UNFPAState of World Population 2002
Back to Main Menu

CAPITULO   2
Variaciones en la Población y Opciones de las Personas

Cambiante Distribución de la Población Mundial

El crecimiento de la población se concentrará en algunas regiones. En otras, las cantidades de seres humanos se estabilizarán, o incluso disminuirán. Dentro de un mismo país, las poblaciones seguirán emigrando del campo a la ciudad y, al mismo tiempo, tendrán edades cada vez mayores y estarán cada vez mejor educadas. La migración entre distintos países constituirá un factor cada vez más importante en las relaciones internacionales y la composición de las poblaciones nacionales.

Variaciones en la distribución regional A medida que la población mundial se ha ido duplicando en los últimos 40 años, las variaciones en la distribución geográfica de esa población han sido igualmente notables. En 1960, de los 3.000 millones de personas que había en el mundo, vivían en las regiones menos adelantadas 2.100 millones (70% de la población mundial). Hacia fines de 1999, en las regiones menos adelantadas la población había aumentado hasta 4.800 millones (80% de la población mundial); en esas regiones se producirá un 98% del aumento según las proyecciones de la población mundial para 2025.

GRAFICA 5
Distribución Regional de la Población, 1950-2050
grafico5s.gif (30090 bytes)
For a complete view of the chart please click here

África, con una tasa media de fecundidad superior a cinco hijos por mujer durante todo ese período es, entre todas las regiones, aquélla donde la población ha crecido con más velocidad. Actualmente hay una cantidad de africanos vivos (767 millones) casi tres veces superior a la que había en 1960. En Asia, que es, con mucho, la región más populosa, la población se ha duplicado con creces (hasta más de 3.600 millones de personas) y lo propio ha ocurrido con América Latina y el Caribe. En contraste, la población de América del Norte ha crecido sólo en un 50% y la de Europa aumentó en sólo un 20% y ahora está, en términos generales, estabilizada.

Según las proyecciones, la proporción de la población mundial correspondiente a África aumentará hasta 20% en 2050 (en comparación con sólo 9% en 1960), mientras que la correspondiente a Europa, también según las proyecciones, ha de declinar en ese mismo período desde el 20% hasta el 7%. En 1960, África tenía una población equivalente a menos de la mitad de la de Europa; en 2050, podría tener casi tres veces más.

La alteración del equilibrio en la distribución de la población entre distintas regiones no plantea en sí misma un problema, en la medida en que el desarrollo adelante en todos los países y que el crecimiento de la población esté equilibrado por el desarrollo de la capacidad social y económica. El problema sigue siendo crear condiciones que posibiliten que los países de todas las regiones adopten políticas y estrategias para fomentar un desarrollo equitativo.

La población urbana del mundo está creciendo
a razón de 60 millones de personas por año.

GRAFICA 6
Tendencias Mundiales de la Urbanización:
Distribución Regional, 1950-2030


For a complete view of the chart please click here

 

Tendencias mundiales a la urbanización
En los últimos 40 años, se ha acelerado el desplazamiento de las personas hacia las ciudades, en particular en las regiones menos adelantadas, y ha aumentado la proporción de la población mundial que vive en zonas urbanas, desde un tercio en 1960 hasta 47% (2.800 millones de personas) en 1999. La población urbana del mundo está aumentando actualmente a razón de 60 millones de personas por año, cantidad tres veces superior al aumento de la población rural 34 .

La creciente urbanización es resultado, casi por partes iguales, de los nacimientos en zonas urbanas y del continuo desplazamiento de personas desde las zonas rurales. Esas fuerzas también están estimulando la dispersión de las zonas urbanas, a medida que los que eran asentamientos periurbanos quedan incorporados a las ciudades aledañas y las ciudades secundarias, vinculadas comercialmente con centros urbanos de mayor magnitud, van aumentando de tamaño 35 .

En los países en desarrollo, la proporción de personas que viven en ciudades casi se ha duplicado desde 1960 (desde menos del 22% hasta más del 40%), mientras que en las regiones más desarrolladas, la proporción ha aumentado desde el 61% hasta el 76%. Hay una asociación sustancial entre estos desplazamientos de la población desde el campo hacia la ciudad y las disminuciones en el tamaño medio de la familia.

Entre las regiones en desarrollo, Asia y África son las menos urbanizadas (menos de 38% cada una). La región de América Latina y el Caribe es urbana en más de un 75%, proporción casi igual a las de Europa, América del Norte y el Japón (todas las cuales tienen proporciones de entre 75% y 79%).

Según las proyecciones, la urbanización ha de continuar hasta bien entrado el próximo siglo. Se prevé que hacia 2030, vivirán en ciudades casi 5.000 millones (61%) de los 8.100 millones de habitantes del mundo. En las regiones menos adelantadas, la población será urbana en más de un 57%. América Latina y el Caribe tendrán un porcentaje mayor que el de Europa de residentes en ciudades.

Las ciudades y los poblados son impulsores del cambio social en todas las regiones. Su rápido crecimiento ofrece oportunidades de desarrollo futuro, pero también presenta graves problemas. El crecimiento de la población urbana ha sido más veloz que la creación de empleos, viviendas, servicios e infraestructura social y física. La pobreza persiste en zonas urbanas y periurbanas, lo cual sugiere que han fracasado las políticas de distribución equitativa de los beneficios del desarrollo. En particular, han aumentado las cantidades de mujeres pobres, tanto en zonas urbanas (donde siguen siendo limitadas las oportunidades de trabajo), como en zonas rurales (donde es cada vez más frecuente que las mujeres permanezcan, mientras los esposos o los hijos se marchan a la ciudad en procura de oportunidades de trabajo).

