Statement

Invertir en las adolescentes en pro de un mundo más justo, estable y pacífico

11 July 2016

MENSAJE PARA EL DIA MUNDIAL DE LA POBLACION  2016

Dr. Babatunde Osotimehin
Secretario General Adjunto de las Naciones Unidas y Director Ejecutivo del
UNFPA, el Fondo de Población de las Naciones Unidas

Los años de la adolescencia son para algunas niñas una época de exploración, aprendizaje y cada vez mayor autonomía. Pero para muchas otras es una época de vulnerabilidad cada vez mayor y de exclusión de derechos y oportunidades, o de discriminación clara y simple.

Cuando una adolescente cuenta con el poder, los medios y la información para adoptar sus propias decisiones en su vida es más probable que supere los obstáculos que la separan de un futuro saludable y productivo. Esto la beneficia, así como a su familia y su comunidad.

Cuando no participa en modo alguno en las decisiones relativas a su educación, su salud, el trabajo o incluso su situación conyugal tal vez no llegue jamás a hacer realidad todo su potencial ni a ser una fuerza positiva en su hogar, su comunidad y su nación.

En algunas partes del mundo la niña que llega a la pubertad es considerada por su familia o comunidad lista para el matrimonio, el embarazo y el parto. Puede ser dada en matrimonio y obligada a dejar la escuela. Puede sufrir una condición debilitante,  como una fístula, por dar a luz antes de que su organismo esté preparado para ello. Pueden denegarse sus derechos  humanos.

Es necesario que los gobiernos de todas partes del mundo inviertan en las adolescentes de manera de empoderarlas para que adopten importantes decisiones en su vida y equiparlas para que algún día puedan ganarse la vida, participar en los asuntos de su comunidad y hallarse en un pie de igualdad con sus contrapartes masculinas.

Se necesita invertir para proteger su salud, incluida su salud sexual y reproductiva, a fin de permitirles que reciban una educación de buena calidad y ampliar sus oportunidades económicas, incluidas las relativas a un trabajo  decente.

Una adolescente cuyos derechos se respetan y que puede hacer realidad su pleno potencial es una niña que más probablemente podrá hacer una aportación al  progreso económico y social de su comunidad y su nación.