UNFPAEl Estado de la Poblacion Mundial 2002
Back to Main Menu
HOME: EL ESTADO DE LA POBLACIÓN MUNDIAL 2002: Población, Pobreza y Objetivos Mundiales de Desarrollo: El Camino Hacia Adelante
State of World Population
Sections
Panorama General
Caracterización de la Pobreza
Macroeconomía, Pobreza, Población y Desarrollo
Las Mujeres y la Deigualdad de Género
Salud y Pobreza
El VIH/Sida y la Pobreza
Pobreza y Educación
Población, Pobreza y Objetivos Mundiales de Desarrollo: El Camino Hacia Adelante
Notas
Fuentes Para los Recuadros
Indicadores
Gráficos y Cuadro

Población, Pobreza y Objetivos Mundiales de Desarrollo: El Camino Hacia Adelante

Marco
Recomendaciones Para la Acción
Recursos Destinados a la Población y la Salud Reproductiva
Inversiones en Servicios de Salud y Lucha Contra la Pobreza

Inversiones en Servicios de Salud y Lucha Contra la Pobreza

La prestación de servicios de salud reproductiva, incluidos los de planificación de la familia, ofrece beneficios claros y directos para empoderar a la mujer, mejorar su vida y reducir la pobreza:

  • Los mejores servicios prenatales y de atención del parto ayudan a las madres a tener embarazos sin riesgo y a los niños a sobrevivir los peligrosos primeros años de vida;
  • La reducción de las enfermedades de transmisión sexual mejora las tasas de supervivencia de adultos y ahorra sufrimientos a hombres y mujeres;
  • La menor cantidad de embarazos no deseados mejora la salud de la mujer;
  • Los alumbramientos más espaciados y el menor número total de embarazos mejoran la supervivencia infantil; para las mujeres redundan en más tiempo disponible para cada hijo y mayores oportunidades de empleo y otras opciones.

Al tener menor cantidad de niños dependientes, en comparación con la población en edad activa, se ayuda a las familias a escapar de la pobreza y se abre una oportunidad demográfica para que los países logren un crecimiento económico más acelerado.

La continuación del progreso depende de que continúen las inversiones, tanto nacionales como internacionales. (32).

Las investigaciones sociales y económicas efectuadas durante varios decenios muestran que los programas de salud reproductiva, incluidos los de planificación de la familia, figuran entre los programas de salud y desarrollo social dotados de mayor eficacia en función de sus costos. En su importante publicación de 1993 World Development Report: Investing in Health, (33) el Banco Mundial incluyó entre el conjunto de acciones de salud de máxima prioridad la planificación de la familia y otros programas de salud reproductiva. .

No hay metodologías acordadas para estimar las proporciones de costos y beneficios - los unos y los otros son difíciles de calcular con certeza - pero los beneficios son patentes. En este informe se ha reseñado la profundidad y la diversidad de los adelantos que cabe esperar. Si se consideran solamente los beneficios en el sector de salud, solamente las economías por enfermedades que se han evitado son apreciablemente superiores al costo de los servicios. (34).

Las metodologías rigurosas para la estimación de efectos más distantes también pueden demostrar que las inversiones en salud reproductiva producen importantes utilidades. Los beneficios medioambientales de evitar los alumbramientos no deseados - debidos a un menor consumo de recursos y menores emisiones de gases de efecto invernadero, por ejemplo - son muy superiores a los costos (35).

29 PRODUCTOS ESENCIALES DE SALUD REPRODUCTIVA

El UNFPA está coordinando una iniciativa para velar por el suministro fiable de productos esenciales de salud reproductiva. Este programa se ha diseñado para proporcionar a los países en desarrollo productos de alta calidad al precio negociado más bajo posible.

La demanda de anticonceptivos modernos aumentará en los próximos 15 años en más del 40%, como resultado de las necesidades insatisfechas, el aumento del número de usuarios y el crecimiento de las poblaciones en edad de procrear.

