Noticias

El empoderamiento de las niñas es clave para el éxito de África, según los líderes

22 September 2014
Author: UNFPA
El empoderamiento de las niñas es clave para el éxito de África, según los líderes
La inversión en los adolescentes y los jóvenes será fundamental para poder aprovechar un dividendo demográfico en la región africana del Sahel, tal como afirmaron hoy los líderes en las Naciones Unidas. Niñas en el Níger. Fotografía: OCAH/David Ohana

NACIONES UNIDAS, Nueva York – “Si invertimos de forma significativa en la educación de las niñas, la salud sexual y reproductiva de los jóvenes y los adolescentes, así como en el empoderamiento de las mujeres en nuestros países, cambiaremos el aspecto del Sahel”, afirmó hoy Idriss Déby, Presidente del Chad, en las Naciones Unidas, en un grupo de alto nivel sobre el potencial de los jóvenes para impulsar el crecimiento económico en la región africana del Sahel.

Los líderes presentes afirmaron que la región únicamente podrá aprovecharse de un dividendo demográfico si invierte en las aptitudes y los derechos de los jóvenes —sobre todo de las niñas adolescentes—, lo que constituye una oportunidad clave para mejorar los medios y el nivel de vida.

El dividendo demográfico se produce cuando el descenso de las tasas de fecundidad hace que exista una población en edad activa muy grande con pocos dependientes y, por lo tanto, aumenten los ingresos familiares. Los dividendos demográficos desempeñaron un papel importante en la ascensión económica de países asiáticos como Corea y la India entre la década de los setenta y la primera década del siglo xxi.

Los expertos debaten sobre el dividendo demográfico. De izquierda a derecha: la moderadora Femi Oke: el Dr. Babatunde Osotimehin, Director Ejecutivo del UNFPA; Makhtar Diop, Vicepresidente del Banco Mundial; Alassane Ouattara, Presidente de Côte d’Ivoire; Mahamadou Issoufou, Presidente del Níger; Idriss Déby, Presidente del Chad; y Melinda Gates, cofundadora de la Fundación de Bill y Melinda Gates. Fotografía: UNFPA/Omar Kasrawi

En la actualidad, África —que cuenta con la población más joven y que crece más rápidamente del mundo— está posicionada para obtener unos beneficios similares, según el grupo de expertos, entre los que se encontraban el Presidente Déby; Alassane Ouattara, Presidente de Côte d’Ivoire; Mahamadou Issoufou, Presidente del Níger; el Dr. Babatunde Osotimehin, Director Ejecutivo del UNFPA; Makhtar Diop, Vicepresidente del Banco Mundial; y Melinda Gates, cofundadora de la Fundación de Bill y Melinda Gates.

Pero el dividendo no es automático. Requiere de una fuerza de trabajo sana y educada con acceso a empleos decentes. Esto implica invertir en la salud, los derechos y las aptitudes de los jóvenes —sobre todo de las adolescentes, que en su mayoría siguen estando marginadas en el Sahel y en todo el mundo—.

“Las evidencias apuntan a que la transición demográfica puede producirse en una generación”, afirma la Sra. Gates. “Pero únicamente sucederá si hacemos una importante inversión”.

Mujeres y niñas se quedan atrás

Lamentablemente, los lugares donde estas inversiones son fundamentales son aquellos en los que es más difícil hacerlas, como en el Sahel.

Pese a que la región ha experimentado un crecimiento económico y un descenso de las tasas de mortalidad infantil, el nivel de vida sigue siendo bajo y las oportunidades escasas. Aproximadamente la mitad de la población vive con menos de 1,25 USD al día y las tasas de fecundidad se encuentran entre las más elevadas del mundo.

Las condiciones son especialmente crudas para mujeres y niñas. Son muy pocas las niñas que asisten a la escuela secundaria y el matrimonio infantil se tolera en demasiadas comunidades, lo que contribuye a unas mayores tasas de embarazo en la adolescencia y de mortalidad materna.

Inversiones clave

Los pasos siguientes son claros: se sabe que la educación universal, la salud y los derechos sexuales y reproductivos, y la igualdad entre los géneros facilitan la productividad económica de los jóvenes, al tiempo que promueven su seguridad, su dignidad y su calidad de vida.

“Burkina Faso, el Chad, Côte d’Ivoire, Malí, Mauritania y el Níger han iniciado la transición demográfica, y el apoyo internacional puede contribuir a acelerar este proceso”, afirma el Dr. Osotimehin ante el grupo. “Estos países ya han registrado un extraordinario avance en la reducción de la mortalidad en la niñez. Ahora trabajaremos para reducir la mortalidad materna, el matrimonio infantil y la necesidad insatisfecha de planificación familiar”.

Y añade: “las evidencias apuntan a que la planificación familiar puede y debe desempeñar un papel mucho más importante en el desarrollo del Sahel. El retorno de la inversión es enorme: una disminución de la mortalidad materna e infantil, el ahorro en costos de atención médica y la aceleración de la transición demográfica para obtener un dividendo de crecimiento económico inclusivo mayor”.

“La planificación familiar permite que se produzca este círculo virtuoso”, destaca la Sra. Gates. Y señala: “Invertir en una mujer, situarla en el centro, permite generar un cambio en su pueblo y posteriormente en el conjunto de la economía de un país”.

El Presidente Issoufou añade que no puede pasarse por alto la educación de las niñas. “Debemos mantener a las niñas en las escuelas el máximo tiempo posible, incluso mediante la concesión de becas a las niñas más pobres y a sus familias”.

Adopción de medidas

El Banco Mundial y el UNFPA, mediante el Proyecto de Demografía y Empoderamiento de las Mujeres del Sahel, por importe de 200 millones de USD, están mejorando el acceso a la salud sexual y reproductiva, sobre todo la planificación voluntaria de la familia y la salud materna. El programa también está contribuyendo a la salud y la nutrición infantil, mejorando la educación de las niñas y trabajando para acabar con el matrimonio infantil.

Estas iniciativas implicarán una estrecha colaboración con los gobiernos, así como con otros organismos de las Naciones Unidas, organizaciones no gubernamentales y grupos comunitarios.

Pero también es necesario introducir otros cambios. Según una declaración del Instituto Bill y Melinda Gates para la Población y la Salud Reproductiva y la Johns Hopkins Bloomberg School of Public Health, firmada por expertos en salud pública y economistas de todo el mundo, “se necesitan políticas e inversiones a corto plazo”.

“Es fundamental llegar a tiempo”, afirma el Secretario General de las Naciones Unidas Ban Ki-moon en una declaración proyectada en vídeo durante el acto. “La mejor oportunidad para el Sahel es ahora, en los próximos 15 años... No podemos desaprovechar esta posibilidad histórica de transformar la región”.

El acto, organizado por el Grupo del Banco Mundial y el UNFPA, tuvo lugar durante el 69.º período de sesiones de la Asamblea General de las Naciones Unidas. Se retransmitió en directo a través de Internet y se respondió a preguntas planteadas por los participantes a través de las redes sociales desde todos los rincones del mundo. El debate estuvo moderado por la periodista Femi Oke.