UNFPAEL ESTADO DE LA POBLACIÓN MUNDIAL 2003
Back to Main Menu
HOME: EL ESTADO DE LA POBLACIÓN MUNDIAL 2003: satisfacción de las necesidades en materia de servicios de salud reproductiva
State of World Population
Sections
panorama general de la vida de los adolescentes
desigualdad de género y salud reproductiva
el vih/sida y los adolescentes
promoción de comportamientos más saludables
satisfacción de las necesidades en materia de servicios de salud reproductiva
programas integrales para adolescentes
asignar prioridad a los adolescentes
Notas
Fuentes Para los Recuadros
Indicadores
Gráficos y Cuadro

satisfacción de las necesidades en materia de servicios de salud reproductiva

Embarazo precoz
Necesidad insatisfecha de planificación de la familia
Servicios de salud “acogedores para los jóvenes”
Logros programáticos

Servicios de salud “acogedores para los jóvenes”

Desde que se celebró en 1994 la CIPD, se han intensificado los esfuerzos por proporcionar a los jóvenes servicios apropiados de salud sexual y reproductiva. Esas nuevas iniciativas han respondido a pruebas de que los jóvenes suelen sentirse no muy bien recibidos en las clínicas tradicionales de planificación de la familia o salud reproductiva, y a la creciente conciencia de las necesidades y derechos especiales de los jóvenes en materia de salud sexual y reproductiva.

Entre las numerosas barreras que obstan a los servicios para los jóvenes cabe mencionar: limitaciones jurídicas y normativas relativas a la edad y el estado civil; temor a ser vistos, debido a que no se respeta el carácter privado y confidencial de la consulta; temor a ser tratados descortésmente; incomodidad en los horarios y la ubicación de los establecimientos; y altos costos. Además, muchos jóvenes no comprenden cabalmente sus propias necesidades, saben muy poco acerca de los servicios disponibles o están desalentados por la vergüenza o el bochorno(19).

A fin de superar esos obstáculos, se están utilizando diversos modelos programáticos de provisión de “servicios acogedores para los jóvenes”, sobre la base de pruebas que documentan lo que los jóvenes quieren (véase el Recuadro 21). Esos modelos varían de una región a otra.

21 CARACTERÍSTICAS DE LOS SERVICIOS ACOGEDORES PARA LOS JÓVENES

Los encargados de prestar servicios:

  • Personal especialmente capacitado.
  • Respeto por los jóvenes.
  • Preservación del carácter privado y confidencial de la consulta.
  • Reserva de tiempo suficiente para la interacción entre el cliente y el encargado de los servicios.
  • Posibilidad de que los jóvenes reciban orientación de otros jóvenes.

Los establecimientos de salud:

  • Reserva de espacios separados u horarios especiales.
  • Horarios y ubicación cómodos.
  • Espacio adecuado y suficiente privacidad.
  • Ámbito confortable.

El diseño programático:

  • Participación de los jóvenes en el diseño, la difusión y la prestación de los servicios, y continua retroinformación.
  • Recepción de clientes sin cita previa o concertación rápida de citas.
  • Ausencia de hacinamiento y tiempos de espera breves.
  • Honorarios costeables.
  • Publicidad y captación para informar y tranquilizar a los jóvenes.
  • Buena acogida a los adolescentes y jóvenes varones y prestación de servicios.
  • Amplia gama de servicios disponibles.
  • Disponibilidad de remisión a otros establecimientos, de ser necesarios.

Otras posibles características:

  • Materiales educacionales para que los jóvenes se lleven consigo.
  • Intercambios de ideas en grupo.
  • Posibilidad de aplazar el examen pelviano y los análisis de sangre.
  • Maneras alternativas de tener acceso a la información, el asesoramiento y los servicios.
Fuentes

Los países, en su mayoría, ya disponen de una red de establecimientos de salud que puede adaptarse para satisfacer la necesidades de los adolescentes, especialmente necesidades de tratamiento que se satisfacen mejor en clínicas dotadas de equipo adecuado y personal suficiente. Además, después de la CIPD se han ensayado otros enfoques que tienen buenas posibilidades, entre ellos, la captación de jóvenes por otros jóvenes, la comercialización social de condones en lugares no tradicionales (como quioscos, estaciones de autobús, discotecas y estaciones de servicio de automotores), clínicas móviles y programas en escuelas y lugares de trabajo.

En los países en desarrollo, esas actividades se han organizado mayormente sólo en pequeña escala. Los proyectos en escala más grande realizados en países desarrollados han probado que los jóvenes acudirán a recibir servicios que satisfagan sus necesidades, si hay apoyo comunitario que posibilite el establecimiento y la utilización de dichos servicios. Se han elaborado nuevos instrumentos de evaluación para determinar cuáles son los ajustes necesarios a fin de que las clínicas sean más acogedoras para los jóvenes, y se han preparado currículos para capacitar al personal con respecto a las necesidades especiales de los adolescentes, haciendo hincapié en la eficaz comunicación y el asesoramiento acogedor para los jóvenes.

El apoyo comunitario a los servicios acogedores para los jóvenes tiene importancia crítica a los fines de su utilización efectiva. Por consiguiente, es imprescindible realizar actividades de promoción y tratar de involucrar a las comunidades, especialmente en las sociedades más conservadoras.

Una de las necesidades más básicas es lograr una mejor evaluación de los logros programáticos. Hay pocas evaluaciones de calidad de proyectos que presten servicios acogedores para los jóvenes y la mayoría de ellas se realizaron dentro de períodos muy breves. Los buenos programas llevan tiempo, particularmente porque dependen de que haya encargados capacitados y sensibles que deben ajustarse a las necesidades de una nueva generación.

ELIMINACIÓN DE LOS OBSTÁCULOS JURÍDICOS La Ley Nacional de la Juventud de Venezuela, promulgada en 2002, garantiza que los jóvenes tienen derecho a los servicios de salud, información y educación acerca de la salud sexual y reproductiva, la procreación responsable y voluntaria sin riesgo y el acceso al tratamiento de infecciones de transmisión sexual(20). También en 2002, Costa Rica y Panamá enmendaron sus leyes a fin de reforzar el derecho de las madres adolescentes a la atención, la información y la orientación(21).

En la constitución de Sudáfrica posterior al apartheid, aprobada en 1996, se afirman los derechos universales a la opción reproductiva y a la atención de la salud reproductiva. En virtud de la legislación sudafricana, toda persona de 14 ó más años de edad tiene derecho a recibir servicios anticonceptivos(22).

En 2002, la Argentina creó un Programa Nacional de Salud Sexual y Procreación Responsable a fin de promover la salud sexual de los adolescentes, y la prevención de los embarazos no deseados y las infecciones de transmisión sexual, inclusive el VIH/SIDA, asegurando el acceso a la información y los servicios(23). En el año 2000, la India aprobó una política de población que prevé la educación sobre la sexualidad y los servicios para adolescentes(24).

A fin de abordar los obstáculos con que tropiezan los jóvenes que tratan de conciliar la educación y la procreación, Chile en 2000 y Portugal en 2001 aprobaron leyes que garantizan los derechos de los jóvenes padres y madres a la educación y una mayor flexibilidad dentro de las instituciones educacionales para satisfacer las dobles demandas de estudiar y criar a los hijos(25).

 Back to top PreviousNext 
      |      Main Menu      |      Press Kit      |      Charts & Graphs      |      Indicators   |