UNFPAEl Estado de la Poblacion Mundial 2002
Back to Main Menu
HOME: EL ESTADO DE LA POBLACIÓN MUNDIAL 2002: Las Mujeres y la Desigualdad de Género
State of World Population
Panorama General
Caracterización de la Pobreza
Macroeconomía, pobreza, población y desarrollo
Las Mujeres y la Desigualdad de Género
Salud y Pobreza
El VIH/SIDA y la Pobreza
Pobreza y Educación
Población, Pobreza y Objetivos Mundiales de Desarrollo: El Camino Hacia Adelante
Notas
Fuentes Para los Recuadros
Indicadores
Gráfico y cuadro

Las Mujeres y la Desigualdad de Género

Panorama General
Medición de la Desigualdad de Género
Falta de Equidad Económica
VIH, Pobreza y Desigualdad de Género

Panorama General

"El empoderamiento y la autonomía de la mujer y el mejoramiento de su condición política, social, económica y sanitaria constituyen en sí un fin de la mayor importancia. Además, son indispensables para lograr el desarrollo sostenible. Es preciso que mujeres y hombres participen e intervengan por igual en la vida productiva y reproductiva, incluida la división de responsabilidades en cuanto a la crianza de los hijos y al mantenimiento del hogar"

- Conferencia Internacional sobre la Población y el Desarrollo, 1994

"La igualdad entre hombres y mujeres es cuestión de derechos humanos y una condición para la justicia social y también es un requisito necesario y fundamental para lograr la igualdad, el desarrollo y la paz".

- Cuarta Conferencia Mundial sobre la Mujer, 1995


Han transcurrido siete años desde que la Cuarta Conferencia Mundial sobre la Mujer señaló "la feminización de la pobreza" y los países del mundo se comprometieron a adoptar medidas en pro de la igualdad de género y el desarrollo social, como medio de contrarrestar esa tendencia. Hay un amplio consenso oficial acerca de que tanto las mujeres como los hombres tienen un interés activo en el desarrollo económico y social y deberían participar en la planificación y la aplicación de estrategias para la erradicación de la pobreza.

A partir de la celebración de la Cumbre del Milenio en 2000, la comunidad internacional y el sistema de las Naciones Unidas han intensificado la preocupación por la eliminación de la pobreza, pero son menos sistemáticas las medidas para eliminar la pobreza de las mujeres.

El número de mujeres que viven en la pobreza es mayor que el de hombres, y esta disparidad ha aumentado en el pasado decenio, particularmente en los países en desarrollo. Se están ampliando las disparidades de género en materia de salud (véase el Capítulo 5) y de educación (véase el Capítulo 7) entre los pobres y tales disparidades son mayores en los países pobres que en los demás países, aun cuando esta brecha se ha reducido en los últimos 30 años.

Las disparidades de género persisten debido a que las instituciones sociales y jurídicas aún no garantizan la igualdad de la mujer en materia de derechos jurídicos y derechos humanos básicos, ni en el acceso a las tierras u otros recursos y el control de los mismos, ni en el empleo y la remuneración, ni en la participación social y política. Estas disparidades tienen graves consecuencias, no sólo para las propias mujeres, sino también para sus familias y para la sociedad en general.

En un estudio reciente se afirmó: "Aún no se han abordado los prejuicios de género enraizados en las instituciones, los mercados y los procesos económicos, prejuicios que son reforzados por algunas políticas macroeconómicas y por ciertas estrategias de desarrollo. En consecuencia, muchas mujeres quedan privadas de sus derechos y carentes de todo poder" (1).

 Back to top PreviousNext 
      |      Main Menu      |      Press Kit      |      Charts & Graphs      |      Indicators   |