UNFPAEL ESTADO DE LA POBLACIÓN MUNDIAL 2004
Back to Main Menu
HOME: EL ESTADO DE LA POBLACIÓN MUNDIAL 2004: Prioridades para la acción
State of World Population
Sections
Introducción
Población y pobreza
Población y medio ambiente
Migración y urbanización
Igualdad de género y habilitación de la mujer
Salud sexual y reproductiva y planificación de la familia
Salud materna
Prevención del VIH/SIDA
Adolescentes y jóvenes
Salud reproductiva para comunidades en crisis
Prioridades para la acción
Notas
Fuentes Para los Recuadros
Indicadores
Gráficos y Cuadro

Prioridades para la acción

Alianza con la sociedad civil
Recursos para la aplicación del Programa de Acción
Prioridades para la acción
Conclusión

Recursos para la aplicación del Programa de Acción

El Programa de Acción de la CIPD fue el primer documento internacional aprobado por consenso que incluyó estimaciones del costo de poner en práctica determinadas acciones(3). Definió un programa básico de acciones prioritarias a emprender en el sistema de atención primaria de la salud, entre ellas:

  • Planificación de la familia e infraestructura para la prestación de los servicios;


  • Servicios adicionales de salud reproductiva (inclusive atención prenatal y del parto normal en condiciones de seguridad; información, educación y comunicación acerca de la salud reproductiva—inclusive ITS, sexualidad humana, procreación responsable y lucha contra prácticas nocivas como el corte genital femenino—, prevención de la infecundidad; asesoramiento psicosocial y diagnóstico de las infecciones de transmisión sexual; y remisión a establecimientos de mayor capacidad, educación y asesoramiento cuando hay complicaciones del embarazo y el parto);


  • Prevención de las ITS, inclusive el VIH/SIDA;


  • Datos, investigaciones y formulación de políticas de población y salud reproductiva.


El costo anual de este conjunto de acciones se estimó en 17.100 millones de dólares anuales en 2000, importe que aumentaría hasta 18.500 millones de dólares en 2005, 20.500 millones de dólares en 1010 y 21.700 millones de dólares en 2015. El consenso a que se llegó fue que los países en desarrollo movilizarían dos terceras partes de los importes necesarios con cargo a los recursos nacionales y que los países donantes aportarían asistencia internacional equivalente a un tercio del importe total.

En el Programa de Acción se señaló que esas estimaciones se revisarían con el transcurso del tiempo(4), y que se necesitarían recursos adicionales en diferentes niveles de los sistemas de salud y para acciones de apoyo en esferas como la educación, la reducción de las tasas de mortalidad, la ampliación de los medios de acción de la mujer y la participación social.

NUEVAS PROYECCIONES. Después de la CIPD, se generaron otras estimaciones de costos para el programa de desarrollo en general. En 1995, la Iniciativa 20/20 para satisfacer las necesidades de servicios sociales básicos, que hizo suya la Cumbre Mundial de Desarrollo Social, exhortó a los países en desarrollo a dedicar un 20% de sus presupuestos nacionales a la salud, la educación y otros aspectos sociales del desarrollo y también instó a los países donantes a asignar a esas cuestiones un 20% de su asistencia para el desarrollo. Según las estimaciones de la Comisión de Macroeconomía y Salud, las necesidades totales para un conjunto de acciones prioritarias de salud en países de bajos ingresos ascendería a 66.000 millones de dólares por año (5).

En lo concerniente a la salud reproductiva, en 2001 se presentó al período extraordinario de sesiones de la Asamblea General de las Naciones Unidas sobre el VIH/SIDA una estimación de necesidades de entre 7.000 millones y 10.000 millones de dólares anuales para un conjunto integral de medidas de prevención, tratamiento y atención del VIH/SIDA. Sobre la base de análisis ulteriores, se incrementaron esas proyecciones(6). Se estimó que hacia 2005 se necesitarían 9.200 millones de dólares anuales para poner en práctica acciones clave y desarrollar la infraestructura. Los componentes de esas estimaciones relativos a la prevención sólo fueron marginalmente superiores a las estimaciones establecidas en la CIPD(7).

