UNFPA - 2008 Informe Anual

← Back to homepage

Mensaje de la directora ejecutiva

Actualmente, los líderes de todo el mundo reconocen que mejorar la salud reproductiva, promover la igualdad entre hombres y mujeres e integrar el análisis de la población en la planificación del desarrollo puede significar la diferencia entre alcanzar—o no—los Objetivos de Desarrollo del Milenio.

En 2008, el UNFPA, Fondo de Población de las Naciones Unidas, siguió apoyando a los países en la aplicación del Programa de Acción de la Conferencia Internacional sobre la Población y el Desarrollo. Este programa contribuye sustancialmente al logro de los Objetivos de Desarrollo del Milenio, particularmente los relativos a eliminar la extrema pobreza, promover la igualdad entre hombres y mujeres, mejorar la salud materna, reducir la mortalidad infantil y combatir el VIH/SIDA.

Al apoyar a los países para que amplíen sus servicios de salud sexual y reproductiva, el UNFPA contribuyó al adelanto hacia el Objetivo de Desarrollo del Milenio 5, de mejorar la salud materna. En 2008, el UNFPA se sumó al UNICEF, la Organización Mundial de la Salud y el Banco Mundial a fin de acelerar las acciones encaminadas a reducir la mortalidad derivada de la maternidad en 60 de los países más afectados. A fin de crear efectos catalizadores sobre los recursos, el UNFPA estableció el Fondo fiduciario para la salud materna, que ya está contribuyendo a mejorar la salud de las mujeres y los recién nacidos en 11 países. El UNFPA actúa en consonancia con su convicción de que ninguna mujer debería morir al dar a luz.

En 2008, la Campaña para erradicar la fístula llegó a un importante hito cuando anunció que su volumen se había cuadruplicado. Actualmente, la Campaña abarca más de 45 países de África, Asia y la región de los Estados árabes, en comparación con 12 países cuando se inició la Campaña en 2003. Desde su comienzo, la Campaña ha ayudado a más de 12.000 mujeres a recibir tratamiento para la fístula y más de 20 países han integrado programas para la fístula en sus estrategias, políticas y planes nacionales.

A fin de frenar la propagación del VIH/SIDA, particularmente entre las mujeres y los jóvenes, el UNFPA siguió brindando apoyo a los países a fin de integrar más plenamente la salud sexual y reproductiva y la prevención del VIH. El UNFPA también avanzó en cuanto a velar por la seguridad del suministro de productos de salud reproductiva: actualmente, 80 países tienen en el presupuesto nacional partidas para sufragar anticonceptivos y otros suministros de salud reproductiva.

A fin de brindar apoyo a los países en la serie de censos de 2010, el UNFPA aportó asistencia técnica y financiera, destinada a fortalecer la capacidad nacional de recopilar, analizar y utilizar los datos para orientar los programas de reducción de la pobreza y medir el progreso hacia los objetivos de desarrollo internacionalmente acordados.

En 2008, el UNFPA respondió a las crisis humanitarias en 50 países aportando suministros y equipos médicos y prestando asistencia técnica a los gobiernos y a otros copartícipes a fin de ayudar a las mujeres, los hombres y los jóvenes vulnerables, muchos de quienes eran personas internamente desplazadas o refugiados.

Al igual que en años anteriores, la mayor parte de la labor del UNFPA en 2008 se benefició gracias a la indispensable cooperación de gobiernos, organizaciones no gubernamentales y entidades del sector privado. Estoy firmemente convencida de que concertar alianzas es la única manera de avanzar, a fin de que nuestros ideales respecto de los derechos humanos se transformen en realidades vivientes para cada hombre y cada mujer, tanto jóvenes como ancianos.

He colaborado con diligentes colegas del UNFPA a fin de institucionalizar un enfoque con sensibilidad cultural, una "lente cultural" aplicada a nuestra labor humanitaria y de desarrollo. Lo hemos hecho basándonos en la sabiduría adquirida a lo largo de los años: la convicción de todo cambio social sostenible debe tener raíces profundas. Un aspecto medular de nuestra labor es la focalización en los derechos humanos y la dignidad humana. Tenemos la certidumbre de que todas las personas son intrínsecamente valiosas y tienen derecho a plasmar plenamente su potencial.

La cultura fue el tema central del informe Estado de la Población Mundial en 2008. Uno de los mensajes principales es que el cambio no puede ser impuesto desde afuera; para ser duradero, el cambio debe ser endógeno. Nuestra experiencia indica que los conocimientos y la conciencia culturales y la estrecha colaboración con los agentes de cambio locales sirven para promover y proteger los derechos humanos, incluidos los derechos de la mujer.

En 2008, el UNFPA convocó el Foro Mundial de Organizaciones Confesionales, el cual congregó a más de 160 líderes religiosos y representantes de organizaciones confesionales, y culminó con el lanzamiento de la Red interconfesional sobre población y desarrollo. Los miembros de la Red convinieron en colaborar en cuestiones como el VIH/SIDA, la salud materna y la eliminación de la discriminación y la violencia contra la mujer.

Como parte de la reforma de las Naciones Unidas, el UNFPA siguió mejorando la rendición de cuentas, la supervisión y la gestión. Para estar cerca de las poblaciones a cuyo servicio estamos, hemos reubicado las oficinas regionales, trasladándolas desde nuestra sede en Nueva York hasta las respectivas regiones. El traslado mejorará las conexiones con los países y propiciará una respuesta más rápida a sus necesidades, además de fomentar mejor seguimiento y evaluación. Una máxima prioridad es fortalecer la capacidad de las instituciones nacionales y regionales como redes de conocimientos y de expertos en apoyo de los países, para que impulsen el programa de la Conferencia Internacional sobre la Población y el Desarrollo.

El UNFPA se enorgullece de los adelantos logrados en 2008. Echando una mirada hacia el futuro, continuaremos apoyando a los países para que mantengan e impulsen sus adelantos en materia de desarrollo y protejan el bienestar de los más vulnerables, especialmente las mujeres y los niños, a medida que va evolucionando la crisis financiera y se van adoptando medidas concertadas para la recuperación.




Thoraya Ahmed Obaid