UNFPAEL ESTADO DE LA POBLACIÓN MUNDIAL 2003
Back to Main Menu
HOME: EL ESTADO DE LA POBLACIÓN MUNDIAL 2003: desigualdad de género y salud reproductiva
State of World Population
Sections
panorama general de la vida de los adolescentes
desigualdad de género y salud reproductiva
el vih/sida y los adolescentes
promoción de comportamientos más saludables
satisfacción de las necesidades en materia de servicios de salud reproductiva
programas integrales para adolescentes
asignar prioridad a los adolescentes
Notas
Fuentes Para los Recuadros
Indicadores
Gráficos y Cuadro

desigualdad de género y salud reproductiva

Matrimonio precoz y en la infancia
Cambio de normas, arduos retos
Apoyo de los progenitores y de la familia
Violencia sexual y trata de personas
Corte genital femenino

Violencia sexual y trata de personas

La violencia sexual es común en las vidas de las adolescentes. Esta grave conculcación de sus derechos también perjudica su salud reproductiva y sexual. Recién en el último decenio ha comenzado a documentarse la magnitud de la violencia sexual cometida contra las niñas. En estudios realizados en la India, Jamaica, Malí, la República Unida de Tanzanía y Zimbabwe se comprobó que entre 20% y 30% de las adolescentes habían sido objeto de violencia sexual(58).

COACCIÓN Para muchas adolescentes, su primera experiencia sexual es forzada. En Sudáfrica, un 30% de las jóvenes manifiestan que su primera actividad sexual se realizó bajo coacción. La violencia sexual entorpece el desarrollo de las niñas, dificultando que permanezcan en la escuela, destruyendo su confianza en los adultos y en otros jóvenes de la misma edad y colocándolas en situación de riesgo de contraer infecciones de transmisión sexual, quedar embarazadas o padecer daños físicos o psicológicos a corto y largo plazo.

Con frecuencia, los varones adolescentes y adultos toleran, o incluso propician, la coacción sexual. También las jóvenes pueden considerar que la violencia sexual o la actividad sexual obtenida por la fuerza, el temor o la intimidación es algo normal, que en algunas comunidades o sociedades refleja normas de género perversas.

En un estudio realizado en Sudáfrica se comprobó que la violencia y la coacción sexuales contra las jóvenes estaban tan generalizadas que se las denominaba “amor cotidiano”(59). En otro estudio sobre 30.000 jóvenes, uno de cada cuatro varones afirmó que había tenido relaciones sexuales sin el consentimiento de la compañera(60). Los jóvenes, tanto varones como niñas, expresaron su convicción de que imponer relaciones sexuales a una persona que uno conoce es simplemente “una relación sexual intensa”, y no violencia sexual, y las mujeres, en su mayoría, declararon que son las propias mujeres las responsables del abuso sexual.

Casi en todas partes, son similares las circunstancias de la violencia sexual: las niñas son con frecuencia objeto de violación u otros tipos de abuso perpetrados por personas que conocen, inclusive miembros de sus familias. A veces, los atacantes son miembros respetados de sus comunidades: maestros, empleadores e incluso dirigentes religiosos. Los educadores reconocen cada vez más la necesidad de contrarrestar activamente la violencia. En Sudáfrica, la Escuela de Salud Pública de la Universidad de El Cabo Occidental formuló criterios para combatir la violencia sexual y por razones de género ya desde la escuela primaria, cuestionando las actitudes de los maestros y alentándolos a que transmitan a sus estudiantes mensajes contra la violencia.

TRATA DE JÓVENES MUJERES Y NIÑAS Hay grandes variaciones en las estimaciones del número de mujeres y niñas que cada año son objeto de trata en la industria del sexo (a menudo mediante coacción o secuestro) y sometidas a esclavitud laboral, pues oscilan entre 700.000 y 4.000.000(61). En el último decenio ha aumentado considerablemente la venta de jóvenes mujeres como esclavas sexuales, lo cual constituye una grave conculcación de sus derechos y una amenaza para su salud(62). La extrema pobreza, la baja condición de las mujeres y niñas, los ineficientes controles fronterizos y la colusión de los agentes encargados de hacer cumplir la ley, son todos factores contribuyentes a ese aumento.

En Asia y Europa oriental, niñas ya de 13 años son objeto de trata como “novias por correo(63)”. En la India, se estima que dos de cada cinco trabajadoras del sexo tienen menos de 18 años de edad(64). En Sri Lanka, la mayoría de los trabajadores del sexo son niños varones(65). Según una estimación regional, cada año entre uno y dos millones de hombres y mujeres son víctimas de trata, la mayoría de ellos en Asia. Más de 225.000 proceden del Asia sudoriental y otros 150.000 del Asia meridional(66).

Muchas mujeres procedentes de los países de la ex Unión Soviética son llevadas a Israel, otras partes del Oriente Medio o Europa occidental; muchas tienen menos de 16 años de edad. En muchos países, lo más probable es que el sistema judicial encarcele o expulse a las jóvenes, en lugar de castigar a los tratantes.

Con frecuencia, se mantiene ocultas a las jóvenes trabajadoras del sexo, paro que no reparen en ellas las autoridades. En Camboya, por ejemplo, una evaluación de la política de “uso de condones 100%” para las trabajadoras del sexo comprobó que cuando la policía acudía para tomar nota de sus identidades, las jóvenes trabajadoras del sexo solían estar escondidas(67).

Los jóvenes trabajadores del sexo, tanto mujeres como varones, corren grandes riesgos de infección con el VIH. Tienen escaso o ningún poder de negociación, no pueden insistir en el uso de condones y suelen ser víctimas de coacción o violencia para que accedan a entablar relaciones sexuales, de modo que aumenta la probabilidad de transmisión del VIH. La prevalencia del VIH entre jóvenes trabajadores del sexo tiende a ser alta: desde un nivel estimado en el 25% en Camboya hasta el 48% en partes de la India y el 70% en Abidján (Côte d’Ivoire)(68).

Algunos países han comenzado a cuestionar la industria de la trata, a menudo en alianza con líderes comunitarios. Por ejemplo, a comienzos del decenio de 1990, el Gobierno de Tailandia asignó alta prioridad a prestar asistencia a los jóvenes que corrían riesgo de ingresar en la industria del sexo. Se incluyeron varias zonas, entre ellas ocho provincias de Tailandia septentrional, donde hay altas tasas de VIH/SIDA y altos porcentajes de niñas que abandonan la escuela(69). Se capacita a los maestros para que detecten a las niñas que corren alto riesgo de ser vendidas y colaboren con sus familias para mantenerlas en la escuela y que ganen dinero localmente.

 Back to top PreviousNext 
      |      Main Menu      |      Press Kit      |      Charts & Graphs      |      Indicators   |