UNFPAEL ESTADO DE LA POBLACIÓN MUNDIAL 2003
Back to Main Menu
HOME: EL ESTADO DE LA POBLACIÓN MUNDIAL 2003: programas integrales para adolescentes
State of World Population
Sections
panorama general de la vida de los adolescentes
desigualdad de género y salud reproductiva
el vih/sida y los adolescentes
promoción de comportamientos más saludables
satisfacción de las necesidades en materia de servicios de salud reproductiva
programas integrales para adolescentes
asignar prioridad a los adolescentes
Notas
Fuentes Para los Recuadros
Indicadores
Gráficos y Cuadro

programas integrales para adolescentes

Proyecto para niñas adolescentes
Alianza Africana de la Juventud
Iniciativa para la salud reproductiva de los adolescentes
Geração Biz, Mozambique
Red Kidavri para impartir conocimientos prácticos a los adolescentes
Cuestiones de coordinación

Alianza Africana de la Juventud

La Alianza Africana de la Juventud (AYA) es una iniciativa de cuatro países que aplica comprobados enfoques de prevención del VIH/SIDA en una escala amplia. Realiza actividades en Botswana, Ghana, Uganda y la República Unida de Tanzanía y resulta de la colaboración entre ONG estadounidenses, Pathfinder International, el Programa de Tecnología Apropiada en Servicios de Salud (PATH), y el UNFPA. En cada país, esas organizaciones colaboran en la ejecución con otros aliados: organismos gubernamentales, ONG y organizaciones de base comunitaria.

El propósito general de la AYA es mejorar la salud reproductiva de los adolescentes. Concretamente, sus objetivos son:

  • Reducir las tasas de VIH/SIDA y otras infecciones de transmisión sexual y la tasa de embarazo entre los jóvenes.
  • Promover el aplazamiento de la iniciación de la actividad sexual y, entre los jóvenes que ya tienen actividad sexual, el uso de condones y otros anticonceptivos.
  • Eliminar las prácticas tradicionales nocivas y las relaciones sexuales forzadas y bajo coacción(2).

La AYA emplea seis estrategias principales, cada una de ellas adaptada a necesidades específicas de cada país:

  • Obtener el apoyo nacional y comunitario mediante tareas de promoción.
  • Formular proyectos populares y en los medios de difusión de masas, realizar programas que ofrezcan conocimientos para la vida, educación de jóvenes por otros jóvenes y asesoramiento, y campañas de comercialización social encaminadas al cambio en los comportamientos.
  • Mejorar el acceso de los jóvenes a los servicios de salud reproductiva—y la calidad de éstos—institucionalizando los servicios acogedores para los jóvenes en diversos ámbitos.
  • Integrar la salud sexual y reproductiva en los programas existentes que imparten conocimientos para la vida y capacitación a los jóvenes.
  • Fomentar la capacidad institucional de los aliados nacionales en cuanto a la planificación, la ejecución, la administración y el mantenimiento de programas y servicios.
  • Coordinar las actividades programáticas y compartir las lecciones aprendidas y las mejores prácticas(3).

Todas las estrategias apuntan a asegurar la participación de los jóvenes, la equidad de género y la sostenibilidad. Se espera que los aliados en la ejecución continúen la labor después de que concluyan las operaciones de la AYA al cabo de cinco años. Se han establecido mecanismos de gestión y asesoramiento a fin de facilitar la colaboración entre los copartícipes y los distintos sectores dentro de cada país, así como para la AYA en general.

Se han otorgado docenas de subsidios a aliados en los países y en cada uno de estos están en cursos diversas actividades. Se han evaluado varias clínicas públicas y de ONG, muchas de las cuales se están reestructurando, de modo de hacerlas más acogedoras para los jóvenes. En muchas comunidades se han iniciado acciones de movilización, denominadas “Aprendizaje y acción participatorias”. Se ha impartido capacitación en planificación para la vida, incorporada en programas escolares. Los jóvenes participan activamente, ofrecen su asesoramiento sobre estrategias programáticas, crean revistas y otros materiales para los medios de difusión y representan a la AYA en conferencias internacionales.

En Botswana, un Comité de Asesoramiento a la Juventud coordina las acciones y asegura que los jóvenes participen en todos los niveles. En los distritos y las aldeas hay comités—integrados entre un 65% y un 75% por jóvenes—encargados de maximizar la contribución de los jóvenes a la planificación de las actividades comunitarias. Los jóvenes también participan como asesores, encargados de prestar servicios, educadores, promotores, actores y actrices y participan activamente en la recopilación de datos y las actividades de monitoreo y evaluación.