Actualmente se están preparando nuevas estimaciones de las necesidades para el conjunto total de medidas relativas al VIH/SIDA, de modo que reflejen tanto la continua propagación de la pandemia como la necesidad de contar con fondos adicionales a fin de fortalecer la infraestructura de salud, de modo que pueda prestar los servicios necesarios.

Este ejemplo demuestra la naturaleza dinámica de las proyecciones de recursos, a medida que las prioridades de las intervenciones se ajustan a las condiciones locales y a los costos de ejecución, y que se van comprendiendo mejor las necesidades de los sistemas. Siempre es arduo calcular de antemano los costos de la transición hacia nuevos sistemas de planificación, gestión y prestación de los servicios.

El vínculo entre la prevención del VIH/SIDA y los programas de salud reproductiva es una cuestión prioritaria al formular políticas(8). Los nuevos programas verticales sobre el VIH/SIDA incurren en costos iniciales para los sistemas de gestión dedicados a esa actividad y otros requisitos institucionales (9). Si bien es más fácil seguir la pista a las corrientes de recursos para programas verticales especiales (en lugar de tener que desagregar determinados costos de los presupuestos generales del sistema de salud), la programación integrada puede abordar múltiples necesidades y aprovechar los efectos sinérgicos entre diferentes componentes, aprovechando al mismo tiempo las economías de escala(10).

Pese a las dificultades intrínsecas para seguir la pista a las corrientes de recursos, el UNFPA informa periódicamente sobre la financiación de conjuntos de medidas básicas para la población y la salud reproductiva acordadas en la CIPD. En 2003, los donantes aportaron aproximadamente 3.100 millones de dólares, sólo 54% del compromiso que esos donantes habían asumido según el Programa de Acción para el año 2000 y 51% de los importes requeridos para 2005.

Se estimó que en 2003 los gastos nacionales de países en desarrollo para el conjunto de medidas ascenderían a 11.700 millones de dólares; pero una gran proporción de esos desembolsos se efectuaron en unos pocos países de gran magnitud, como el Brasil, China, la India, Indonesia y México. Muchos países—particularmente los más pobres, donde son bajos los gastos per cápita en salud—dependen principalmente de los recursos aportados por donantes para sufragar sus necesidades en materia de planificación de la familia, salud reproductiva, VIH/SIDA, información relativa a la población, e investigación y políticas al respecto(11).

Las limitaciones al progreso no son sólo financieras. Será necesario intercambiar información y tecnologías, además de otras formas de asistencia técnica, para que los recursos puedan aplicarse de la manera más eficaz.

NECESIDADES DE RECURSOS HUMANOS. No es posible acelerar el progreso y no puede mejorarse la calidad, a menos que los programas puedan contratar, capacitar y retener al personal. Diferentes puestos requieren diferentes aptitudes— capacitación técnica médica, aptitudes para el asesoramiento psicosocial, capacidad para la difusión en la comunidad, aptitudes de supervisión y gestión, etc.—, que con frecuencia escasean. Además, los sueldos en la administración pública suelen ser insuficientes para atraer a los hombres y las mujeres más capaces.

Además, para ampliar la cobertura de los programas también es preciso estar en condiciones de asegurar que se disponga de recursos humanos cuando las necesidades sean mayores, muchas veces en ámbitos remotos o que carecen de equipamiento y servicios. Cada uno de esos problemas de recursos humanos debe abordarse de manera sistemática, por lo general en el marco de una reforma general del sistema.

NECESIDADES DE PRODUCTOS. No es posible lograr nuevos adelantos, a menos que se cuente con los productos esenciales para ejecutar los programas. El UNFPA, en colaboración con otros importantes donantes, ha tratado de asegurar un suministro fiable de medicamentos, equipo y suministros de calidad con destino a servicios de salud reproductiva.