Sólo un 53% de los alumbramientos cuentan con la asistencia de personal capacitado y hay muy bajo acceso a la atención obstétrica de emergencia, particularmente entre las mujeres pobres y las campesinas. Para salvar las vidas de esas mujeres es necesario aumentar sustancialmente la provisión de equipo y medicamentos esenciales para el parto sin riesgo.

El UNFPA estima que las necesidades de anticonceptivos para la planificación de la familia y la prevención de las enfermedades de transmisión sexual y el VIH/SIDA requieren un apoyo total de donantes que en 2015 ascendería a 739 millones de dólares, es decir, un aumento de 405 millones con respecto al año 2000. Esas necesidades son sólo una fracción del total de necesidades de los programas (los costos de los productos son sólo un quinto de los costos totales de los servicios).

COMPARACIÓN DE ENFOQUES Entre las acciones concernientes a la salud reproductiva, puede compararse la eficacia en función de los costos de diferentes enfoques para resolver el mismo problema.

Por ejemplo, en la prevención del VIH/SIDA, el enfoque que aplica el UNFPA en su labor contra la pandemia tiene una eficacia en función de los costos 28 veces superior a la terapia de alta eficacia contra los retrovirus (HAART) (36). Naturalmente, en un enfoque integral del VIH/SIDA se reconocen los efectos sinérgicos entre la prevención y el tratamiento; por ejemplo, en la terapia de alta eficacia contra los retrovirus se reduce la cantidad de virus, con lo cual disminuyen las posibilidades de transmisión. También será necesario un equilibrio entre las acciones que abordan los efectos sobre la salud y las que afectan los contextos sociales e institucionales que colocan a las personas en situación de riesgo (37). Los países necesitan estrategias e instituciones nacionales dotadas de particulares ventajas comparativas y aspectos estratégicos fuertes.


INTERACCIÓN DE BENEFICIOS Y COSTOS Desde hace mucho tiempo se ha reconocido, especialmente en el Programa de Acción de la CIPD, que la prestación de servicios integrados tiene buena eficacia en función de los costos y mayores probabilidades de asegurar un enfoque de la salud centrado en el cliente. La Comisión sobre Macroeconomía y Salud reconoció este consenso profesional al promover el sistema de servicios "cercanos al cliente". (38).

Es difícil determinar los costos mundiales de la violencia y los malos tratos por razones de género; incluyen los costos directos, por ejemplo, de tratar los efectos de la violencia sobre la salud; las enfermedades; el ausentismo en el trabajo; la aplicación de las leyes y la protección; los albergues; la disolución del vínculo conyugal; la asignación de prestaciones para alimentos a los niños y todas las demás consecuencias de adaptarse a los malos tratos o escapar de ellos. También se incluyen los costos indirectos de impedir que las mujeres trabajen o contribuyan de otras maneras, de la falta de asistencia a la escuela, inclusive de impedir que las niñas asistan para evitar su contacto con los niños varones. En las comunidades pobres, los costos se estiman en gran medida en función de esas oportunidades de desarrollo perdidas.

En otros aspectos, los costos directos son igualmente importantes y a veces sustanciales. El Banco Mundial estima que en los países industrializados, los ataques y la violencia sexuales privan de uno de cada cinco años de vida saludable a las mujeres de entre 15 y 44 años de edad.

30 DIÁLOGO DE POLÍTICAS SOBRE LA REDUCCIÓN DE LA POBREZA EN NICARAGUA

En 2001, el ingreso per cápita en Nicaragua fue de 486 dólares, el segundo entre los más bajos de América Latina. Su deuda externa equivale al doble de su PNB anual. La pobreza generalizada, exacerbada por el rápido crecimiento de la población, la falta de equidad de género y las amplias disparidades en el ingreso y la educación, obstaculizan la consolidación de la democracia y el desarrollo económico sostenido.

