UNFPA La labor del UNFPA, 2001
Back to Main Menu
 

SALUD REPRODUCTIVA
Asumir el compromiso de salvar vidas de mujeres.

La opción en materia de reproducción es un derecho humano, pero no es posible ejercer ese derecho si no se cuenta con acceso a servicios de alta calidad e información pertinente. Para ayudar a las personas en el ejercicio de este derecho, el UNFPA apoya proyectos y programas que contribuyen a satisfacer las necesidades relativas a planificar la familia, lograr menores riesgos y condiciones más saludables en los embarazos y los partos, y prevenir las infecciones de transmisión sexual, entre ellas el VIH/SIDA. Las cuestiones motivo de particular preocupación son la salud reproductiva de los adolescentes, la fístula obstétrica y la violencia por motivos de género.

PLANIFICACIÓN DE LA FAMILIA

En todo el mundo, casi 350 millones de mujeres — una de cada seis mujeres en edad de procrear — siguen necesitadas de una gama completa de métodos eficaces de planificación de la familia, para poder espaciar sus hijos o limitar el tamaño de su familia. En algunos países, más de la mitad de las mujeres afirmaron que habrían preferido postergar o evitar su alumbramiento más reciente. Y de los 190 millones de mujeres que quedan embarazadas cada año, más de 50 millones se someten a abortos, en muchos casos en malas condiciones.

El UNFPA apoya programas de planificación voluntaria de la familia que ayudan a las parejas a planificar el número de hijos, proteger la salud de las madres y los niños, mejorar el bienestar de la familia y acrecentar la participación de los hombres en las decisiones relativas a la planificación de la familia y la salud reproductiva.

  • Actualmente, los jóvenes cadetes de la escuela militar en el Ecuador siguen cursos de salud reproductiva que incluyen temas de sexualidad e igualdad de género, como parte del currículo escolar. En una iniciativa conexa, se ofrecen servicios de salud reproductiva al personal de las fuerzas armadas y sus familias.

  • En el Yemen, un nuevo libro utilizado por imanes y predicadores ubica la salud reproductiva y la planificación de la familia en el contexto del islamismo. El libro fue preparado con el apoyo del UNFPA y en colaboración con el Gobierno.

  • En la región amazónica del Perú, un proyecto con sensibilidad cultural vinculó la salud reproductiva con la identidad de los indígenas. Instructores locales ofrecieron talleres en los idiomas nativos, en beneficio de líderes comunitarios, parteras y promotores de la salud, en la provincia de Condorcanqui.

MATERNIDAD SIN RIESGO

Cada año, más de medio millón de mujeres pierden la vida debido a complicaciones del embarazo.Si tuvieran acceso a tratamiento médico de emergencia, casi todas esas mujeres podrían salvar sus vidas. El UNFPA promueve la maternidad sin riesgo velando por que todas las mujeres, durante el embarazo y el parto, dispongan de servicios de salud y atención de personal capacitado. El Fondo también ofrece atención obstétrica de emergencia a las mujeres que padecen complicaciones y proporciona suministros, en respuesta a las necesidades insatisfechas de planificación de la familia.

  • El UNFPA ha apoyado la reparación y renovación de 79 establecimientos de salud en siete distritos del estado de Rajasthán (India), como parte de un proyecto para mejorar el acceso a los servicios obstétricos de emergencia y elevar su calidad.

  • La atención obstétrica de emergencia en el África occidental y central fue tema de un diagnóstico de necesidades realizado por el UNFPA en el Camerún, Côte d’Ivoire, Mauritania, el Níger y el Senegal. Los resultados de ese estudio, publicados en noviembre de 2002, se están utilizando a fin de movilizar recursos con destino a proyectos cuyo propósito es ofrecer más ampliamente esos servicios.

  • En Marruecos, un proyecto que cuenta con el apoyo del UNFPA ha capacitado a 700 agentes y administradores de servicios de salud y contribuido a un aumento sustancial en el número de establecimientos que ofrecen atención obstétrica de emergencia.El monitoreo y la evaluación se han centrado en cuestiones de acceso y calidad.

