UNFPAEl Estado de la Poblacion Mundial 2002
Back to Main Menu
HOME: EL ESTADO DE LA POBLACIÓN MUNDIAL 2002: Población, Pobreza y Objetivos Mundiales de Desarrollo: El Camino Hacia Adelante
State of World Population
Sections
Panorama General
Caracterización de la Pobreza
Macroeconomía, Pobreza, Población y Desarrollo
Las Mujeres y la Deigualdad de Género
Salud y Pobreza
El VIH/Sida y la Pobreza
Pobreza y Educación
Población, Pobreza y Objetivos Mundiales de Desarrollo: El Camino Hacia Adelante
Notas
Fuentes Para los Recuadros
Indicadores
Gráficos y Cuadro

Población, Pobreza y Objetivos Mundiales de Desarrollo: El Camino Hacia Adelante

Marco
Recomendaciones Para la Acción
Recursos Destinados a la Población y la Salud Reproductiva
Inversiones en Servicios de Salud y Lucha Contra la Pobreza

Recursos Destinados a la Población y la Salud Reproductiva

Desde 1969, el UNFPA ha sido la mayor fuente multilateral de asistencia en materia de población, pues ha aportado aproximadamente 6.000 millones de dólares a programas de población.


METAS DE LA CIPD EN MATERIA DE RECURSOS En 1994, en la Conferencia Internacional sobre la Población y el Desarrollo, los países se comprometieron a alcanzar hacia 2015 el objetivo del acceso universal a la salud reproductiva (25). En el examen al cabo de cinco años después de la CIPD y en posteriores conferencias internacionales y regionales se reafirmó este objetivo (26).

Dicho objetivo sigue siendo prioritario para la comunidad internacional. Figura en las normas de monitoreo de los organismos de asistencia bilateral (incluidos los organismos de desarrollo de los Estados Unidos y el Reino Unido), el Banco Mundial y las acciones en evolución de los países en desarrollo.

Como parte del consenso de la CIPD, la comunidad internacional aceptó las estimaciones realizadas por expertos acerca del costo de un conjunto de servicios para alcanzar el objetivo del acceso universal a la salud reproductiva. El conjunto de servicios abarcaba: planificación de la familia; parto sin riesgo; prevención de las enfermedades de transmisión sexual; otros servicios de salud reproductiva; y recopilación y análisis de datos de población. Esos cálculos fueron confirmados por la Asamblea General de las Naciones Unidas en 1999, en el examen al cabo de cinco años de la aplicación del Programa de Acción de la CIPD.

Ese compromiso se orientó a velar por que cada embarazo sea un embarazo deseado y cada niño, un niño deseado, nacido con atención de personal capacitado de modo que tanto la madre como el niño gocen de buena salud y estén libres de enfermedades de transmisión sexual.

Las necesidades estimadas ascendieron a 17.000 millones de dólares anuales para el año 2000. Según las proyecciones, aumentarían hasta 18.500 millones de dólares en 2005, 20.500 millones de dólares en 2010 y 21.700 millones de dólares en 2015. Se exhortó a la comunidad internacional a aportar un tercio de esos importes.

Los servicios que abarca ese conjunto pueden prestarse por conducto de los sistemas de atención primaria de la salud. Se necesitarán recursos adicionales para el desarrollo de la infraestructura básica de salud, la atención terciaria, la atención obstétrica de emergencia, las acciones especializadas para la prevención del VIH/SIDA (27), y el tratamiento y la atención de quienes viven con el VIH/SIDA.


RECURSOS ADICIONALES NECESARIOS Se necesitan recursos adicionales para alcanzar otros objetivos de desarrollo relativos a la población indicados en el Programa de Acción, entre ellos:

  • educación básica universal;
  • empoderamiento de la mujer;
  • preservación del medio ambiente;
  • generación de empleo;
  • erradicación de la pobreza.

Cuando se calculen más detalladamente los costos que entrañan los Objetivos de Desarrollo del Milenio, se detallarán más algunos de esos requerimientos adicionales.

Los pronósticos realizados en 1994 no previeron algunas necesidades de salud reproductiva que requieren recursos adicionales, entre ellas las acciones más amplias y más urgentes de prevención del contagio con el VIH/SIDA; y la ampliación de la información, la atención y los servicios para personas en situaciones de emergencia.


