UNFPAState of World Population 2002
Back to Main Menu
HOME: STATE OF WORLD POPULATION 2002: Resumen
Resumen
State of World Population Report (HTML)
Journalists' Press Kit
PDF Version of Report
Ordering Information
Previous Years' Reports

Resumen

(No debe darse a conocer antes del 3 de deciembre de 2002)

Introducción
Múltiples Dimensiones de la Pobreza
Macroeconomía, Pobreza, Población y Desarrollo
Pobreza y Género
Mala Salud y Pobreza
VIH/SIDA y Pobreza
Pobreza y Educación
Objetivos de Población, Pobreza y Desarrollo Mundial: El Camino Hacia Adelante

Pobreza y Educación

Las inversiones en educación producen beneficios de gran alcance. La educación femenina, aparte de empoderar a la mujer y ampliar sus opciones, tiene una relación costo/beneficio particularmente buena, debido a que los beneficios se transmiten a sus hijos. Las mujeres educadas valoran la educación y tienen más probabilidades de enviar a sus hijos a la escuela.

Aun cuando en muchos países en desarrollo ha aumentado sustancialmente el acceso general a la educación básica durante el último decenio, los pobres siguen siendo quienes menos probabilidades tienen de asistir a la escuela.

En muchos países, la mayoría de los niños de los hogares más pobres no están escolarizados. Un reciente estudio sobre 35 países del África occidental y central y del Asia meridional indicó que en 10 países, la mitad o más de los adolescentes de 15 a 19 años de hogares pobres nunca finalizaron el primer grado.

Los niveles de educación entre los pobres difieren netamente de una región a otra. En el Asia meridional y el África occidental y central, hay una gran minoría de niños pobres que jamás se matriculan en la escuela. En cambio, en América Latina casi todos los niños finalizan el primer grado, pero posteriormente son altas las tasas de abandono. En el Brasil, por ejemplo, un 92% de los adolescentes de 15 a 19 años de hogares pobres terminan el primer grado, pero sólo la mitad termina el quinto grado.

En casi todos los países, los niños de 6 a 14 años del 20% más rico de los hogares tienen probabilidades marcadamente mayores de estar matriculados en la escuela que los niños del 40% más pobre de los hogares.

Hay pruebas de que en numerosos países en desarrollo, un gran porcentaje del gasto público en educación sufraga acciones gubernamentales en beneficio de los ricos. Muchos países alcanzarían la meta de la educación primaria universal si sólo aumentaran la matriculación de los pobres.

Si bien en el último decenio ha disminuido la “discrepancia de género” en la educación, la situación de desventaja relativa en que se encuentran las niñas sigue privándolas de educación secundaria en la mayoría de los países del África meridional, el África al sur del Sahara y varias otras regiones en desarrollo. En 2000, un 31% de las mujeres carecían de todo tipo de educación escolar, en comparación con el 18% de los hombres.

Las inversiones en educación tienen importancia crítica para el futuro.

 Back to top PreviousNext