UNFPAEL ESTADO DE LA POBLACIÓN MUNDIAL 2004
Back to Main Menu
HOME: EL ESTADO DE LA POBLACIÓN MUNDIAL 2004: Prioridades para la acción
State of World Population
Sections
Introducción
Población y pobreza
Población y medio ambiente
Migración y urbanización
Igualdad de género y habilitación de la mujer
Salud sexual y reproductiva y planificación de la familia
Salud materna
Prevención del VIH/SIDA
Adolescentes y jóvenes
Salud reproductiva para comunidades en crisis
Prioridades para la acción
Notas
Fuentes Para los Recuadros
Indicadores
Gráficos y Cuadro

Prioridades para la acción

Alianza con la sociedad civil
Recursos para la aplicación del Programa de Acción
Prioridades para la acción
Conclusión

Cuando en 1994, los gobiernos de todo el mundo aprobaron el Programa de Acción de la CIPD, reconocieron que efectuar inversiones en las personas, ampliar sus oportunidades y posibilitar que plasmen su potencial como seres humanos es la clave del crecimiento económico sostenido y el desarrollo sostenible.

El éxito en las medidas para aplicar el Programa de El Cairo y combatir la pobreza depende de que se cuente con suficiente financiación y eficaces alianzas.

En este capítulo se considera el papel de las alianzas en la promoción de una mayor salud reproductiva y de las acciones para alcanzar los objetivos de la CIPD y los Objetivos de Desarrollo del Milenio, así como los recursos necesarios. A continuación figura un resumen de las prioridades para la acción.

Alianza con la sociedad civil

Las organizaciones no gubernamentales (ONG), componente fundamental de muchos programas en todo el mundo, desempeñaron un papel de importancia crucial en la conformación del consenso de la CIPD y tuvieron una participación sin precedentes en los procesos intergubernamentales. El Programa de Acción tuvo alcances de gran magnitud en sus recomendaciones de promover alianzas con las ONG, otras instituciones de la sociedad civil y entidades del sector privado.

Actualmente, en muchos países, las ONG despliegan actividades para proporcionar servicios de salud reproductiva y promover el Programa de Acción de El Cairo en muchas otras maneras, inclusive las actividades de promoción.

Antes de 1994, las alianzas entre los gobiernos y las ONG abarcaban mayormente asociaciones de planificación de la familia, que habían sido importantes fuentes de servicios de planificación de la familia en muchos países en desarrollo. En el último decenio, esas colaboraciones continuaron y las ONG recibieron con frecuencia recursos externos sustanciales para proporcionar servicios, independientemente de los gobiernos.

Después de la CIPD y del examen de la aplicación de su Programa de Acción en 1999, se han entablado alianzas entre los gobiernos y una amplia gama de organizaciones de la sociedad civil, inclusive asociaciones profesionales, grupos comunitarios y otros.

En la Encuesta Mundial realizada por el UNFPA en 2003, un 90% de los gobiernos en todas las regiones informaron de que habían entablado activas alianzas a las cuestiones de población y salud reproductiva. Ambas partes han aceptado que las ONG suelen poder llegar a algunos grupos más fácilmente y ejecutar ciertos programas más efectivamente que los gobiernos.

LAS ONG Y LOS SERVICIOS DE SALUD REPRODUCTIVA. Algunos gobiernos no ofrecen algunos componentes de los servicios de salud reproductiva debido a limitaciones financieras o a falta de capacidad. En algunos lugares donde es necesario que haya flexibilidad y posibilidades de llegar más rápidamente a los clientes, las ONG están en mejores condiciones que los gobiernos para promover la igualdad de género, abordar la violencia por motivos de género, alentar la responsabilidad masculina, proporcionar servicios de salud reproductiva e información al respecto a los adolescentes, emprender programas de desarrollo de la juventud y llegar a los grupos que corren más alto riesgo de infección con el VIH.

En México, el Gobierno reconoce el papel de las ONG en la preparación de servicios médicos, inclusive el test de Papanicolaou para detectar el cáncer cervical, las consultas ginecológicas, la atención prenatal y el cuidado del neonato.

Con la introducción en el último decenio de la reforma del sector de salud, los Documentos de Estrategia para la Reducción de la Pobreza (PRSP) y los enfoques sectoriales, muchos donantes proporcionan ahora contribuciones directamente a los gobiernos. En consecuencia, los gobiernos de países en desarrollo suelen estar ahora en mejores condiciones de cooperar con las ONG, con otros agentes de la sociedad civil y con el sector privado, en maneras que complementen los programas que están realizando.

En Bangladesh, donde las ONG y el sector privado proporcionan la mayor parte de los servicios de salud, el Gobierno ha incluido a las ONG y a las organizaciones de base comunitaria en el Comité Consultivo Nacional para la Participación de los Interesados Directos en el Sector de Salud, Nutrición y Población, a fin de asegurar los servicios centrados en el cliente, la calidad de la atención, la equidad social y de género y la descentralización. El propósito es involucrar a los aliados en la planificación, así como realizar programas y aplicar políticas.

Por otra parte, algunos países han incluido a las ONG y otras entidades en la formulación de estrategias de reducción de la pobreza y reforma al sector de salud, pero las han excluido de la etapa de ejecución.

