UNFPAState of World Population 2002
Back to Main Menu
HOME: STATE OF WORLD POPULATION 2002: Resumen
Resumen
State of World Population Report (HTML)
Journalists' Press Kit
PDF Version of Report
Ordering Information
Previous Years' Reports

Resumen

(No debe darse a conocer antes del 3 de deciembre de 2002)

Introducción
Múltiples Dimensiones de la Pobreza
Macroeconomía, Pobreza, Población y Desarrollo
Pobreza y Género
Mala Salud y Pobreza
VIH/SIDA y Pobreza
Pobreza y Educación
Objetivos de Población, Pobreza y Desarrollo Mundial: El Camino Hacia Adelante

Pobreza y Género

Es mayor el número de mujeres que el de hombres que viven en la pobreza. En el último decenio la disparidad ha aumentado, particularmente en países en desarrollo. Al reducir la “discrepancia de género” en salud y educación se reduce la pobreza individual y se alienta el crecimiento económico.

Si bien el crecimiento económico y la elevación del ingreso reducen la desigualdad de género, no eliminan todas las barreras que se oponen a la participación social y el desarrollo de la mujer. Es preciso adoptar acciones concretas para asegurar que las instituciones sociales y jurídicas garanticen la igualdad de la mujer en cuanto a los derechos humanos y los derechos jurídicos básicos. Las mujeres necesitan tener acceso a la tierra y otros recursos y poder controlarlos, y también necesitan empleo e ingresos equitativos, además de participación social y política.

Los efectos más obvios y brutales del prejuicio de género se ponen de manifiesto en la violencia sexual. Una de cada tres mujeres será, en algún momento de su vida, víctima de violencia. El grado de poder, el nivel de nutrición, el estado de salud y la asignación del tiempo pueden ser factores más importantes que el ingreso para determinar las diferencias en bienestar entre hombres y mujeres.

Las encuestas muestran que en casi todos los países, las mujeres trabajan más horas que los hombres y que al menos la mitad del tiempo total de trabajo de la mujer se dedica a tareas no remuneradas. Gran parte de este trabajo no se computa en los sistemas de cuentas nacionales. Esta invisibilidad se trasunta en incapacidad: lo que los países no computan, tampoco lo apoyan.

Los programas que reducen la desigualdad de género pueden mejorar apreciablemente el bienestar de los individuos y los hogares y el crecimiento económico de los países. Si los países de África al sur del Sahara, el Asia meridional y el Asia occidental hubieran tenido la misma proporción femenina/masculina en años de escolarización que el Asia oriental en 1960, y si aquellos países hubieran eliminado la discrepancia de género en la educación con la tasa lograda en el Asia oriental entre 1960 y 1992, su ingreso per cápita podría haber aumentado de 0,5 a 0,9 puntos porcentuales más por año en África al sur del Sahara, 1,7% más en el Asia meridional y 2,2% más en el Asia occidental.

Al mejorar la educación de la mujer se contribuye a reducir las tasas de fecundidad y de malnutrición infantil y a mejorar la supervivencia de las madres y los niños. Un estudio comprobó que un año adicional de educación femenina reduce la fecundidad total en 0,23 alumbramientos; según otro, la reducción es de 0,32 alumbramientos.

En los países donde las niñas tienen una probabilidad de asistir a la escuela igual a la mitad de la de los niños, hay en promedio 21 defunciones más de recién nacidos por cada 1.000 nacidos vivos que en los países donde no hay tal discrepancia de género. Otro factor clave para frenar la epidemia de SIDA es empoderar a la mujer.

Actualmente, las mujeres constituyen casi la mitad del total de adultos infectados; en los países más afectados de África al sur del Sahara, constituyen el 58% de los adultos infectados.

Un estudio sobre Zambia reveló que sólo un 11% de las mujeres entrevistadas pensaban que una mujer casada podía pedir a su esposo que usara un condón, aun cuando supiera que él había visitado a trabajadoras del sexo y que probablemente estuviera infectado.

La comunidad mundial ha elaborado un valioso conjunto de disposiciones para abordar la desigualdad. Sus recomendaciones figuran en la Convención sobre la eliminación de todas las formas de discriminación contra la mujer, el Programa de Acción de la Conferencia Internacional sobre la Población y el Desarrollo (1994) y la Plataforma de Acción de la Cuarta Conferencia Mundial sobre la Mujer (1995).

 Back to top PreviousNext