En Ghana, la Junta de Asesoramiento a la Juventud asesora al equipo de la AYA en el país y formula proyectos innovadores para llegar a los jóvenes. En colaboración con el Consejo Nacional de la Juventud, la Junta está considerando la formación de un Parlamento Nacional de la Juventud. Los jóvenes representantes de la AYA proporcionan insumos a las ONG, los organismos internacionales y el Ministerio de Salud sobre programas de capacitación para médicos y otros profesionales de la salud, a fin de que presten servicios de salud reproductiva acogedores para los jóvenes.

En la República Unida de Tanzanía, la AYA y otros copartícipes han preparado el Marco de involucramiento y participación de la juventud para velar por que los objetivos programáticos reflejen las prioridades de los jóvenes. Los jóvenes participan en actividades de monitoreo y evaluación para determinar si los programas satisfacen adecuadamente sus necesidades y dentro de poco participarán en actividades de promoción y gestión ante las autoridades.

En Uganda, los jóvenes han participado plenamente en la planificación estratégica, la orientación a nivel nacional y de distrito y la preparación de planes de estudios. Trabajan como consejeros de otros jóvenes y como miembros de equipos que movilizan a padres, madres y comunidades, ayudan a diseñar mensajes para los medios de difusión de masas y participan en negociaciones con administradores escolares, líderes de consejos locales y administradores de establecimientos de salud.

El mayor reto de la AYA ha sido crear mecanismos de colaboración entre sus numerosos copartícipes. Otro reto es el de ampliar la escala de las actividades, en los aspectos financieros y en la búsqueda de modelos de programas evaluados para basarse en ellos. Los participantes se han comprometido a encontrar soluciones a los problemas estructurales y técnicos y a compartir información sobre las experiencias con otros programas en gran escala que se realizan sobre el mismo tema.

23 EL PROGRAMA LOVELIFE EN SUDÁFRICA

En Sudáfrica, la Iniciativa Nacional de clínicas acogedoras para los adolescentes tiene el propósito de que los servicios de salud sean más accesibles y aceptables, establecer estándares y directrices nacionales y capacitar a los agentes de salud para que proporcionen servicios de buena calidad. Es un componente del programa loveLife, un programa nacional de prevención del VIH en beneficio de los adolescentes sudafricanos, que alienta a los jóvenes a esperar a ser mayores antes de comenzar a tener relaciones sexuales y cuando las tienen, limitarse a una pareja y utilizar sistemáticamente condones. El programa está dirigido a los adolescentes debido a que en Sudáfrica, la mayoría de las infecciones con el VIH ocurren entre menores de 25 años y las jóvenes mayormente ya están infectadas entre los 15 y los 20 años de edad. Dado que el grueso de la población del país es menor de 20 años, la manera más eficaz de frenar la propagación del VIH/SIDA es prevenir que grandes cantidades de jóvenes sean infectados.

El principal grupo destinatario es el de los adolescentes de 12 a 17 años de edad, pero también son parte de la campaña programas especiales para niños de entre 6 y 12 años de edad. La estrategia integral sobre salud sexual aprovecha la cultura popular para promover la responsabilidad sexual y las pautas de vida saludables, alentar la conversación entre padres, madres e hijos y la participación de líderes religiosos, desarrollando al mismo tiempo servicios acogedores para los jóvenes.

La campaña reconoce que tal vez los centros independientes para los jóvenes no tengan buena eficacia en función de los costos ni sean sostenibles; además, no pueden establecerse en la escala necesaria para satisfacer las necesidades de la mayoría de los adolescentes. La campaña ha formulado criterios de certificación de clínicas existentes como acogedoras para los jóvenes. Los primeros resultados de la evaluación sugieren que se necesitan considerables esfuerzos para que las clínicas sean acreditadas y para desarrollar una operación que pueda ser mantenida por los sistemas de salud a nivel de distrito y de provincia, con un mínimo de recursos. Se ha previsto la ampliación del programa.

El proyecto loveLife, organizado por la Henry J. Kaiser Family Foundation, está ejecutado por un consorcio de cuatro organizaciones asociadas: Advocacy Initiatives, la Federación de Planificación de la Familia en Sudáfrica, la Dependencia de Investigaciones sobre Salud Reproductiva y el Trust for Health Systems Planning and Development (HST). Puede obtenerse más información en www.lovelife.org.za.Fuentes

 Back to top PreviousNext 
      |      Main Menu      |      Press Kit      |      Charts & Graphs      |      Indicators   |