Según se estima, actualmente los donantes aportan mucho menos que la proporción histórica de los costos de productos anticonceptivos: a comienzos del decenio de 1990, los donantes aportaban un 41% de los importes necesarios para los productos, cuando actualmente aportan la mitad de esa proporción. Debido a este déficit en la financiación, ha sido preciso establecer sistemas para responder a las peticiones de emergencia formuladas por los países a fin de prevenir el agotamiento de las existencias y la escasez.

35 DINÁMICA DE LA POBLACIÓN Y FORMULACIÓN DE POLÍTICAS

El Plan Nacional de Desarrollo de Nicaragua (2003) es un buen ejemplo de la manera en que los países pueden integrar la dinámica de población en los procesos nacionales de formulación de políticas y planificación.

El Plan, redactado con la asistencia técnica del UNFPA, indica que el crecimiento de la población y la migración interna y externa tienen importantes implicaciones para la reducción de la pobreza. Exhorta a mejorar los sistemas de recopilación de datos demográficos y creación de empleo y a prestar especial atención a las necesidades de los jóvenes en cuanto a los servicios de salud reproductiva y sexual y la educación al respecto.

El Plan ha influido sobre otros procesos de desarrollo iniciados por el Gobierno o en los cuales ha participado, entre ellos la preparación del Documento de Estrategia para la Reducción de la Pobreza, la formulación del Marco de Asistencia de las Naciones Unidas para el Desarrollo, la determinación de las acciones necesarias para alcanzar los Objetivos de Desarrollo del Milenio y los planes nacionales sobre población, juventud y desarrollo. El Plan también ha propiciado un diálogo fructífero entre los encargados nacionales de formular políticas en diversos sectores de desarrollo, y la colaboración local entre diferentes sectores, notablemente en cuanto a proporcionar servicios para los adolescentes. Fuentes

OBJETIVOS DE DESARROLLO DEL MILENIO. El Proyecto del Milenio, de las Naciones Unidas, asigna prioridad a los diagnósticos de necesidades de recursos y necesidades de capacidad para alcanzar esos objetivos en los próximos 11 años(12). Las evaluaciones efectuadas por expertos reconocen que, para conquistar los Objetivos de Desarrollo del Milenio, es fundamental contar con servicios de salud reproductiva (inclusive los de planificación de la familia, maternidad sin riesgo y prevención de las infecciones de transmisión sexual)(13).

En consecuencia, para alcanzar los Objetivos de Desarrollo del Milenio será necesario efectuar inversiones multisectoriales, inclusive inversiones en cuestiones de población y salud reproductiva.

Es preciso aumentar sustancialmente los recursos (tanto los aportados por donantes como las asignaciones de los presupuestos nacionales) con destino a la ejecución del Programa de Acción de la CIPD y el logro de los Objetivos de Desarrollo del Milenio, pero esos recursos deben utilizarse eficazmente. En el cambiante ámbito institucional resultante de la descentralización y la delegación de facultades de decisión en los sectores sociales, esto requerirá el desarrollo de aptitudes y capacidad a nivel nacional y a niveles administrativos más bajos. Muchos países, en particular los más pobres, carecen de suficientes recursos financieros y humanos; es preciso formular planes eficaces para superar esas limitaciones.

En 2002, los donantes reafirmaron su aspiración de proporcionar asistencia internacional con una cuantía de 0,7% de su producto nacional bruto, durante la Conferencia Internacional sobre la Financiación para el Desarrollo celebrada en Monterrey (México). Sólo cinco países donantes han alcanzado ese nivel de apoyo(14).

A fin de conquistar los Objetivos de Desarrollo del Milenio y los objetivos, de importancia crítica, de la CIPD, y lograr reales adelantos en cuanto a reducir los numerosos aspectos de la pobreza humana, los pasados compromisos en pro de la asistencia para el desarrollo deben dejar de ser declaraciones de buenas intenciones y transformarse en activas alianzas y efectivas inversiones.

 Back to top PreviousNext 
      |      Main Menu      |      Press Kit      |      Charts & Graphs      |      Indicators   |