  • En la provincia de Sofala (Mozambique), donde las tasas de mortalidad derivada de la maternidad son las más altas del país y los servicios son los más deficientes, el UNFPA está proporcionando a los hospitales personal y equipo para ofrecer atención obstétrica y neonatal básica e integral. Se ha impartido capacitación a enfermeras especializadas en salud de la madre y el niño, técnicos en cirugía y médicos.

  • A fin de mejorar la asistencia obstétrica de emergencia en Timor—Leste, en 2002 el UNFPA financió los servicios de cuatro médicos especializados por conducto del programa de Voluntarios de Las Naciones Unidas. Esos ginecólogos y obstetras proporcionaron servicios de salvaron vidas y capacitaron en el empleo a agentes de salud locales, a fin de fomentar la capacidad local.

  • En Nicaragua, se llevó a término en 2002 un diagnóstico integral de necesidades en 138 establecimientos de salud públicos y privados. Se elaboraron instrumentos especiales de evaluación y diagnóstico para contribuir a determinar cuáles son las regiones donde son más altas las tasas de mortalidad derivada de la maternidad.

  • Diversos proyectos de salud reproductiva han beneficiado a los refugiados somalíes en Kenya y Etiopía, así como a los somalíes residentes en su propio país. El UNFPA contribuyó a rehabilitar las dos principales maternidades en Garowe, Puntland (Somalia nororiental), capacitar al personal de salud y obtener suministros y equipo médico básico y esencial.

LA FÍSTULA OBSTÉTRICA

La fístula obstétrica, la más grave de todas las discapacidades causadas por el embarazo, es una lesión resultante del parto prolongado. Suele ocurrir cuando una mujer joven y pobre padece un parto obstruido y no puede obtener la operación cesárea que necesita. Con frecuencia, el niño muere y la madre sufre graves daños a los tejidos del canal de parto, que le causan incontinencia. Las mujeres carentes de tratamiento no sólo enfrentan una vida de bochorno y aislamiento, sino que también pueden ser víctimas de muerte lenta, prematura, causada por infecciones e insuficiencia renal. La fístula obstétrica afecta al menos a entre 50.000 y 100.000 mujeres cada año. Afortunadamente, esos casos, en su mayoría, son susceptibles de corrección quirúrgica, incluso después de varios años.

El UNFPA está liderando una campaña mundial de prevención y tratamiento de la fístula obstétrica, particularmente en África al Sur del Sahara. La campaña, iniciada en Addis Abeba (Etiopía)en octubre de 2002, tiene el propósito de educar a las comunidades acerca de las causas y las consecuencias de la fístula obstétrica, equipar a los centros médicos con suministros esenciales y capacitar al personal médico para que practique las operaciones quirúrgica necesarias. La campaña también destaca los peligros que entrañan los matrimonios tempranos y los alumbramientos precoces y ayuda a las víctimas de fístula a reintegrarse en sus sociedades.

Como parte de la campaña, el UNFPA está apoyando los primeros informes sobre diagnóstico de necesidades jamás preparados en relación con la prevalencia de la fístula obstétrica en 11 de esos países: Benin, el Chad, Etiopía, Malawi, Malí, Mozambique, el Níger, Nigeria, la República Unida de Tanzanía, Uganda y Zambia. La iniciativa sobre la fístula se financia mediante una contribución inicial de 200.000 dólares aportada por el Gobierno de Finlandia.

  • En el Chad, más de 150 mujeres recibieron tratamiento quirúrgico para la fístula durante el primer año de un programa realizado con el apoyo del UNFPA para ampliar los servicios y crear conciencia sobre ese problema. Varios diagnósticos de necesidades orientaron la ampliación de la capacidad para brindar tratamiento, inclusive la capacitación de médicos y enfermeras y la provisión de equipo y suministros a los hospitales. Después de la operación quirúrgica, las mujeres reciben pequeñas sumas iniciales, que posibilitan comenzar actividades para la obtención de ingresos en pequeña escala, como parte de su regreso a una vida más normal en sus aldeas.
En su nueva campaña para eliminar la fístula, el UNFPA coopera con este hospital de Addis Abeba, donde esta mujer ha recibido un tratamiento eficaz.

