Partería

Exposición general

Las parteras salvan vidas. Las parteras bien capacitadas podrían ayudar a evitar aproximadamente dos tercios de todas las muertes maternas y neonatales, según el informe El Estado de las Parteras en el Mundo más reciente. También podrían prestar el 87% de los servicios de salud sexual, reproductiva, materna y neonatal esenciales. Sin embargo, solo el 42% de las personas con conocimientos de partería trabajan en los 173 países donde se producen más del 90% de las muertes maternas y neonatales y los casos de mortinatos.

Desde 2008, el UNFPA trabaja con asociados, gobiernos y encargados de la formulación de políticas para ayudar a crear una fuerza laboral de parteras competentes, capacitadas y dotadas de medios en entornos de bajos recursos.

El UNFPA se centra en cuatro ámbitos principales: proporcionar un plan de estudios basado en competencias para todas las parteras; desarrollar mecanismos normativos sólidos para garantizar servicios de calidad; establecer y reforzar las asociaciones de parteras; y defender el aumento de la inversión en servicios de partería.

¿Por qué se necesitan parteras?

El mundo ha experimentado un descenso constante de las muertes maternas y neonatales desde 1990. Sin embargo, cientos de miles de mujeres y recién nacidos siguen muriendo cada año durante el embarazo y el parto. Solo en 2013 murieron cerca de 289 000 mujeres y casi 3 millones de recién nacidos. La gran mayoría perdieron la vida por complicaciones y enfermedades que podrían haberse evitado con una atención prenatal y obstétrica adecuada, servicio que prestan las parteras.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) promueve la “atención especializada a todos los partos” por un profesional acreditado, como una partera, un médico o un miembro del personal de enfermería, que haya recibido formación para atender embarazos sin complicaciones, partos y el puerperio. Los asistentes al parto cualificados también deben ser capaces de detectar las complicaciones y obtener asistencia de emergencia oportuna.

Como profesionales de la salud de confianza, las parteras desempeñan un papel fundamental para evitar muertes y lesiones maternas, evitar las muertes neonatales y recabar datos cuando se producen muertes para ayudar a definir futuras respuestas. Las parteras también ayudan a evitar la transmisión maternoinfantil del VIH. En conjunto, estas actividades ayudan a impulsar el avance de la comunidad mundial hacia los Objetivos de Desarrollo del Milenio cuarto, quinto y sexto, los objetivos relacionados con la reducción de la mortalidad infantil, la mejora de la salud materna y la lucha contra el VIH y el SIDA respectivamente.

¿Qué hacen las parteras?

Las parteras —y las personas con conocimientos de partería— son las principales cuidadoras de la mujer y su recién nacido durante el embarazo, el parto y el puerperio. Una partera cualificada puede proporcionar información y servicios integrales de salud sexual y reproductiva, incluida la atención prenatal, atención obstétrica sin riesgo, y atención posnatal. Las parteras también ofrecen asesoramiento en materia de planificación familiar, servicios para prevenir y tratar la malaria y el tétanos y servicios para evitar infecciones de transmisión sexual, entre ellas el VIH y la sífilis congénita.

Las parteras también ayudan a promover los derechos de las mujeres y las niñas. Al proporcionar información y asesoramiento, pueden ayudar a prevenir la mutilación genital femenina y ofrecer apoyo y asistencia a las supervivientes de la violencia de género. Asimismo, pueden prestar servicios de salud reproductiva a los adolescentes, a los que con frecuencia se les deniega el acceso a estos servicios, con un enorme costo para su salud y derechos.

Setenta y tres países registran el 96% de las muertes maternas del mundo, pero solo cuentan con el 42% de las parteras, el personal de enfermería y los médicos del mundo.

Credit: State of the World's Midwifery 2014Credit: State of the World's Midwifery 2014

La escasez de parteras

Las parteras, cuando cuentan con la capacitación y el apoyo adecuados, ofrecen la vía más rentable y de mayor calidad de atención de la salud materna universal. Sin embargo, escasean en muchos países en desarrollo. Y los déficits son mayores en las zonas donde más necesarias son.

