UNFPA La labor del UNFPA, 2001
Back to Main Menu
 

EMERGENCIAS
Conflictos armados, desastres naturales, hambre generalizada. Una rápida respuesta sobre el terreno proporciona servicios y suministros que salvan vidas.

Las situaciones de crisis conllevan riesgos generalizados para la salud reproductiva, en particular en lo concerniente a las mujeres y los adolescentes. En una emergencia, la protección de las embarazadas es una prioridad máxima; y para muchas otras personas, se necesitan medidas de prevención de las infecciones de transmisión sexual y la violencia sexual.

A partir de 1994, el UNFPA ha apoyado en más de 50 países y territorios proyectos de salud reproductiva de emergencia que abarcaron respuestas inmediatas de asistencia humanitaria, seguidas por la asistencia para el desarrollo posterior a las emergencias, de modo de restaurar y mejorar los servicios de salud reproductiva.En esas respuestas humanitarias se contó con diversos aliados, entre ellos gobiernos, otros organismos de las Naciones Unidas y varias organizaciones no gubernamentales.

En 2002, el UNFPA estableció su Dependencia de Respuesta Humanitaria como parte de la Oficina de la Directora Ejecutiva e inauguró una Oficina en Ginebra.Así se acrecentó la capacidad del Fondo para proporcionar servicios, de modo de satisfacer las necesidades de salud reproductiva de emergencia de los refugiados, las personas internamente desplazadas y otras afectadas por crisis. También se ofreció asistencia técnica a los agentes de las Naciones Unidas encargados del mantenimiento de la paz.Se prestó particular atención a las emergencias complejas en que se combinaban la sequía, el hambre, la pobreza, el VIH/SIDA y la violencia por motivos de género.

Se brindó asistencia a programas en curso de socorro de emergencia y reconstrucción posterior a conflictos en numerosos países, entre ellos: el Afganistán, Angola, Burundi, el Congo, Côte d ’Ivoire, el Ecuador, Kosovo, Liberia, Malawi, la República Democrática del Congo, la República Unida de Tanzanía, Rwanda, Sierra Leona, Somalia, el Sudán, el Territorio Palestino Ocupado y Timor—Leste.

EQUIPO Y SUMINISTROS

En 2002, el UNFPA envió equipo y suministros de emergencia a 22 países y territorios. Los suministros están listos para su envío, incorporados en botiquines destinados a satisfacer determinadas necesidades: parto sin riesgo, condones para prevenir la transmisión del VIH y el embarazo no deseado, atención en casos de violación, prevención y tratamiento de las infecciones de transmisión sexual, atención después del aborto espontáneo y el aborto realizado en malas condiciones, operaciones cesáreas y transfusiones sanguíneas. Por ejemplo, los botiquines para el parto no contaminado incluyen jabón, láminas de plástico, hojitas de afeitar, cordeles y guantes para ayudar a las madres a dar a luz en condiciones de seguridad durante situaciones de emergencia. Esos suministros ayudan a poner en práctica el Conjunto Mínimo de Servicios Iniciales establecido por el Grupo Interinstitucional de Trabajo de las Naciones Unidas para la Salud Reproductiva en Situaciones de Emergencia, del cual el UNFPA es un miembro fundador.

  • El UNFPA está colaborando con el Gobierno del Afganistán, además de varias ONG internacionales y locales y varios donantes, para reconstruir y mejorar las condiciones de clínicas y hospitales, velar por un suministro continuo de equipo y productos médicos y apoyar la capacitación del personal médico local. En 2002, el UNFPA inauguró en Kabul un hospital móvil dotado de dos salas de maternidad, reparó la clínica Shahuda en la zona de Kabul occidental, que había sido destruida por bombardeos, y prestó apoyo a programas de capacitación dirigidos por afganos, en beneficio de parteras y de comadronas tradicionales.

