UNFPAEL ESTADO DE LA POBLACIÓN MUNDIAL 2003
Back to Main Menu
HOME: EL ESTADO DE LA POBLACIÓN MUNDIAL 2003: Notas
State of World Population
Sections
panorama general de la vida de los adolescentes
desigualdad de género y salud reproductiva
el vih/sida y los adolescentes
promoción de comportamientos más saludables
satisfacción de las necesidades en materia de servicios de salud reproductiva
programas integrales para adolescentes
asignar prioridad a los adolescentes
Notas
Fuentes Para los Recuadros
Indicadores
Gráficos y Cuadro

Notas

CAPÍTULO 1
CAPÍTULO 2
CAPÍTULO 3
CAPÍTULO 4
CAPÍTULO 5
CAPÍTULO 6
CAPÍTULO 7

CAPÍTULO 7

1 Las metodologías de investigación tienden cada vez más a incluir mediciones de las características personales de los adolescentes, sus situaciones familiares y las características y normas comunitarias.

2 Naciones Unidas. Grupo temático sobre el VIH/SIDA en China. 2002. HIV/AIDS: China’s Titanic Peril. 2001 Update of the AIDS Situation and Needs Assessment Report. Beijing, China: UNAIDS.

3 Monitoreo de la Red de la Pandemia de SIDA (MAP). 2001. “The Status and Trends of HIV/AIDS/STI Epidemics in Asia and the Pacific”. Documento presentado en la reunión de MAP en Melbourne, Australia. 4 de octubre de 2001.

4 Rosen, J. 2001. Formulating and Implementing National Youth Policy: Lessons from Bolivia and the Dominican Republic. FOCUS on Young Adults Pathfinder International.

5 Greene, M. y otros. 2002. In this Generation: Sexual & Reproductive Health Policies for a Youthful World. Population Action International.

6 Ministerio de Salud. 2002.National Standards and Guidelines for Reproductive Health Care Services. Hanoi: Ministerio de Salud, Gobierno de Viet Nam.

7 UNFPA. 1999. Informe Anual 1999. Nueva York: UNFPA.

8 Kiragu, K. y otros. 1998. Adolescent Reproductive Health Needs in Kenya: A Communication Response Evaluation of The Kenya Initiatives Project. Population Communication Services, Johns Hopkins University.

9 Naciones Unidas. 1989. Convención sobre los Derechos del Niño: Resolución 25(XLIV): cuadragésimo cuarto período de sesiones, Suplemento No.49 (A/RES/44/25, reimpreso en 28 I.L.M. 1448), abierto a la firma el 26 de enero de 1990, párrafo 29.1(b); Naciones Unidas. 1979. Convención sobre la eliminación de todas las formas de discriminación contra la mujer: Aprobada y abierta a la firma, la ratificación y la adhesión por Resolución 34/180 de la Asamblea General de 18 de diciembre de 1979, artículo 10c; Nueva York, Naciones Unidas; Naciones Unidas. 1993. Declaración y Programa de Acción de Viena: Conferencia Mundial de Derechos Humanos (A/CONF.157/24), párrafo 18. Nueva York: Naciones Unidas; Naciones Unidas. 1995. Població y Desarrollo, Vol. 1: Programa de Acción aprobado por la Conferencia Internacional sobre la Población y el Desarrollo: El Cairo, 5 a 13 de septiembre de 1994, Principio 10, párrafos 4.3 c), 4.12, 4.16a) b), 4.17, 4.29, 7.39, 7.48 y 11.16. Nueva York: Departamento de Información Económica y Social y Análisis de Políticas, Nacines Unidas; Naciones Unidas. 1996. Declaración y Plataforma de Acción de Beijing: Cuarta Conferencia Mundial sobre la Mujer: Beijing, China: 4 a 15 de septiembre de 1995 (DPI/1766/Wom), párrafos 83(i), 107(e), 125(e), 126(b), 227, 230(f), 231c, 233(c, d, f, g) y 278 b), c). Nueva York: Departamento de Información Pública, Naciones Unidas; Naciones Unidas. 1999. Medidas clave para seguir ejecutando el Programa de Acción de la Conferencia Internacional sobre la Población y el Dearrollo (A/S- 21/5/Add.1), párrafos 3 and 40. Nueva York: Naciones Unidas; Naciones Unidas; y Naciones Unidas. 2000. Resolución de la Asamblea General: S-23/3: Acciones complementarias e iniciativas para aplicar la Declaración y Plataforma de Acción de Beijing (A/RES/S-23/3), párrafo 99(a). Nueva York.