A medida que las personas han ido acudiendo a las ciudades, la información se ha desplazado desde éstas hacia las zonas periféricas. Las mejores comunicaciones y transportes ahora vinculan las zonas urbanas y rurales, tanto económica como socialmente. El resultado es que la "impronta" ecológica y sociológica de las ciudades se ha propagado hacia zonas cada vez más amplias, creando una serie de comunidades sin solución de continuidad que comparten los estilos de vida de las demás. Es cada vez menor el número de lugares del planeta no afectados por la dinámica de las ciudades.

En 1960 había dos ciudades con poblaciones superiores a
10 millones. Hoy hay 17. Hacia 2015 habrá 26.

El auge de los medios de difusión de masas también ha difuminado la separación entre zonas rurales y zonas urbanas. Cada vez se reconocen y aprecian más y se busca con mayor ahinco las nuevas ideas, los nuevos puntos de referencia y las nuevas posibilidades para la vida. Este fenómeno ha afectado de muchas maneras la atención de la salud, incluida la salud reproductiva. Por ejemplo, los programas de radio y televisión en que se consideran la equidad de género, el número de hijos y la opciones en materia de planificación de la familia ahora están llegando a poblaciones rurales que anteriormente estaban aisladas. Esto puede suscitar una demanda de servicios, un mayor uso de anticonceptivos y un menor número de embarazos no deseados 36 .

En todo el mundo, el número de ciudades que tienen 10 millones de habitantes o más va en rápido aumento y la mayoría de esas nuevas "mega-ciudades" están en las regiones menos adelantadas. En 1960, sólo Nueva York y Tokio tenían más de 10 millones de personas. Hacia 1999, el número de megaciudades ha aumentado hasta 17 y de ellas, 13 están en las regiones menos adelantadas. Según las proyecciones, hacia 2015 habrá 26 megaciudades, de las cuales 22 estarán en las regiones menos adelantadas (18, en Asia); más del 10% de la población mundial vivirá en esas mega-ciudades, en comparación con sólo 1,7% en 1950.

Migración internacional
La migración internacional se está transformando en un tema de mayor visibilidad e importancia en las relaciones internacionales y en los conceptos de identidad nacional.

A escala mundial, entre 1965 y 1990 el número de migrantes internacionales aumentó desde 75 millones hasta 120 millones, y el aumento mantuvo el mismo ritmo que el crecimiento de la población. Como resultado, la proporción de migrantes se ha mantenido en todo el mundo en alrededor del 2% del total de la población 37 . En 1990, los migrantes internacionales representaban el 4,5% de la población de los países desarrollados y el 1,6% de la de los países en desarrollo.

Esas estimaciones mundiales ocultan importantes dificultades en cuanto a la medición de la migración. Sólo un puñado de países llevan un cómputo regular de las corrientes de extranjeros y de ciudadanos repatriados, de modo que es virtualmente imposible efectuar estimaciones acerca de la cantidad de migrantes nacidos en el extranjero, salvo mediante la realización de censos periódicos. A veces, los migrantes eluden a los censistas o estos los dejan de lado, y además, diferentes países cuentan o clasifican a los migrantes de diferentes maneras. Con frecuencia, la migración es consecuencia de conflictos, persecuciones o cambios climáticos y, en consecuencia, fluctúa mucho de un año a otro y puede ir acompañada de situaciones caóticas, con lo cual la precisión en los recuentos se hace difícil.

 En este siglo de transportes rápidos y universales, ha habido algún grado de migración hacia casi todos los países. A partir de 1965, aumentó la diversidad de los países de destino de migrantes, tanto en lo concerniente al número de migrantes que residen en el país de destino como a la proporción que estos representan respecto del total de la población 38 . Entre 1965 y 1990, aumentó en más del 50% el número de países que poseen una población de migrantes de 300.000 personas o más.

En los últimos decenios ha aumentado el porcentaje de mujeres migrantes, que llegó en 1990 al 48% de todos los migrantes internacionales 39 . Las mujeres que migran para conseguir trabajo, en su mayoría, tienden a concentrarse en empleos de baja condición y muchas son particularmente vulnerables a la explotación y el acoso.

La mundialización de las corrientes de capital y el comercio está causando cambios difíciles de pronosticar en el grado de prosperidad de los países en desarrollo, a medida que el capital para inversiones entra y sale velozmente de economías frágiles. A su vez, esos desplazamientos impulsan la migración, tanto interna como internacional. El aumento cada vez mayor del sector paralelo o no estructurado (informal) de las economías de muchos países también ha intensificado la interacción entre el empleo irregular y la migración irregular.

Varios demógrafos y economistas han recomendado un incremento de la inmigración, como medio de equilibrar los efectos de la disminución de la fecundidad y el resultante envejecimiento de la población. Por ejemplo, la escasez de mano de obra en el Japón ha sido salvada mediante un aumento del número de extranjeros (incluidos descendientes de exemigrantes japoneses) que pueden ser admitidos en el país. Entre 1985 y 1995, la población de extranjeros que residen legalmente en el Japón aumentó en un 60% y también aumentó el número de extranjeros indocumentados 40 .

La migración tiene efectos económicos tanto favorables como desfavorables. En todo el mundo, las remesas que envían los migrantes desde los países más desarrollados hacia los menos adelantados siguen siendo un importante mecanismo por conducto del cual la migración internacional influye sobre el desarrollo.


| MENU PRINCIPAL | INDICE | SIGUIENTE PAGINA |


Para obtener más información, sírvase dirigirse a:
United Nations Population Fund,
Information and External Relations Division,
220 E. 42nd Street, New York, NY 10017,
Estados Unidos de América.
Tel.: 212-297-5020;
fax: 212-557-6416.
Correo electrónico: ryanw@unfpa.org.