  • En el África meridional, el hambre, el VIH/SIDA y la pobreza han creado una situación de emergencia mucho más compleja que la sequía que precedió a la más reciente crisis alimentaria. En 2002, el UNFPA prestó asistencia a la adquisición y distribución de suministros de salud reproductiva, inclusive condones masculinos y femeninos, y la capacitación y despliegue de encargados de prestar servicios, quienes distribuyeron los suministros en las zonas afectadas por la crisis.

  • El UNFPA envió más de cinco toneladas de suministros de salud reproductiva de emergencia para atender las complicaciones del embarazo y reducir la tasa de mortalidad de madres y recién nacidos en Goma (República Democrática del Congo), después de la erupción en marzo de 2002 de un volcán que desplazó a centenares de miles de personas y perturbó gravemente los servicios de salud.

  • En mayo de 2002, el UNFPA efectuó un llamamiento a los donantes para que apoyaran las acciones de socorro en el Territorio Palestino Ocupado, con el propósito de prestar asistencia durante el trabajo de parto a las mujeres que tal vez no puedan llegar a un hospital debido a actividades militares, toques de queda y restricciones a los desplazamientos. Entre otras prioridades cabe mencionar la recopilación de datos, las actividades para ampliar los medios de acción de las mujeres y prevenir la violencia por motivos de género y los centros que proporcionan a las mujeres y sus familias asesoramiento psicosocial en casos de trauma.El Fondo envió suministros esenciales de salud reproductiva con destino a clínicas y hospitales e impartió capacitación a 100 agentes de salud sobre la asistencia en emergencias obstétricas.

DATOS Y ANÁLISIS

En muchas situaciones, la primera respuesta del UNFPA es el diagnóstico de las necesidades inmediatas A continuación se efectúan investigaciones y análisis de datos para velar por que se satisfagan las necesidades básicas.

  • La ausencia casi completa de datos fidedignos acerca de la capacidad del Afganistán para resolver sus enormes problemas de salud, en particular con respecto a la mortalidad y la morbilidad de las madres, está obstaculizando las tareas de reconstrucción. En 2002, el UNFPA y varios aliados organizaron una encuesta nacional intensiva, rápida e integral sobre servicios y recursos de salud, que abarcó todos los distritos del país.

  • En Angola, el UNFPA realizó un diagnóstico a fondo de las necesidades de las mujeres, los hombres y los adolescentes internamente desplazados en cuatro provincias. Las políticas y programas de salud del Gobierno angoleño y del UNFPA se basarán en las conclusiones de ese diagnóstico, que puso de manifiesto muy altas tasas de fecundidad y de mortalidad de menores de un año, ausencia de servicios de salud reproductiva y bajos conocimientos sobre métodos anticonceptivos o de prevención del VIH.
Una embarazada recibe un reconocimiento prenatal en Sierra Leona, donde el UNFPA está ayudando al Gobierno a enfrentar una incipiente crisis de VIH/SIDA, después de más de un decenio de guerra civil. Las Naciones Unidas han emprendido una innovadora iniciativa que involucra a las fuerzas de mantenimiento de la paz para crear conciencia sobre el VIH/SIDA y frenar la propagación de la infección. Dado que hay en el país más de 15.000 efectivos de mantenimiento de la paz, la capacitación en la prevención del VIH, así como la concienciación sobre cuestiones de género y los derechos de la mujer, tendrán efectos de gran magnitud. El UNFPA y otros organismos de las Naciones Unidas, además de varias organizaciones no gubernamentales, están apoyando programas centrados en los miles de niñas y mujeres que fueron secuestradas y violadas durante la guerra muchas de las cuales son ahora trabajadoras comerciales del sexo — también presta atención a los jóvenes afectados por la guerra y al personal uniformado.

