UNFPAState of World Population 2002
Back to Main Menu
HOME: STATE OF WORLD POPULATION 2002: Resumen
Resumen
State of World Population Report (HTML)
Journalists' Press Kit
PDF Version of Report
Ordering Information
Previous Years' Reports

Resumen

(No debe darse a conocer antes del 3 de deciembre de 2002)

Introducción
Múltiples Dimensiones de la Pobreza
Macroeconomía, Pobreza, Población y Desarrollo
Pobreza y Género
Mala Salud y Pobreza
VIH/SIDA y Pobreza
Pobreza y Educación
Objetivos de Población, Pobreza y Desarrollo Mundial: El Camino Hacia Adelante

Introducción

Para reducir la pobreza en los países en desarrollo es preciso actuar con urgencia y combatir la deficiente salud reproductiva, ayudar a las mujeres a evitar embarazos no deseados y eliminar el analfabetismo y la discriminación por motivos de género, advierte el informe El Estado de la Población Mundial 2000 preparado por el UNFPA, Fondo de Población de las Naciones Unidas.

En el informe se afirma que abordar las cuestiones de población tiene importancia crítica para alcanzar los Objetivos de Desarrollo del Milenio de reducir a la mitad antes de 2015 la pobreza y el hambre en todo el mundo, reducir el número de defunciones de madres y niños, contrarrestar el VIH/SIDA, impulsar la igualdad de género y promover el desarrollo ambientalmente sostenible.

El informe señala el “efecto de población” sobre el crecimiento económico y presenta datos recientes, según los cuales a partir de 1970 los países en desarrollo con menores tasas de fecundidad y de crecimiento demográfico han registrado mayor productividad, más ahorro y más inversión productiva. Su crecimiento económico ha sido más acelerado.

Para un mayor crecimiento económico, tienen importancia vital las inversiones en salud y educación, así como la igualdad de género. Puede atribuirse a los programas de planificación de la familia y población casi un tercio de la disminución de la fecundidad en todo el mundo entre 1972 y 1994. Esas inversiones sociales atacan la pobreza directamente y empoderan a la gente, especialmente las mujeres; posibilitan las opciones.

Cuando disponen de verdaderas opciones, los pobres en países en desarrollo tienen familias más pequeñas que sus padres y madres. Esta disminución de la fecundidad en “microescala” se traduce al cabo de una generación en un potencial crecimiento económico en “macroescala”, en forma de un grupo numeroso de personas en edad activa que apoyan a una cantidad relativamente menor de dependientes más viejos y más jóvenes.

Esta “oportunidad demográfica” sólo se abre por única vez y se cerrará a medida que las poblaciones vayan envejeciendo y que vaya aumentando el número de dependientes de más edad. Cuando las demás políticas son propicias, esa oportunidad puede dar lugar a progresos espectaculares. Varios países del Asia oriental, así como México y el Brasil, han aprovechado la oportunidad. La disminución de la fecundidad en el Brasil fue equivalente a un crecimiento económico del 0,7% del PIB per cápita por año.

No obstante, la distancia que separa a los ricos de los pobres sigue aumentando y los países más pobres continúan a la zaga. La pobreza, la mala salud y la fecundidad tienen las tasas más altas en los países menos adelantados, cuya población se ha triplicado en comparación con la de 1955 y, según se prevé, casi se triplicará nuevamente en los próximos 50 años.

Es necesario efectuar mayores inversiones sociales para promover una mejor salud, posibilitar que los padres y madres tengan el número de hijos que desean, alentar nuevas disminuciones en la fecundidad y proporcionar mejor educación y mayores opciones en la vida.

Ese proceso acelerará la acumulación del “capital humano” necesario para un desarrollo acelerado y sostenible. Se necesita mucha más atención de parte de los encargados de formular políticas y mucho más apoyo internacional a la población y la salud reproductiva para que los países puedan reducir la pobreza a la mitad hacia 2015 y lograr progresos reales hacia los Objetivos de Desarrollo del Milenio.

 Back to top PreviousNext