PROGRESO EN LA MOVILIZACIÓN DE LOS RECURSOS Los países donantes están aportando menos de un cuarto de los gastos actuales necesarios para alcanzar el objetivo del acceso universal a la salud reproductiva hacia 2015. Dichos donantes asumieron el compromiso de aportar un tercio de un total mucho mayor.

En la CIPD, los países convinieron en que un tercio del importe anual necesario en 2000 (de 17.000 millones de dólares) con destino a programas básicos de salud reproductiva y población, es decir, 5.700 millones de dólares, iba a ser aportado por la comunidad internacional; dos tercios, es decir, 11.400 millones de dólares, iban a ser aportados por los países en desarrollo y otros países necesitados de asistencia.

En el año 2000, el gasto total fue de 10.900 millones de dólares. La asistencia ascendió a 2.600 millones de dólares, es decir, menos de un cuarto (24%) del total de gastos y menos de la mitad (46%) del compromiso asumido. Los países en desarrollo aportaron 8.300 millones de dólares (76% del total de gastos y un 73% del compromiso asumido). Gran parte de estos gastos corresponden a unos pocos países de gran magnitud. África es la región con mayor proporción (70%) de recursos procedentes de fuentes internacionales.


NECESIDAD DE UN ENFOQUE MÁS AMPLIO TLa Cumbre del Milenio adoptó un enfoque de la salud basado en la enfermedad. Cuestiones como el embarazo no deseado y la planificación de la familia, que no son enfermedades, no figuran prominentemente en las decisiones de la Cumbre ni tampoco en los Objetivos de Desarrollo del Milenio.

La Comisión sobre Macroeconomía y Salud (28) 28 no calculó plenamente los costos de la planificación de la familia, elemento fundamental de la salud reproductiva, al estimar las necesidades de acciones esenciales de salud; sólo incluyó el costo de los artículos de planificación de la familia durante un año después del nacimiento de un niño, aun cuando los estándares de la OMS sugieren que el espaciamiento de los alumbramientos entre 24 y 30 meses reporta considerables beneficios de salud, tanto para los niños como para las madres.

En consecuencia, se necesitan recursos para asegurar un suministro suficiente de anticonceptivos temporales, como los condones. Las estimaciones para las regiones menos adelantadas efectuadas por la División de Población de las Naciones Unidas (29) 29 indican que más de 100 millones de parejas - más del 20% de todos los usuarios - utilizan métodos temporales. Los usuarios de dispositivos intrauterinos (DIU), un 27% adicional, también necesitan reponer los suministros, pero a intervalos mayores.

TLas excelentes bases proporcionadas por la Comisión pueden ampliarse más a medida que continúe el proceso de seguimiento, reconociendo las necesidades adicionales y la importancia del acceso universal a los servicios de salud reproductiva, incluidos los de planificación de la familia, para alcanzar los Objetivos de Desarrollo del Milenio (30).


NUEVAS INVERSIONES EN PLANIFICACIÓN DE LA FAMILIA En lo concerniente a la planificación de la familia, las inversiones programáticas necesarias - todas ellas como parte del fortalecimiento de la infraestructura de salud - incluyen las siguientes:

  • productos y sistemas logísticos;
  • gestión y control de la calidad;
  • consejería y seguimiento (inclusive ajustes en el método elegido, de ser necesario); ;
  • investigación sociocultural para abordar las barreras que se oponen a una utilización eficaz o correcta y facilitar la introducción de nuevos métodos o de nuevas opciones en cuanto a la prestación de los servicios;
  • introducción de sistemas de participación en la financiación de los gastos y equidad;
  • concertación de alianzas apropiadas entre los sectores público y privado;
  • investigación operacional y desarrollo de anticonceptivos.

Se necesitan investigaciones sobre métodos eficaces, de fácil uso y culturalmente aceptables para la planificación de la familia, en especial los que la propia mujer pueda controlar. La prevención de las enfermedades de transmisión sexual, incluido el VIH/SIDA, requiere inversiones adicionales en anticonceptivos que también tengan efectos microbicidas.

Esto debería formar parte de la respuesta a la exhortación de la Comisión para que "aumente sustancialmente la financiación de la investigación y desarrollo mundial acerca de la pesada carga de enfermedad que pesa sobre los pobres..." (31) El desarrollo de anticonceptivos, el suministro, la logística y la gestión también deberían incluirse en las estimaciones del capital y las inversiones recurrentes necesarias.

 Back to top PreviousNext 
      |      Main Menu      |      Press Kit      |      Charts & Graphs      |      Indicators   |