Photo: Kristin Hetle/UNFPA

SALUD REPRODUCTIVA DE LOS ADOLESCENTES

Dado que los jóvenes poseen limitados conocimientos acerca de sus cuerpos, son vulnerables al embarazo no deseado, los abortos realizados en malas condiciones, las infecciones de transmisión sexual, las toxicomanías, la explotación y la violencia.Los adolescentes son incluso más vulnerables que otros jóvenes de más edad.

El UNFPA apoya iniciativas en materia de educación sobre vida en familia, educación sobre sexualidad en las escuelas, educación de jóvenes por otros jóvenes, creación de centros y servicios acogedores para los jóvenes y participación de la juventud. El Fondo presta especial atención a las niñas, cuya salud, educación y oportunidades en la vida suelen quedar restringidas por la discriminación por motivos de género, el matrimonio temprano y el alumbramiento precoz.

  • En Camboya, más de 300 monjes budistas participaron en la capacitación sobre cuestiones de salud reproductiva, incluida la prevención del VIH, con el apoyo del UNFPA. Seguidamente, esos muy respetados líderes religiosos comunicaron la información a los jóvenes mediante sermones, talleres y reuniones oficiosas. En virtud de otro proyecto, los jóvenes demasiado tímidos o avergonzados para acudir en procura de servicios de salud reproductiva o de información al respecto en una clínica, pueden ir a un club de “karaoke” o una biblioteca, dos tipos de nuevos centros “de atención inmediata ” apoyados por la Iniciativa de Salud Reproductiva en Asia, de la Comisión Europea y el UNFPA.

  • El teatro callejero y los espectáculos móviles de videofilmes en Nepal hicieron llegar mensajes sobre salud reproductiva a adolescentes y jóvenes campesinos. El proyecto, apoyado por el UNFPA, ofreció representaciones teatrales en idiomas locales, seguidas por sesiones de preguntas y respuestas.

  • Las pandillas urbanas en Lima (Perú)fueron parte de los destinatarios de un proyecto apoyado por el UNFPA con el objetivo de ofrecer información sobre salud sexual y reproductiva y cuestiones de género y violencia. Fuera de la ciudad, se difundieron programas radiofónicos para llegar a jóvenes que no asisten a la escuela en la región del Amazonas.

  • En Egipto, los manuales preparados por el UNFPA presentan a los jóvenes nociones introductorias sobre la salud reproductiva y los cambios físicos, psicológicos y sociales de la adolescencia.Los manuales complementan una campaña nacional sobre cuestiones relativas a la juventud, entre ellas el uso de shisha (la pipa de agua), la nutrición, las relaciones de familia, la equidad de género, la cólera, la violencia y, en el caso de los adolescentes casados, la planificación de la familia.

  • En Viet Nam, se han integrado las cuestiones de salud reproductiva de los adolescentes en el sistema de educación secundaria, con la asistencia del UNFPA.

  • En Bosnia y Herzegovina, las actividades en las comunidades de base y las campañas de promoción despertaron la atención de los adolescentes. El proyecto, apoyado por el UNFPA, tiene el propósito de fomentar la participación de los jóvenes en la adopción de decisiones sobre cuestiones de salud sexual y reproductiva y mejorar el acceso de los jóvenes a los servicios, mediante redes promovidas por los propios jóvenes.

En Cuba, el UNFPA realizó campañas de información y educación dirigidas a los adolescentes y los jóvenes, con miras a aplazar el embarazo y a reducir la tasa de aborto en el país. Se transmitieron mensajes sobre salud reproductiva por los medios de difusión de masas y mediante materiales promocionales, como calendarios, plumas y camisetas, como la que viste este adolescente en La Habana.

Photo: Johnette Iris Stubbs


VIOLENCIA POR MOTIVOS DE GÉNERO

La violencia contra la mujer está firmemente asociada con la deficiente salud reproductiva, inclusive la menor demanda de servicios de salud reproductiva y el menor acceso a esos servicios. El UNFPA colabora con los gobiernos para establecer mecanismos nacionales, a fin de monitorear y reducir la violencia por motivos de género, y monitorear el grado de compromiso de los gobiernos. En 2002, 26 países habían establecido un mecanismo de monitoreo y, según se informa, otros 25 estaban elaborando mecanismos de ese tipo.

