeres y las niñas suelen dedicar varias horas a la semana a recoger agua para uso doméstico; cuando el suministro de agua es irregular, son ellas quienes sufren las más graves consecuencias(10). En el Sudán, donde debido a la deforestación se ha cuadruplicado la cantidad de tiempo que las mujeres dedican a recoger leña para cocinar, la energía utilizada para acarrear agua y combustible representa un tercio de la ingesta calórica diaria de una mujer, según la Organización Mundial de la Salud(11).

Es frecuente que se estén distorsionando los derechos a los recursos naturales. Son pocas las mujeres propietarias de bienes raíces (en algunos países las leyes lo prohíben) y son pocas las que participan en la adopción de decisiones de alto nivel sobre el medio ambiente. En su mayor parte, son los hombres los responsables en gran medida de decidir cómo se utilizan los recursos naturales del mundo con destino a la industria, la minería, el pastoreo del ganado y la tenencia de la tierra.

Los organismos de desarrollo siguen ofreciendo asistencia técnica principalmente a los hombres, incluso en lugares donde son las mujeres quienes acarrean la leña y el agua y aran la tierra. Cuando los funcionarios gubernamentales o los líderes comunitarios no reconocen las diferentes maneras en que las mujeres utilizan los recursos—cultivar verduras para consumo familiar en los intersticios que dejan los cultivos comerciales administrados por los hombres, por ejemplo—es fácil que los recursos sean destruidos(12).

Pero cuando se incluye a las mujeres en el ordenamiento de los recursos naturales, los resultados pueden ser espectaculares.

Cuando fracasó un proyecto de recursos hídricos que excluía a las mujeres en el distrito de Kirinyaga (Kenya), las mujeres locales formaron el Grupo de Mujeres Kugeria y solicitaron que el Ministerio de Desarrollo de Recursos Hídricos las ayudara a obtener acceso a fuentes de agua seguras y costeables. Merced a esos esfuerzos, se abasteció de agua a 300 familias, se mejoró el saneamiento y aumentó la producción agrícola; además, las mujeres se transformaron en líderes comunitarias, además de trabajar para construir una clínica y proporcionar acceso a servicios de salud reproductiva y planificación de la familia(13).

7 LA CIPD Y EL DESARROLLO CENTRADO EN EL SER HUMANO

Antes de la CIPD, muchos encargados de formular políticas tendían a considerar el concepto de “desarrollo” en un sentido restringido de crecimiento económico, medido por el producto nacional bruto (PNB). Las prescripciones para el desarrollo solían limitarse a un temario económico que abarcaba inversión, negociaciones sobre intercambio comercial, construcción de infraestructura y asistencia monetaria. Otras consideraciones, como la igualdad y equidad de género, la salud, la educación y el estado del medio ambiente, se consideraban secundarias, y muchas veces no se las consideraba en absoluto.

Diez años después de la Conferencia de El Cairo, se reconoce en mucho mayor grado que el buen ordenamiento del medio ambiente y la buena conducción de la salud de la población y la condición de la mujer son cuestiones interconectadas que influyen sobre el ritmo y la amplitud del desarrollo del país. Un desarrollo auténtico debe mejorar las vidas de las personas.

Algunos demógrafos y académicos que se ocupan de las relaciones entre población y desarrollo y del medio ambiente postulan que la Conferencia de El Cairo ha destacado excesivamente los servicios de salud sexual y reproductiva y no suficientemente las relaciones a macroescala entre crecimiento de la población y medio ambiente, economía, reducción de la pobreza, educación y vivienda.

Esas críticas carecen de fundamento. En la Conferencia de El Cairo se reconoció que al promover los derechos individuales relativos a la salud sexual y reproductiva, se promovería al mismo tiempo el progreso a macroescala; que al satisfacer los deseos expresados y velar por el derecho de las personas a escoger el número y el espaciamiento de sus hijos, y el momento de tenerlos, se reduciría la aceleración del crecimiento de la población, sin recurrir a metas demográficas. En verdad, al posibilitar que los sistemas de salud satisfagan las necesidades y los deseos de cada persona, de manera más acogedora para los clientes, sería posible incluso acrecentar la utilización de los métodos de planificación de la familia.

DESARROLLO DE ENFOQUES INTEGRALES. De conformidad con el Programa 21 y la CIPD, se ha prestado mayor atención internacional a que las mujeres se encarguen del ordenamiento de los recursos naturales, inclusive medidas para integrar cuestiones de salud reproductiva y planificación de la familia en los programas de conservación. Algunos grupos defensores del medio ambiente han entablado alianzas con organizaciones de población. Por ejemplo, Conservation International se ha aliado con ONG que se ocupan de planificación de la familia y con el Instituto Mexicano de Seguridad Social para ampliar el acceso a la atención de la salud reproductiva, inclusive la planificación de la familia, y poner fin a la tala de árboles en la Reserva de Biosfera de Montes Azules y en torno a ella.

En las provincias montañosas de la zona central del Ecuador, donde las mujeres carecen de acceso a servicios de salud reproductiva y la erosión de los suelos está generalizada, la Asociación World Neighbors se ha asociado con una ONG local, el Centro de Orientación Médica y Planificación de la Familia, para ofrecer atención de la salud reproductiva y promover mejoras en el ordenamiento local de los recursos naturales en beneficio de más de 4.000 familias.

En marzo de 2002, se reunieron en Helsinki ministras del medio ambiente y mujeres representantes de 19 países industrializados y en desarrollo con varias ONG de mujeres y emitieron una declaración en la que se exhorta a asegurar la igualdad de derechos de la mujer en el acceso y el control de los recursos naturales, incluida la tenencia de la tierra; adoptar políticas que involucren a las mujeres en las decisiones sobre el aprovechamiento de los recursos; impartir mejor educación al consumidor acerca de los efectos de los productos sobre el medio ambiente; y formular “políticas, leyes y estrategias hacia un equilibrio de género en la protección del medio ambiente y la distribución de sus beneficios(14)”.

CAMBIOS EN LAS POLÍTICAS. A nivel de las políticas, muchos países, basándose en las recomendaciones de la CIPD, del examen de su Programa de Acción al cabo de cinco años, de la Cumbre del Milenio y de la Cumbre Mundial sobre el Desarrollo Sostenible celebrada en 2002, han destacado los vínculos entre dinámica de población, desarrollo sostenible y protección del medio ambiente.

En Azerbaiyán, por ejemplo, el Programa Estatal de Reducción de la Pobreza y Desarrollo Económico, toma en cuenta las relaciones recíprocas entre población y medio ambiente; promueve la educación pública sobre cuestiones del medio ambiente que afectan directamente a grupos de población; trata de monitorear los efectos sobre el medio ambiente de las políticas a nivel local y comunitario; y destaca la protección y preservación del medio ambiente, como fuente y como resultado de un crecimiento económico sostenido.

En Seychelles, se han preparado en el último decenio dos planes integrales de ordenamiento del medio ambiente que aunarán cuestiones de población y desarrollo. El plan más reciente, para el período 2000-2010, abarca urbanización, ordenamiento de los recursos hídricos, y cuestiones de población, salud, género, economía del medio ambiente y financiación sostenible.

 Back to top PreviousNext 
      |      Main Menu      |      Press Kit      |      Charts & Graphs      |      Indicators   |