10 Naciones Unidas 1995 párrafos 7.38, 12.13, 12.14, 12.20; 12.22, Naciones Unidas 1996, párrafos 109 d) f), 206 a) b) i) j), y 231 e); y Naciones Unidas 1999, párrafos 5 y 37.

11 Naciones Unidas 1989, párrafo 3.1; Naciones Unidas 1995, párrafos 6.7 b) y 7.21; Naciones Unidas 1996, párrafos 107 e), 110 a) e), 111 a) y 267, Naciones Unidas 1999, párrafos 21 b), 40, 42, 45, 52 b) y 73 c); y Naciones Unidas 2000, párrafos 72 g) y 79 f).

12 Naciones Unidas 1979, párrafos 7c) y 14.2 a); Naciones Unidas 1995, párrafos 4.3 b), 4.4 a), 7.9, 7.18, 15.8, 15.9 y 15.10; Naciones Unidas 1996, párrafos 106 s), 108 a) j), 233 f) y 295; y Naciones Unidas 2000, párrafos 51, 52 c), 76 y 81.

13 Naciones Unidas 1989, párrafos 12.1 y 13; Naciones Unidas 1995, párrafos 6.15, 7.43, 7.47 y 11.20; Naciones Unidas 1996, párrafos 111 b) y 284 a) b); Naciones Unidas 1999, párrafos 21 b), 73 c), 83 y 90; Naciones Unidas 2000, párrafos 79 f) y 95 b) c).

14 Senderowitz, J. 2000. A Review of Programme Approaches to Adolescent Reproductive Health. Poptech Assignment No. 2000.176. Population Technical Assistance Project.

15 Chibbamulilo, P. 1997. A Report on the Mini-Participatory Learning and Action (PLA) Exercise for the JSI/SEATS Programme in Zambia. Lusaka, Zambia: Family Planning Service Expansion and Technical Support Project, John Snow International.

16 MacLean, A. 1999. Sewing a Better Future: A Report of Discussions with Young Garment Factory Workers about Life, Work and Sexual Health. Washington, D.C.: Care International, Camboya y FOCUS on Young Adults.

17 Cheetham, N., R. Thiombiano y S. Ky. 2003. Community Participation to Improve Youth Sexual and Reproductive Health in Burkina Faso. Resumen inédito del proyecto. Washington, D.C.: Advocates for Youth.

18 Khan, S.A., y M. Ahmed. 2001. “BRAC, Bangladesh: Community Mobilization to Support Adolescent Development”. FOCUS Project Highlights. http://www.pathfind.org/pf/pubs/focus/ Project %20Highlights/BRAC.htm, sitio visitado el 6 de enero de 2003.

19 Micklewright, J. 2002. “Social Exclusion and Children: A European View for a US Debate”. Innocenti Working Papers No. 90. Florencia, Italia: Innocenti Research Centre, UNICEF.

20 Lansdown, G. 2001. “Promoting Children’s Participation in Democratic Decision-Making”. Florencia, Italia: UNICEF Innocenti Research Center. Sitio Web: www.unicef-icdc.org/publications/ pdf/insight6.pdf, sitio visitado el 19 de abril de 2003.