  • En octubre de 2002, la trata de mujeres y niñas fue tema de un taller internacional celebrado en Bratislava (República Eslovaca) y organizado por el UNFPA. Más de 60 parlamentarios, funcionarios gubernamentales y representantes de ONG de 25 países presentaron testimonios sobre los efectos nocivos de la trata de mujeres y niñas sobre sus poblaciones y acordaron que eliminarla debía ser una cuestión de política nacional.

  • En Chimaltenango (Guatemala), agentes de salud recibieron capacitación sobre la manera de detectar los casos de mujeres víctimas de violencia por motivos de género y remitir las víctimas a un psicólogo local. Además de esa capacitación, el UNFPA apoyó sesiones para la creación de conciencia en los líderes de esta comunidad urbana pobre.

  • En los campamentos de refugiados somalíes ubicados en Kenya nororiental y Etiopía oriental, el asesoramiento psicosocial a las víctimas de violación es parte de una iniciativa del UNFPA que cuenta con financiación del Gobierno de Dinamarca.Se ofrece a las víctimas servicios de emergencia sobre salud reproductiva y planificación de la familia. Esta iniciativa destaca la prevención y el tratamiento de las infecciones de transmisión sexual, inclusive el VIH/SIDA, y crea conciencia sobre la mutilación genital femenina.

  • En Nicaragua, la igualdad de género y la prevención de la violencia contra la mujer son temas de métodos innovadores de comunicación que promueven el cambio en los comportamientos y llevan información a zonas donde los servicios son insuficientes. El proyecto, apoyado por el UNFPA, ha contribuido a mejorar las relaciones entre los militares y las comunidades locales.

  • En Ghana, el UNFPA siguió apoyando el Programa Conjunto de las Naciones Unidas sobre Asuntos de Género, en colaboración con el PNUD y el UNIFEM. En 2002, seis organizaciones nacionales llevaron a cabo una campaña que abarcó todo el país, titulada “16 días de activismo contra la violencia por motivos de género ”. Entre los materiales de promoción producidos este año figuraba un videofilme para la televisión “Speak Out Against Gender Violence ” (Hablar contra la violencia por motivos de género)en que figuraron prominentes líderes gubernamentales y comunitarios.
SEGURIDAD EN LOS SUMINISTROS

Las acciones en procura de una mejor salud y la prevención de las infecciones de transmisión sexual dependen en gran medida de que se disponga de suministros esenciales para la salud reproductiva, inclusive anticonceptivos. En 2002, el UNFPA entregó suministros por valor de 150 millones de dólares a 73 países en desarrollo, a petición de éstos. El costo de los suministros se sufragó en parte con 25 millones de dólares aportados por los gobiernos del Canadá, los Países Bajos y el Reino Unido.Varios países han suscrito con el UNFPA acuerdos de participación en los gastos para la provisión de suministros anticonceptivos.

En respuesta a urgentes solicitudes para 33 situaciones de emergencia, en 2002, el UNFPA envió suministros de salud reproductiva valuados en aproximadamente 1, 5 millón de dólares. Además, varias organizaciones internacionales de asistencia han aprovechado los servicios de adquisición del Fondo a fin de obtener suministros de emergencia de salud reproductiva para sus propias actividades de socorro.

La Estrategia Mundial de seguridad en los suministros para la salud reproductiva asegura que se disponga de cantidades suficientes de anticonceptivos de calidad y otros suministros, a fin de satisfacer las necesidades de las personas, en el momento adecuado y en el lugar propicio. En 2002, se introdujo la estrategia ante casi 200 representantes del UNFPA y homólogos nacionales, durante talleres regionales ofrecidos en China, Côte d’Ivoire y la República Eslovaca. Esos talleres también sentaron las bases de planes nacionales de monitoreo y evaluación de las medidas adoptadas por los países a fin de obtener suministros de calidad y sostenibles para la salud reproductiva, a precios costeables.

