UNFPAEl Estado de la Poblacion Mundial 2002
Back to Main Menu
HOME: EL ESTADO DE LA POBLACIÓN MUNDIAL 2002: El VIH/SIDA y la Pobreza
State of World Population
Sections
Panorama General
Caracterización de la Pobreza
Macroeconomía, Pobreza, Población y Desarrollo
Las Mujeres y la Deigualdad de Género
Salud y Pobreza
El VIH/Sida y la Pobreza
Pobreza y Educación
Población, Pobreza y Objetivos Mundiales de Desarrollo: El Camino Hacia Adelante
Notas
Fuentes Para los Recuadros
Indicadores
Gráficos y Cuadro

El VIH/SIDA y la Pobreza

Panorama General
Efectos Devastadores
Prioridades Para la Acción

Prioridades Para la Acción

Los pobres tienen escaso acceso a servicios de prevención, como la provisión de condones o cualquier forma de tratamiento. Sólo una de cada cinco personas que corren riesgo de contagio con el VIH tiene acceso a información preventiva y servicios (19).

Menos del 5% de las personas que necesitan medicamentos contra el retrovirus los reciben (20). La lucha contra la epidemia ha quedado obstaculizada por la lentitud de los líderes en todos los niveles en reconocer y admitir la naturaleza de la creciente crisis. La cultura universal de silencio que rodea el comportamiento sexual ha mantenido apartada la mirada y acalladas las voces.

En junio de 2001, el período extraordinario de sesiones de la Asamblea General de las Naciones Unidas sobre el SIDA centró la atención mundial en la crisis. Kofi Annan, Secretario General de las Naciones Unidas, aprovechó la Cumbre Africana sobre el VIH/SIDA y otras enfermedades infecciosas, convocada en Abuja (Nigeria) en abril de 2001, para exhortar a la acción y proponer el Fondo Mundial para la Lucha contra el SIDA, la Tuberculosis y el Paludismo. El propósito de este fondo es aumentar el apoyo a los programas contra el SIDA, el paludismo y la tuberculosis en los países en desarrollo, desde menos de 2.000 millones de dólares anuales hasta entre 7.000 y 10.000 millones de dólares.

El Fondo Mundial anunció en abril de 2002 su primera serie de subsidios para tratamiento y prevención y otorgó en total 378 millones de dólares para un lapso de dos años a 40 programas en 31 países. Este importante adelanto también destaca la continua omisión de la comunidad internacional en lo tocante a responder a las necesidades del mundo en desarrollo. Los recursos aportados durante el primer año fueron lamentablemente inferiores a la meta.

Las estrategias eficaces para frenar la epidemia abarcan una combinación de tratamiento, educación y prevención. Estas estrategias no deben limitarse a la medicina y la atención de la salud sino que deben alcanzar a la comunidad, exhortando a consultar directamente a las personas a quienes se trata de prestar asistencia (21). Es primordialmente necesario contar con líderes fuertes y comprometidos que, además de formular exhortaciones, ejerzan liderazgo con su ejemplo.

Los ejemplos de acciones locales imaginativas y valerosas, por ejemplo las realizadas en el Senegal, Tailandia y Uganda, a fin de mitigar la pandemia son buenas noticias para todo el mundo. Un fuerte liderazgo puede apoyar y fortalecer esas acciones comunitarias.

 Back to top PreviousNext 
      |      Main Menu      |      Press Kit      |      Charts & Graphs      |      Indicators   |