Existen numerosas dificultades para aumentar la disponibilidad de servicios de partería. Pese a la enorme responsabilidad que asumen, las parteras —mayoritariamente mujeres— con frecuencia sufren una mala retribución, baja condición social y falta de apoyo. Las que trabajan a nivel de atención primaria, donde más se las necesita, a menudo son las que reciben menor respeto y apoyo del sistema de salud. Los sesgos de género suelen tener que ver con los problemas con los que se encuentran las parteras.

¿Qué está haciendo el UNFPA?

En 2013 se elaboraron nueve módulos de aprendizaje interactivo virtual sobre partería y planificación familiar a través de una alianza entre el UNFPA e Intel. Las lecciones no requieren conexión a Internet y puede accederse a ellas desde cualquier sitio, a cualquier hora, sin costo, a través de portátiles de bajo costo o netbooks que se enseñará a utilizar a los profesionales de la salud. Estos módulos, revisados y aprobados por la Federación Internacional de Ginecología y Obstetricia, la Confederación Internacional de Matronas, el Consejo Internacional de Enfermería y la OMS, pueden traducirse a cualquier idioma y los gráficos puedes adaptarse a los contextos locales.

El UNFPA, junto con una red de más de 30 asociados, trabaja a nivel mundial, regional y nacional para ampliar los servicios de partería en todo el mundo. El UNFPA y sus asociados también se esfuerzan por reforzar la formación, las instituciones, las asociaciones y las normativas de partería. Por ejemplo, entre 2008 y 2013 se destinaron 22 asesores a países en desarrollo a través de un programa conjunto del UNFPA y la Confederación Internacional de Matronas para apoyar los esfuerzos nacionales en materia de partería. El UNFPA también desarrolla los conocimientos especializados mediante la difusión de directrices y buenas prácticas, que ayudan a los encargados de la formulación de políticas y a los profesionales de la salud a aprender de la experiencia en todo el mundo.

La partería es una de las esferas centrales del Fondo temático para la salud materna del UNFPA, que ayuda a capacitar a miles de parteras cada año. El UNFPA también proporciona libros y equipos a más de 200 escuelas de partería y ha ayudado a formar a más de 7000 tutores en técnicas para salvar vidas, planificación familiar y técnicas de enseñanza. Con el apoyo del UNFPA se han fortalecido más de 40 asociaciones de parteras nacionales y subnacionales y se han normalizado o revisado los planes de estudios de partería en más de 30 países. Se han puesto en marcha programas de educación superior —por ejemplo, nuevos programas de licenciatura— en Camboya, Ghana y Haití y se ha creado un máster en partería en Uganda. En 2013, el UNFPA también ayudó a reabrir la escuela de partería de Haití, que quedó destruida con el terremoto de 2010.

Actualmente, está creciendo el apoyo a los servicios de partería. El énfasis en la partería de la Estrategia Todas las mujeres, todos los niños del Secretario General dio lugar a 45 compromisos nacionales con el fortalecimiento de los servicios de partería. Y ahora se celebra en todo el mundo el Día Internacional de las Parteras el 5 de mayo, lo que destaca la importancia de las parteras en todas partes.

El Estado de las Parteras en el Mundo

El UNFPA y 30 asociados publicaron en 2011 el primer informe titulado El Estado de las Parteras en el Mundo, con datos de 58 países en desarrollo. El informe pedía iniciativas audaces de los gobiernos, los organismos de reglamentación, las instituciones de formación y otras partes para ampliar la inversión en servicios de partería. El Estado de las Parteras en el Mundo más reciente, publicado en 2014, ofrece datos de 73 países de ingresos bajos y medianos y pone de relieve la grave escasez de parteras en los lugares donde más se necesitan.

Actualizado 18 de noviembre 2014

Vídeos

See more

Enlaces seleccionados

The Lancet midwifery series