El UNFPA, conjuntamente con la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID), emprendió una iniciativa para captar aliados entre los países, los organismos técnicos y otros donantes, a fin de promover mejor la seguridad en los suministros de salud reproductiva a escala nacional y mundial. Después de una serie de conferencias y grupos de trabajo, la iniciativa comenzó a conocerse con el nombre de Strategic Pathway to Reproductive Health Commodity Security (SPARCHS) (Vía estratégica para la seguridad en los suministros de salud reproductiva). El propósito es apoyar a los países para que asuman un compromiso estratégico y elaboren planes de acción debidamente financiados, de modo de asegurar un suministro suficiente y una gama de opciones en cuanto a los anticonceptivos de calidad y otros suministros de salud reproductiva.

  • En el Brasil, un estudio apoyado por el UNFPA comprobó que los sistemas nacionales de adquisición y distribución de anticonceptivos estaban insuficientemente desarrollados y poseían mecanismos inadecuados para seguir la pista a los suministros y controlarlos. El UNFPA ayudó al Ministerio de Salud a analizar la legislación y los reglamentos nacionales que afectan la adquisición, la importación, los aranceles aduaneros, la distribución y la logística.

  • En un taller ofrecido en Noruega en 2002, el Departamento de Operaciones de Mantenimiento de la Paz, de las Naciones Unidas, y el UNFPA elaboraron directrices para la programación sobre condones en beneficio de las misiones de mantenimiento de la paz y suscribieron un Memorando de Entendimiento para la provisión de suministros de salud reproductiva, inclusive condones, medicamentos esenciales y botiquines para la detección del VIH.

En Timor—Leste, las parteras ensayan sus nuevas motocicletas, adquiridas con la asistencia del UNFPA. Las 80 nuevas motocicletas posibilitan que las parteras amplíen su radio de acción, en particular para atender a mujeres en comunidades rurales remotas. A fin de mejorar más el acceso al limitado número de parteras capacitadas, el UNFPA está ensayando con carácter piloto “hogares de espera”, donde una mujer puede permanecer cerca de una partera cuando se acerca la fecha del parto. Timor—Leste, el miembro más reciente de las Naciones Unidas,pasó a ser un país independiente el 20 de mayo de 2002. Tiene el más elevado número de defunciones maternas de Asia (860 por cada 100.000 nacidos vivos).

Photo: Marek Smith/UNFPA

ACCESO Y CALIDAD

Lejos de ser un lujo, la mejor calidad de la atención puede ser un medio eficaz en función de los costos de alcanzar la meta final: una mejor salud reproductiva. Tratar a los clientes con respeto es un aspecto importante de la atención, pues de lo contrario tal vez esos clientes no utilicen los servicios disponibles o los resultados sean deficientes.

La calidad de la atención abarca el acceso a los servicios, los suministros y el equipo adecuados y altos niveles de aptitud técnica, de gestión y trato interpersonal en el personal de salud. Desde su creación, el UNFPA ha realizado actividades en todas esas esferas, mayormente mediante la aportación de apoyo técnico y equipo y la capacitación de los agentes de salud.

Una iniciativa mundial liderada por el UNFPA, titulada Stronger Voices for Reproductive Health (Voces más fuertes en pro de la salud reproductiva), está fomentando las alianzas entre gobiernos y entidades de la sociedad civil para mejorar la calidad de los servicios de salud sexual y reproductiva en seis países: la India, Kirguistán, Mauritania, Nepal, el Perú y la República Unida de Tanzanía. Los mecanismos de base comunitaria, como la movilización y la promoción, los programas de ahorro y préstamo y los planes de microseguros, están ayudando a las comunidades, en particular a las mujeres, a hacer oir su opinión acerca de la calidad de los servicios de salud reproductiva que reciben.El proyecto ha posibilitado que las comunidades debatan públicamente y aborden sus preocupaciones en materia de salud reproductiva, que con frecuencia se consideraban de naturaleza “demasiado privada ” para ventilarlas en público. La iniciativa se realiza en cooperación con las Naciones Unidas y otros organismos, con financiación de la Fundación pro Naciones Unidas.