En los grupos de más altos ingresos, las mujeres educadas tienen en promedio dos hijos; las mujeres pobres y analfabetas tienen entre seis y ocho. La fecundidad en la adolescencia es la más alta de la región: casi la mitad de todas las niñas nicaragüenses ya están embarazadas antes de cumplir 19 años. La fecundidad es particularmente alta entre las niñas que son pobres y no asisten a la escuela.

Dado que reconoce que el rápido crecimiento de la población menoscaba su capacidad para proporcionar educación de calidad y servicios sociales básicos, el Gobierno ha exhortado a prestar rápida y urgente atención a las cuestiones de población, involucrando a la sociedad civil y los donantes.

La Estrategia de Crecimiento Económico Fortalecido y Reducción de la Pobreza en Nicaragua aborda los Objetivos de Desarrollo del Milenio relativos a la reducción de la pobreza, la educación primaria, el abastecimiento de agua y saneamiento, el analfabetismo, la malnutrición, la mortalidad derivada de la maternidad y la mortalidad en la niñez.

Como resultado de la promoción efectuada por el NFPA, la estrategia exhorta a proporcionar servicios de salud reproductiva e información al respecto en beneficio de los adolescentes, dentro y fuera de la escuela, y señala a la atención la violencia contra la mujer; pero no menciona el VIH/SIDA.

La oficina del NFPA en Nicaragua ofreció asistencia técnica en la elaboración de instrumentos para aplicar la estrategia, inclusive el Programa Nacional de Salud Sexual y Reproductiva, 2002, del Ministerio de Salud, y el Plan de Acción sobre Población.

La estrategia analiza algunos vínculos entre población y desarrollo, pero no aborda todavía otras cuestiones fundamentales, como las corrientes migratorias, la distribución de la población, el rápido crecimiento urbano y el uso sostenible del espacio, ni sus vínculos con el medio ambiente y la pobreza.

No obstante, la nueva visión gubernamental del desarrollo propone la generación de riqueza con los pobres y para los pobres; al hacerlo, se parte de la convicción de que los factores de población son pertinentes a las acciones de desarrollo sostenible.

Las inversiones en educación producen utilidades sustanciales. La educación femenina, además de empoderar a la mujer y ampliar sus opciones en la vida, tiene una eficacia en función de los costos particularmente buena debido a que los beneficios se transmiten a sus hijos. (39). HSin embargo, los efectos de las inversiones pueden disiparse si la falta de opciones acerca del número y el espaciamiento de sus hijos y el momento de tenerlos, además de los rígidos papeles de género, reducen la participación social y económica de la mujer.

La salud reproductiva agrega otra dimensión a las mejoras en el "capital humano". Las reducciones en la mortalidad derivada de la maternidad y en la mortalidad de menores de un año y de niños en general son fines de desarrollo por derecho propio y tienen efectos agregativos hacia el futuro en la producción económica, la fecundidad, el apoyo oficioso a los ancianos y otras ventajas.

La interacción entre un más alto nivel de educación, una menor fecundidad, una participación económica y social de la mujer y unas mayores inversiones en la salud y la educación de los niños justifica ampliamente las inversiones tanto en educación como en salud reproductiva, aplicando enfoques integrales de desarrollo.

Los objetivos internacionales en cuanto a la reducción de la pobreza y la mejora de la calidad de la vida ofrecen un ennoblecedor panorama futuro. Para alcanzar esos objetivos y protegerlos, será necesario centrarse en los objetivos mismos y, al mismo tiempo, tener sensibilidad frente al contexto. El acceso universal a los servicios de salud reproductiva, la educación universal y el empoderamiento de la mujer son metas por derecho propio, pero también son condiciones para eliminar la pobreza.

 Back to top PreviousNext 
      |      Main Menu      |      Press Kit      |      Charts & Graphs      |      Indicators   |