21 Cornwall, A. y A. Welbourn (editores). 2002. Realizing Rights: Transforming Approaches to Sexual and Reproductive Well-being. Londres: Zed Books.

22 Véase: UNICEF 2002. Estado Mundial de la Infancia 2002. Liderazgo (No. de venta S.02.XX.I). Nueva York: UNICEF.

23 Faulkner, K. y J. Knott. 2002. “Institutionalizing Youth Participation in a Large International Organisation: Experiences from the International Planned Parenthood Federation”, Capítulo 2 en Cornwall y Welbourn, 2002.

24 Lansdown 2001.

25 Ibid.

26 Véase: UNESCO. Sin fecha. “Who is Who:Directory of International Youth-led/ Youth –serving Organizations”. París: UNESCO. Sitio Web: www.unesco.org/ youth/ONGRepertoire.htm, sitio visitado el 8 de junio de 2003.

27 Russell, J. y X. 2001. Adolescent and Youth Policy: The Experiences of Colombia, Dominican Republic and Nicaragua., Washington, D.C.: Adolescent Health and Development. PAHO, WHO.

28 Véase el Sitio Web: http://www.elige.org.mx/Quienes_ somos.htm, sitio visitado el 20 de enero de 2003.

29 TakingItGlobal Projects: Network of Young Women Activists against Violence against Women. Véase el Sitio Web: http:// projects.takingitglobal.org/genderviolence, sitio visitado el 20 de enero de 2003.

30 The Youth Coalition, Ottawa, Notario, Canadá. Sitio Web: http://www.youth coalition.org, sitio visitado el 20 de enero de 2003.

31 Por ejemplo, el costo de un programa de educación preventiva del VIH/SIDA en un país con baja prevalencia puede ser alto en comparación con los beneficios inmediatos. No obstante, cuando la población carece de información, aumenta pronunciadamente el riesgo de propagación, con enormes consecuencias potenciales.

32 Costos no son lo mismo que gastos. Costos administrativos, costos privados y costos de oportunidad a menudo se omiten de los análisis. Con frecuencia, las modalidades de financiación (por ejemplo, giros) se imputan en la contabilidad de maneras diversas y muchas veces incorrectas. Véase: Knowles, J. y J. Berman. 2003. (Versión editada, marzo de 2003) Documentos de antecedentes para la reunión celebrada el 15 de octubre de 2002 Expert Meeting on Assessing the Economic Benefit of Investing in Youth in Developing Countries. National Research Council. Washington D.C.

33 Correia M. y W. Cunningham. 2003. “Caribbean Youth Development: Issues and Policy Directions” World Bank: Washington D.C.; y Cunningham W. 2003. Presentación efectuada en la reunión Expert Meeting on Assessing the Economic Benefit of Investing in Youth in Developing Countries, National Research Council, Washington, D.C., 15 de octubre de 2002.

34 La estimación de costos sociales es más fácil que las de costos privados, puesto que varían los insumos componentes de estos últimos, así como sus precios.

35 Los costos financieros abarcan los pagos para mantener a los hijos, los costos sufragados públicamente para la madre y el hijo, y las trasferencias gubernamentales para asistencia a la familias pobres y los hogares de guarda. Los costos económicos incluyen los ingresos impositivos perdidos debido al menor ingreso futuro de la madre y el hijo, los recursos administrativos desviados para proporcionar servicios sociales, los beneficios perdidos de usos alternativos de fondos destinados a la atención de la salud, los costos económicos del aumento en la delincuencia a consecuencia de la menor educación y las menores perspectivas de empleo y la reducción de otras contribuciones a la sociedad por parte del hijo y de la madre adolescente. Véase Correia y Cunningham 2003; y Cunningham 2003. Las variaciones en los servicios sociales prestados y los niveles de ingreso (y la porción destinada al mantenimiento de los hijos) dan cuenta de las diferencias en las estimaciones nacionales.