Las ONG y otros agentes de la sociedad civil, inclusive las asociaciones profesionales, están asumiendo tareas que tradicionalmente se consideraban o bien de incumbencia exclusiva de los gobiernos, incluso establecer estándares y asegurar la rendición de cuentas, o bien un complemento de las acciones gubernamentales, o bien un medio de subsanar las lagunas en dichas acciones. Las ONG también pueden vigilar el cumplimiento por parte de los gobiernos de los tratados y compromisos sobre derechos humanos asumidos para la aplicación del Programa de Acción de la CIPD.

Las asociaciones profesionales de médicos, enfermeras, parteras y otros agentes de salud tienen papeles fundamentales que desempeñar en la fijación de estándares, inclusive las normas éticas, y en proporcionar una continua educación médica y capacitación a sus miembros en las aptitudes necesarias para velar por la salud reproductiva y sexual y los derechos reproductivos y sexuales, y asegurar la atención de calidad. Algunas ONG internacionales, como el Commonwealth Medical Trust, han realizado actividades con este propósito.

SECTOR PRIVADO. En el pasado decenio un nuevo adelanto ha sido la alianza entre las ONG y las entidades del sector privado en la promoción de la salud reproductiva, dado que cada parte ha llegado a reconocer las ventajas comparativas de la otra. Las compañías privadas proporcionan oportunidades para la comercialización social de condones y otros productos de salud reproductiva por conducto de supermercados, tiendas y farmacias. Algunos empleadores privados reconocen ahora los beneficios de promover la salud sexual y reproductiva entre sus empleados y en las comunidades donde realizan operaciones.

PARLAMENTARIOS. Los representantes electos desempeñan importantes papeles en la fijación de prioridades, la asignación de recursos y la definición de responsabilidades institucionales con respecto a los servicios de salud sexual y reproductiva y los derechos reproductivos. En varios países, los grupos de parlamentarios han trabajado para promover la aplicación del Programa de Acción de la CIPD y el logro de una financiación suficiente con estos fines.

El primero de esos grupos, la Federación de Parlamentarios Japoneses para la Población, ha sido durante tres decenios un líder en el movimiento mundial de parlamentarios. En el Reino Unido, el All Party Parliamentary Group on Population, Development and Reproductive Health ha inspirado a grupos nacionales de parlamentarios en otros países europeos. En los países en desarrollo, hay grupos como la Asociación de Parlamentarios sobre Población y Desarrollo, en la India, y el Comité sobre Población y Desarrollo en ambas cámaras del Parlamento de Nigeria.

Hay también redes regionales y mundiales de parlamentarios que realizan tareas de promoción. El Foro Asiático de Parlamentarios sobre Población y Desarrollo, el Foro de Parlamentarios Africanos y Árabes sobre Población y Desarrollo, y el Grupo Interparlamentario sobre Población y Desarrollo, organizaron en 2004 actos para conmemorar el décimo aniversario de la CIPD.

Los días 18 y 19 de octubre de 2004 se celebrará en Estrasburgo (Francia) la segunda Conferencia Internacional de Parlamentarios sobre la Aplicación del Programa de Acción de la CIPD (IPCI/ICPD). Esa Conferencia está organizada conjuntamente por el Foro Intereuropeo de Parlamentarios sobre Población y Desarrollo y el UNFPA, en colaboración con el Consejo de Europa.

En la primera Conferencia Internacional de Parlamentarios sobre la aplicación del Programa de Acción de la CIPD, celebrada en 2002 en Ottawa (Canadá), 103 funcionarios electos procedentes de 72 países suscribieron una Declaración de Compromiso(1) en que se indicaban las medidas concretas que se adoptarán para salvaguardar los derechos reproductivos de la mujer, mejorar el acceso a servicios de salud reproductiva, inclusive los de planificación de la familia, reducir la mortalidad materna y prevenir la propagación del VIH/SIDA. Además, prometieron tratar de asignar hasta un 10% de los presupuestos de desarrollo de sus países a programas de población y salud reproductiva.

UNIVERSIDADES. Con frecuencia, los gobiernos recurren a las universidades para que recopilen y analicen datos, así como para la investigación sobre cuestiones de salud sexual y reproductiva. Por ejemplo, en la India 18 centros de investigación sobre población adscriptos a universidades se encargan de investigar las tendencias y la dinámica de la población, los conocimientos y las actitudes de los clientes, las condiciones operacionales y otros aspectos del nexo entre población y desarrollo. En Ghana, el Instituto de Investigaciones Sociales, Estadísticas y Económicas de la Universidad proporciona capacitación en cuestiones de salud reproductiva, género y pobreza y en las relaciones entre población y desarrollo.

COOPERACIÓN SUR/SUR. Otro importante aspecto del énfasis de la CIPD en las alianzas es facilitar el intercambio de conocimientos prácticos y experiencias entre países en desarrollo. El grupo Partners in Population and Development, establecido en 1994 con el apoyo del UNFPA, la Rockefeller Foundation y otros donantes, es actualmente una alianza integrada por 20 países en desarrollo (Bangladesh, Benin, China, Colombia, Egipto, Gambia, la India, Indonesia, Jordania, Kenya, Malí, Marruecos, México, Nigeria, Pakistán, Tailandia, Túnez, Uganda, el Yemen y Zimbabwe) que tratan de ampliar y mejorar la colaboración Sur-Sur sobre planificación de la familia y salud reproductiva (2).

 Back to top PreviousNext 
      |      Main Menu      |      Press Kit      |      Charts & Graphs      |      Indicators   |