Photo: Teun Voeten

CAPACITACIÓN Y EDUCACIÓN

Para hacer frente a crisis, las personas necesitan conocimientos prácticos e información que los sostengan en su recuperación. El UNFPA apoya el asesoramiento psicosocial, la educación sobre sexualidad y la formación para el fomento de la capacidad. Las situaciones inestables y riesgosas contribuyen a propiciar comportamientos de alto riesgo, especialmente entre los jóvenes, y exponen a la violencia sexual a las personas vulnerables.

  • El UNFPA formuló un plan para ampliar las respuestas de emergencia y posteriores a los conflictos en la República Democrática del Congo. Un conjunto de intervenciones modelo contribuirá a satisfacer las necesidades de salud reproductiva de adolescentes desplazados, combatientes desmovilizados y refugiados, especialmente mujeres y niñas.

  • En 2002, se impartió capacitación sobre violencia doméstica a oficiales de policía en Timor Leste. El UNFPA proporcionó asistencia técnica y recursos para cursos de cinco días de duración, impartidos junto con la Policía de las Naciones Unidas.

  • La grave escasez de médicas capacitadas y parteras diplomadas es un gran obstáculo para brindar servicios de salud reproductiva a las mujeres afganas. En 2002, el UNFPA apoyó cursos de capacitación impartidos en Peshawar (Pakistán)a parteras que trabajan en el Afganistán.A su vez, esas parteras capacitaron a comadronas tradicionales que trabajan en comunidades rurales, en la realización de exámenes prenatales y postnatales, la atención del parto y la provisión de educación sobre salud.

  • A fines de 2002 se realizó en Bratislava (República Eslovaca)una conferencia de organizaciones no gubernamentales de mujeres organizada por el UNFPA, con el propósito de intensificar el fomento de la capacidad y la capacitación, de modo de incorporar la perspectiva de género en las actividades de prevención de conflictos, establecimiento de la paz y resolución de conflictos.
En Kabul (Afganistán), donde la guerra había causado enormes daños a la infraestructura local de atención de la salud, este hospital móvil apoyado por el UNFPA proporcionó servicios esenciales a las mujeres que padecían complicaciones del embarazo.

Jensen/UNPFA

PROMOCIÓN Y CREACIÓN DE CONCIENCIA

Las complicaciones del embarazo y el parto figuran entre las causas principales de defunción y enfermedad entre mujeres refugiadas en edad de procrear. Desde el comienzo mismo de una crisis, las mujeres y los hombres necesitan servicios de salud reproductiva e información al respecto. El UNFPA crea conciencia acerca de la importancia de incorporar la salud reproductiva en las respuestas humanitarias, e integrarla en los servicios existentes de atención primaria de la salud. El UNFPA trata de asegurar que los recursos se asignen a los servicios a que tienen derecho las poblaciones vulnerables.

  • El UNFPA y la Federación Nacional de Sociedades de la Cruz Roja y la Media Luna Roja se comprometieron en junio de 2002 a ampliar y consolidar su relación y acordaron que las necesidades de las mujeres refugiadas en cuanto a alumbramientos sin riesgo y atención de la salud reproductiva son una cuestión humanitaria de importancia crítica que requiere intensificar las acciones de socorro y la cooperación.

  • El UNFPA copatrocinó un informe acerca de los efectos de los conflictos armados sobre las mujeres y el papel de las mujeres en el establecimiento de la paz. El informe, dado a conocer en octubre de 2002, destaca la prevalencia de la violencia contra la mujer antes, durante y después de los conflictos armados.

  • En una reunión celebrada en julio de 2002, expertos de las Naciones Unidas y de organizaciones no gubernamentales presentaron testimonios acerca de las personas desplazadas por conflictos que viven en extrema pobreza o están atrapadas en situaciones de desastre, las cuales corren riesgos mucho mayores de infección con el VIH. Los expertos destacaron que los recursos de que se dispone actualmente para combatir el VIH/SIDA en las comunidades afectadas por crisis son deplorablemente insuficientes y advirtieron que la epidemia está lejos de ser controlada, especialmente en África al Sur del Sahara.