36 Buvinic M. 1998. “The Costs of Adolescent Childbearing: Evidence from Chile, Barbados, Guatemala and Mexico” Studies in Family Planning, vol. 29(2), págs 201 a 209.

37 Las probabilidades de que esté presente el padre biológico son muy inferiores y es mayor el número de mujeres que viven como inquilinas fuera de su propio hogar o el de sus progenitores. A diferencia de lo que ocurre en los Estados Unidos (véanse las referencias en Buvinic, 1998), no resultan afectadas las posibilidades futuras de contraer matrimonio. La pauta de maternidad ampliada para jóvenes madres solteras no se verifica en esos ámbitos de América Latina.

38 En México, las dos terceras partes de las madres adolescentes eran ellas mismas hijas de mujeres que habían sido madres adolescentes.

39 Las encuestas de población serían el método más fidedigno, aun cuando costoso. La mayor parte de la información procede de medidas en centros prenatales, pero tal vez las jóvenes madres tengan menos probabilidades de utilizarlos.

40 Citado en Knowles y Behrman 2003, pág 41. Esta estimación contiene un apreciable descuento en el tiempo para una adición de 34,6 años de vida ajustados por discapacidad, entre 5 y 8 años después de la infección.

41 Marseille, E., P. B. Hoffman, y G. Kahn. “HIV prevention before HAART in sub-Saharan Africa”. The Lancet. 2002. Volume 359, No. 9320, págs. 1851 a 1856.

42 Esta tesis fue enérgicamente defendida por P. Piot, D. Zewdie, y T. Türmen. “HIV/AIDS prevention and treatment”. The Lancet. Volume 360 Issue 9326 Pág .86, en su respuesta al artículo de Marseille, Hoffman y Khan 2002.

43 Los beneficios abarcan un ahorro en los años de vida ajustados por discapacidad, reducciones en las infecciones secundarias de posibles compañeros sexuales del caso evitado y menores costos anuales por concepto de atención médica.

44 Marek, T. y J.M. Del Rosso 1996. “Class Action: Improving School Performance in the Developing World through Better Health and Nutrition” Washington DC: The World Bank; citado en Knowles y Behrman 2003.

45 OMS. 1996. “Research to Improve Implementation and Effectiveness of School Health Programmes”, (WHO/HPR/HEP/96.3) Ginebra: WHO; citado en: Knowles y Behrman. En los comentarios se indican altas utilidades (del orden de 18 a 20:1) de los proyectos de lucha contra el uso de tabaco, lo cual es coherente con las altas tasas de prevalencia y las tasas correlativas de mortalidad y morbilidad a largo plazo.

46 Este es el tramo superior de las estimaciones de necesidades para alcanzar los Objetivos de Desarrollo del Milenio relativos a la educación, sobre la base de aplicar estándares normativos de inversión en relación con el PNB. El autor señala una gama de estimaciones, a partir de 2.400 millones de dólares, inclusive la estimación del UNICEF, de 9.100 millones de dólares. Véase: Devarajan, S. “External Finance and the Millennium Development Goals”, presentación efectuada el 10 de junio de 2002 en el Seminario Internacional “América Latina y el Caribe: Retos antes de los Objetivos de Desarrollo del Milenio”, organizado por el BID, la CEPAL, el Banco Mundial y el PNUD, Washington, D.C., 10 y 11 de junio de 2002.

47 La gama plausible de estimaciones de beneficios, en función de las suposiciones acerca de las tasas anuales de descuento y las utilidades componentes, oscilaba entre 2,77 y 25,63 veces los costos. Véase Knowles y Behrman 2003, Capítulo 6.

48 El grado de incertidumbre en esta estimación fue considerablemente mayor; el tramo fue de 8,14 hasta 1,764.

 Back to top PreviousNext 
      |      Main Menu      |      Press Kit      |      Charts & Graphs      |      Indicators   |